Sobre “Cuaderno de Tyler Durden” de Mijail Lamas, por Adalberto García López

Cuaderno de Tyler Durden
Mijail Lamas
el suri porfiado / Círculo de poesía
Buenos Aires, 2014
58 pp.

Recientemente se ha reeditado en Argentina el libro de poemas Cuaderno de Tyler Durden, primer libro del poeta mexicano Mijail Lamas (Culiacán, 1979). Además de este libro han sido reeditados en el país austral, bajo los mismos sellos, El tigre en la casa de Eduardo Lizalde y Cuadernos contra el ángel de Efraín Bartolomé, ambos poetas mexicanos de gran prestigio. Es de celebrarse la iniciativa de llevar a nuevas latitudes y a nuevos lectores algunas de las voces esenciales de la poesía mexicana del siglo XX y el XXI.
Cuaderno de Tyler Durden nos transmite esa sensación de orfandad de una generación entera, así como el rechazo a un habitus nuevo, el vértigo y la ira. Todos estos elementos conducirán al exilio en la música, la embriaguez y sobre todo en la palabra, es decir, la poesía, que ofrece un refugio ante la ruina cotidiana y la violencia estructural de las sociedades actuales.
A diferencia de cierta expresión naïf y optimista que prevalece en nuestros días, en el libro de Lamas prevalece un lenguaje de tono desencantado, tocado por esa amargura de los años noventa. Prueba del lenguaje ríspido y directo el siguiente fragmento da muestra de ello:

“Suenan bocinas
y todos al correr golpean sus cráneos entre sí,
hay sudor y una garganta que grita,
un cuerpo que golpea,
unas manos que responden,
mi aliento en la inflamable canción de la cerveza.”

El tono de los poemas es tenso pero sin dejar de lado cierta cadencia:

“Llegaré siempre a las citas, compraré un seguro,
no jugaré con fuego,
seré siempre aplicado en lo sencillo.”

Podemos observa el uso de ciertas cadencias clásicas como heptasílabos, endecasílabos y alejandrinos, que intercalados con versos que se alejan de la prosodia, dan un ritmo que modula de manera más cautelosa las emociones que fluyen en el poema.
Las referencias de Lamas a la cultura pop son evidentes (el rock y el cine esencialemnte), pero se encuentran conviviendo con guiños constantes a cierta literatura de vanguardia (Rimbaud, Pessoa y Ginsberg principalmente). Muestra de ellos es el poema A Borges, donde a la manera del escritor argentino se nos enlista una serie de autores que sugieren el diálogo con ellos, pero que se resuelve en una inesperada vuelta de tuerca. O el cuestionamiento de lo absolutamente moderno que Arthur Rimbaud pregonaba. Mijail Lamas reformula:

“Ser absolutamente moderno es ser absolutamente vulgar.
Ser absolutamente moderno es estar pasado de moda.”

La nueva edición argentina nos trae una sección añadida a la primera edición. Un último apartado llamado “Time line”, que vendrá a cerrar el libro como una especie de epílogo, que sigue el mismo cauce estético. Deudores de los poemínimos de Efraín Huerta en su ironía, e incluso cercanos al haikú, los poemas allí son tweets recuperados de sutime line, destellos que han encontrado la sombra para reproducirse:

#FechaDeCaducidad

El yogur que bebo ha caducado ayer.
Y pienso en cuántas cosas de mi vida
han caducado ayer sin darme cuenta.

Minimalistas, se puede sentir esa sensación de nostalgia reflexiva:

“Partir
es
quebrar
la
distancia.”

En Cuaderno de Tyler Durden podemos rastrear el germen de la poesía de Mijail Lamas, sus primeras preocupaciones estilísticas y estéticas (el uso de versos libre, que convive con versos de acentuación prosódica o la búsqueda constante de la intertextualidad). De igual forma, apreciamos la evolución de su expresión que va de estos poemas hasta una reconstrucción de Cesário Verde, pasando antes, una temporada en el infierno en Contraverano. Es, por lo tanto, Cuaderno de Tyler Durden el génesis de uno de los poetas más interesantes de la últimas generaciones en lengua española.


Adalberto García López (Culiacán, 1993), poeta, director de la revista Fricciones. Egresado de la Licenciatura de Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Ha participado en varios congresos y encuentros estudiantiles. Sus textos han aparecido en diversas publicaciones impresas y digitales como Círculo de Poesía – Otro Páramo. Fue becario del Encuentro Los Signos en Rotación del Festival Interfaz, del ISSSTE Cultura.