Dos poemas de REDOBLE DEL RONRONEO, de Tomás Cohen

Cohen_Dos

PRIMAVERA

Abril Octubre es el mes más cruel
T.S. Eliot (casi)

La verdísima hoguera del trámite volado
hierve en su olla de follaje el caldo.
Derrama sed el cántaro, el canto echa su hedor:
se pintarrajea más primera vez.

¡A través! ¡A través! Niñita violadora
con paseo de clavel inmenso boca abajo,
con brazos en raíces —la muy semilla—
y a rastras las girantes nucas de esclavos.

Al redoble del ronroneo alza, riente,
las entrañas terrestres con ternura.
Es bomba de savia e inflación de fruta:
la glandular propulsión polinizadora.

Tras el agua en el aire, apenas lluvia,
y antes de la arena, casi nieve,
tras la caspa y la costra de agua lodo,
para el dado y tira a la casilla roja.

Iza antorchas contra frescos cavernosos
y pica niveles de arbusto en llamas.
Tras horas y estaciones mordiéndose la cola,
la mañana del año antoja adorar.

LA VIANDANTE

Pues donde voy no sabes, e ignoro adonde fuiste.
Baudelaire, A una transeúnte

Cuando uno lee estas páginas raras
de uno hace harto ido, uno se siente
uno con uno que una vez…

Stephen Dedalus

Vuelvo al puente que me cruzaste.
Tiembla con el camión.
Mientras, van carros hacia incendios
con sirenas que varan y estilan.

¡Qué veredas, qué ángulos, qué vagones
indicas y enhebras con anillo de árbol!
Perdiéndote, gasto en los suelos
un laberinto con centro de suelas rotas.

Reclamo el naufragio del sabueso
en fuentes traseras de fragancia
y el amo tirón que le marisca,
por igual, ambos reclamo.

Al pasado también cuanto no pasa.
“Otra ficha y lo doy vuelta…”
¡continúa! Haz entonces del ahora,
ensúciame, por último, en blanco.

Urgente demora, columpio siglos
en cuerdas vocales de campanarios
y concierto la liturgia deslenguada
de los videntes que no te vieran más.

Allí, crucifijo, salto del escenario
a sus libros diversos y abiertos como manos
y soy el viento que cambia solas las páginas,
el viento verde sólo en sus hojas,

sus hojas que saben sólo mi canción.
Las arremolino, desbocadas en mi voz
y tiro su estante a mi cuaderno
y retiro el cuaderno de mi libro.

∇ Tomás Cohen estudió Musicología y Arte en la P. U. Católica de Chile, Historia del Arte en la New York University y traducción del Tibetano en la International Buddhist Academy de Katmandú, Nepal. Actualmente profundiza en Tibetano y aprende Sánscrito como parte de un Master en Tibetología en Universität Hamburg, Alemania.
Tras formar parte de la Academia Literaria del Saint George´s College, Tomás fue becario de la Fundación Neruda el 2003. Desde entonces, ha publicado poemas, traducciones, ilustraciones y expuesto pinturas. El 2011 dirigió el ciclo de lecturas La Fertilidad de Algunos Muertos (Santiago, Chile), que homenajeó a Paul Celan, A. Ginsberg, W. Blake y otros. El 2014 participó en la Ashbery Home School y organizó una lectura bilingüe de Poesía Latinoamericana reciente en Brooklyn, NY. Tomás ha leído su poesía en recitales en Santiago, Hudson, Nueva York y -en Alemania- en Hamburgo, Berlín y Leipzig, como miembro fundador del colectivo Found in Translation. Actualmente organiza la “Lectura del Puerto” (HafenLesung) de Hamburgo, un ciclo de recitales multilingües de poesía y prosa, y trabaja como editor de la versión en Castellano de Asymptote. En Noviembre próximo participará en el evento Mutanttikieltä (Helsinki, Finlandia), como invitado de Sivuvalo.