Ezra Pound y El Navegante, por Neil Leadbeater

Los estudiantes de Anglosajón (algunas veces llamado Inglés Antiguo) estarán familiarizados con El Navegante, ya que es una de las líricas elegíacas mayormente conocidas dentro de la recopilación de la literatura que ha sobrevivido a aquel período. El texto se encuentra en los folios 81b-83a del Libro de Exeter; el cual fue regalado por el Obispo Leofric a la biblioteca de la Catedral de Exeter, en el sudeste de Inglaterra en 1072, y es preservado allí hasta el día de la fecha. Un estudio sobre el manuscrito concluye que el poema se compuso entre 970 y 990; y el estudio estilístico sugiere que su origen proviene del oeste de Wessex. Las páginas que contienen el poema en el Libro de Exeter son claras y .se encuentran intactas.

El texto existente del poema ha sido víctima de varios errores durante el proceso de copiado. Esto no es inusual en manuscritos que datan de este período. Al parecer falta la mitad de la línea 16; no hay presencia de aliteración en la línea 25; y la sección final del poema, de la línea 103 en adelante, presenta señales de manipulación.

El poema está narrado desde el punto de vista de un viejo y experto marinero. Reflexivo, mira su vida hacia atrás, y describe las desoladas penurias de una experiencia en altamar y las contrasta con la vida en tierra firme, donde los hombres están rodeados de compañerismo y provisiones. Otro punto de vista es expresado cuando el clima en la tierra comienza a parecerse al de la travesía invernal: el narrador cambia de tono, describe su anhelo hacia el mar. El tiempo pasa a través de las estaciones, desde el invierno al verano. Luego el narrador vuelve a cambiar, esta vez no de tono, sino en lo que refiere al tema. El mar ya no se menciona explícitamente; en cambio, el narrador predica con el hecho de seguir un camino incondicional hacia el cielo. Afirma que “la felicidad terrenal no perdurará”, que los hombres deben oponerse “al diablo con hazañas heroicas”, y que las riquezas terrenales no pueden llevarse a la otra vida, ni puede el alma beneficiarse con ellas después de la muerte. El poema termina con una serie de declaraciones acerca de Dios, la eternidad y la autodisciplina.

Su argumento y estructura, en particular los cambios en el tono y el tema, han sido objeto de un sinfín de conjeturas entre los estudiosos de anglosajón. A partir de la interpretación, algunos creen que el original consistía única- mente en la parte de la navegación, la cual termina en la línea 64, siendo el resto obra de un revisionista cristiano; mientras que otros consideran que el poema terminaba en la línea 102. El texto en el Libro de Exeter consta de 124 líneas.

El poema ha sido traducido muchas veces por numerosos estudiosos, poetas y otros escritores. Entre 1842 y 2000 se registraron más de 60 versiones diferentes en ocho idiomas. Entre ellas se encuentran las traducciones por Edwin Morgan (1954), Kevin Crossley-Holland (1965), Michael Alexander (1966), John Wain (1980) y Louis Rodriguez (1991). La versión de Pound, publicada por primera vez en New Age el 30 de noviembre de 1911 y subsiguientemente en su Ripostes en 1912, sigue siendo al día de hoy la más conocida de todas.

Numerosos críticos comparten la opinión de que Pound hizo un amplio uso de una traducción formal de los versos de El Navegante realizada por Lola LaMotte Iddings —incluida por Cook y Tinkler en su Translations from Old English Poetry—, publicado por Ginn & Co. en 1902. Algunos han llegado incluso a sugerir que la utilizó como “guía”, y citan numerosos ejemplos de similitudes en la elección del vocabulario entre las dos versiones. Sea esto cierto o no, es, a mi parecer, de poca importancia. Los escritores tienen una tendencia a nutrirse entre ellos y, en el caso de la traducción, comparar diferentes versiones puede resultar esclarecedor. Si una traducción se mantiene fiel al original, es inevitable que la elección de palabras sea similar sino la misma.

La traducción de Pound no está exenta de defectos. Los críticos han citado como ejemplo su traducción del término anglosajón stearn como “stern” (popa) en inglés (que significa la parte posterior o timón de un barco) cuando la palabra stearn etimológicamente es una variante del inglés moderno “tern” (golondrina de mar) aunque puede que se esté refiriendo a otro tipo de ave marina, quizás a una gaviota. Otro ejemplo es la traducción de Pound del término anglosajón byrig como “berries” (bayas) cuando el verdadero significa- do es “dwellings” (viviendas). También tradujo la palabra anglosajona englum (que significa ángeles) como “the English” (eso sería, Angles).

Más allá de estos errores, la traducción de Pound reproduce ingeniosamente el sonido consonántico de la poesía anglosajona. Repite su cadencia en término de acentos y el ritmo de los versos, mientras que al mismo tiempo hace uso de enlaces aliterados frecuentes, en lugar de lo que aparece en la versión anglo- sajona como cesura. (Al igual que toda la poesía anglosajona, la versión anglo- sajona comprende una serie de acentos, cuatro por línea, divididos en la mitad por una cesura que rompe la línea en dos mitades separadas). Hace uso de sonidos duros para enfatizar el frío:

Coldly afflicted
My feet were by frost benumbed.
Chill its chains are; chafing sighs

Hew my heart round and hunger begot

Mere-weary mood…

List how I, care-wretched, on ice-cold sea,

Weathered the winter, wretched outcast

Deprived of my kinsmen;
Hung with hard ice-flakes, where hail-scur flew,

There I heard naught save the harsh sea…

(Debilitado por el frío
mis pies fueron entumecidos por la escarcha,
las cadenas estaban congeladas; irritantes suspiros
partían mi corazón y el hambre causaba
un ánimo de puro cansancio.
Cómo yo he vivido desdichado en el mar helado, sobrevivido el invierno, desgraciado e infeliz,
privado de mis hermanos,
en medio de duros copos de nieve, donde vuela el granizo, Allí no oía nada, salvo el mar atroz…)

Pound se desvía de su camino para mantener intacta la calidad aliterativa del poema. Utiliza bosque (palabra arcaica para bosque o matorral), por ejemplo, para mantener la aliteración en la línea Bosque taketh blossom… Es también creativo en su empleo de la palabra “Nathless” como una abreviación de la palabra “Nevertheless” (sin embargo), que genera una lectura más fluida.

Puede que Pound se haya visto atraído por este poema porque es la más poética de todas las elegías anglosajonas, tanto por sus poderes descriptivos del clima y el mar como por la forma en que el autor expresa sus sufrimientos en el exilio. También pudieron haberle atraído sus cualidades elusivas, parte de su poder se debe en gran medida al hecho de que puede ser interpretado en muchos niveles diferentes. Se ha sugerido que a Pound le atrajo el poema por su preocupación por conflictos internos: el drama psicológico de aislamiento, y no su mensaje cristiano, ya que él omitió la referencia cristiana al llamado de Dios —por completo— en su traducción. En algún aspecto habría sido bastante lógico que Pound haga esto, ya que el contenido homilético de las líneas restantes del poema original fue considerado por muchos como no más que un artificio corriente, sin duda inferior a la calidad de la primera parte del poema. Pound pasa por alto otras referencias cristianas en el poema, y aplica palabras alternativas con las cuales expresar su significado. La palabra anglo- sajona mod, por ejemplo, que significa “spirit” (espíritu) es traducida como “mood” (estado de ánimo).

Al traducir este poema, es posible que Pound se haya identificado en cierto modo con el navegante. Pound era en gran medida un individualista y puede haber visto un rasgo similar en el navegante mismo. La franqueza, intensidad e inmediatez del poema también le habrían atraído, así como el hecho de proporcionarle una perspectiva

sobre una cultura del pasado. La poesía de Pound oscila entre varias formas: tanto del pasado como del presente, y está investida de varias culturas, disímiles. Véanse, por ejemplo, sus versiones de poemas japoneses y chinos, así como sus propias versiones de poesía romana. Su traducción de El Navegantes uno de los primeros ejemplos de su compromiso con la historia y la tradición literaria. Con Pound, el pasado se vive constantemente a través de la práctica de traducción, interpretación y modernización. Es como si se viera a él mismo en una misión de traducir lo viejo y convertirlo en nuevo, para así ampliar los horizontes de la poesía misma.

Durante muchos años, los estudiosos han considerado esta traducción como un intento de aplicar las rigurosas cualidades aliterativas a la poesía anglosajona en la escritura de poesía inglesa moderna. Hay algo de verdad en esto, ya que muchos de los posteriores Cantos ejemplifican su dominio en el mundo de sonidos anglosajones. Más recientemente, estudiosos se han referido a la traducción de Pound como mucho más que un experimento del lenguaje. Por el contrario, han aplicado un tinte político sobre el tema, afirmando que Pound estaba expresando sus afinidades socialistas al afirmar su solidaridad con los trabajadores ingleses en huelga. Otros consideran que es un reflejo, en forma simbólica, de las dificultades y triunfos del poder emergente de los Estados Unidos de América. Cualquiera haya sido su intención original, esta traducción ha resistido el paso del tiempo. Captura la atmósfera del original y se mantiene fiel a la dicción anglosajona, esto es, sus cualidades aliterativas y modo de expresión

  Número Especial Ezra POUND – para Buenos Aires Poetry – de  Neil LEADBEATER  – .  -Traducción al español de Florencia Evia. University of London

.