Poesía francesa: Ciaroscuro y Sorrowful Songs, de Deborah Heissler

Deborah Heissler nació en Mulhouse (este de Francia) en 1976 de madre polaca y padre francés. En 1988, obtuvo la beca de escritura Antoinette et Pol Neveux de la Academia Francesa. Aprendió piano. En forma paralela, estudió Literatura Contemporánea y Ciencias de la Información y Oficios de la Cultura en la Universidad de Alta Alsacia.
En 2005 recibió el Prix de la Vocation de la Fondation Bleustein-Blanchet por su primer poemario Près d’eux, la nuit sous la neige (Cerca de ellos, la noche bajo la nieve), publicado por Chayne éditeur.
Vivió en China y el sudeste asiático, donde enseñaba francés. En 2010 publicó Comme un morceau de nuit, desocupé dans son étoffe (Como un trozo de la noche, recortado de su tela), creado durante su estadía en Hunan y que le valió el Premio internacional de poesía francófona Yvan Gol en 2011 y el Premio del poema en prosa Louis Guillaume en 2012. De regreso en Francia, descubrió el trabajo tipográfico de su segundo editor, Æncrages & Co. Luego de haber sido miembro del jurado del concurso de novela corta de Estudios Eslavos de la Universidad Paris IV-Sorbonne, recientemente fue nombrada miembro del Premio del poema en prosa Louis Guillaume y miembro del Premio de poesía de la Revista Nunc.
Aquí presentamos dos textos, el primero del poemario Ciaroscuro y el segundo de Sorrowful Songs.


***

Temprano esta mañana
trazos de tierras sombrías

Una fuente murmura sobre la palma de tus manos
un desorden de alba y fuego

— aquí esté quizás lo que es deseado

El cielo sobre mí está cercado
me abarca
en silencio

lento
se sedimenta
y pliega

Nada por cierto tan lejos ya como la noche, el olvido

como el jazmín y la miel
el perfume y el distante higo oculto y
el alba

nada por cierto tan lejos como la madera de ébano
y algunos frutos en el corazón aún,
nocturno

abierto sobre tu nuca seca —

***

Tôt ce matin
des touches de terres sombres

Une fontaine murmure sur la paume de tes mains
un désordre d’aube et de feu

— voilà peut-être ce qui est désiré

Le ciel sous moi est enclos
qui m’englobe
en silence

lent
qui se dépose
et plie

Rien sinon si loin déjà que la nuit, l’oubli

que le jasmin et le miel
le parfum de la figue loin dérobé et
que l’aube

rien sinon si loin que le bois d’ébène
de quelques fruits au cœur encore,
nocturne

ouvert sur ta nuque sèche —

.

Aves, nieves y frutos.

Detrás de las cortinas, la nieve. Cae por vez primera este año. Su delicado ruido apenas perceptible, que les parecerá un escalofrío. Un murmullo apenas.

Escena. Giras la cabeza y miras al cielo, del mismo modo que aquellos que enfrentan a la muerte — negligente de los frutos verdes, del cobre y del ébano más allá del sueño

donde toda voz se anula.

A Ph. J.

Oiseaux, neiges et fruits.

Derrière les rideaux, la neige. Elle tombe pour la toute première fois cette année. Son léger bruit à peine perceptible, qui vous semblera un frisson. Un murmure à peine.

Tableau. Tu renverses la tête et regardes le ciel, à la manière de ceux qui font face à la mort — oublieux des fruits verts, du cuivre et de l’ébène au-delà du songe

où toute voix s’annule.

A Ph. J.

Poesía francesa: Ciaroscuro y Sorrowful Songs, de Deborah Heissler  Traducción Mariano Rolando Andrade.

17668891_10158605081025372_215100238_o