Los forajidos del canon, de Luis Benítez

Luis Benítez (Buenos Aires, 1956) es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, (EE. UU.) con sede en la Columbia University, de la World Poetry Society (EE.UU.); de World Poets (Grecia) y del Advisory Board de Poetry Press (La India). Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poètes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia. Ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, entre ellos el Primer Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes (París, 1991); la Mención de Honor del Concurso Municipal de Literatura (Poesía, Buenos Aires, 1991); el Segundo Premio Bienal de la Poesía Argentina (Buenos Aires, 1992); el Primer Premio Joven Literatura (Poesía) de la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat (Buenos Aires, 1996); el Primer Premio del Concurso Internacional de Ficción (Montevideo, 1996); el Primo Premio Tuscolorum Di Poesia (Sicilia, Italia, 1996); el Tercer Premio Eduardo Mallea de Narrativa (Buenos Aires, período 1995-1997); el Primer Premio de Novela Letras de Oro (Buenos Aires, 2003); el Accésit 10éme. Concours International de Poésie (París, 2003) y el Primer Premio Internacional para Obra Publicada “Macedonio Palomino” (México, 2008). Con más de 30 libros publicados en Argentina, Francia, Italia y Estados Unidos, este poema pertenece al libro inédito “El presente continuo” (2017).

Los forajidos del canon

Allí están los nuestros
los forajidos del canon de las letras
los que no fueron como los buenos muchachos
las buenas muchachas
que consiguen un buen trabajo en el banco de la literatura
que son buenos partidos para las chicas y los chicos casaderos
de las decentes editoriales que son como una familia
donde siempre serás el hijo idiota si es que consigues entrar
que saben cómo besar las manos que convienen
que viajan a alemania con todo pago
allí están los nuestros
tomándose hasta el pulso
y la humedad de las paredes
los débiles de este mundo
cuando en este mundo la sensibilidad es debilidad
allí los nuestros ya veo su bandera
los que no saben cómo llevarse bien con el mandamás analfabeto
o el capo de i tutti capi que firma los pasajes
allí los nuestros suspirando todavía
por la hermosa/el hermoso que se fue hace veinte años
sin atender a las estupideces que publica el suplemento de los sábados
allí los nuestros
forajidos del canon
con sus vinos y sus drogas y su pasado a cuestas
mientras los hijos crecen mientras los nietos crecen
mientras la muerte crece a su alrededor
como una enredadera
allí los nuestros que ya saben que ser honesto
no es ninguna garantía
aunque todavía es lo que debe ser
allí los nuestros entre cuatro paredes
cuando logran librarse de la familia las cuentas el trabajo
y miran cara a cara quiénes son
ven a pessoa saliendo de la tabaquería
con el hígado a cuestas
a dylan thomas muriendo de poesía
ven a mengana y mengano igual que ellos
lejos del canon y no alcanza y no alcanza y no alcanza

pero

la vieja guerra sigue viva entre los huesos
la vieja guerra que leemos en los libros
la vieja guerra que llevamos y honramos atravesando el día

.

.

.

17761572_10158638326760372_1356613565_o