marcelo dughetti discute con montale | Luis Benítez


Luis Benítez nació en Buenos Aires el 10 de noviembre de 1956. Es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, (EE.UU.) con sede en la Columbia University; de la World Poetry Society (EE.UU.); de World Poets (Grecia) y del Advisory Board de Poetry Press (La India). Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poètes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia. Miembro de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la República Argentina (SEA) y de la Asociación de Poetas Argentinos (APOA). Su obra poética corresponde a la llamada generación argentina de 1980.  En 1980 publico su primer libro Poemas de la tierra y la memoria, le siguieron: Mitologías/ La balada de la Mujer Perdida (1983), Behering y otros poemas (1985), Guerras, Epitafios y Conversaciones (1989), Fractal (1992), El Pasado y las Vísperas (1995), La yegua de la noche (2001), El Venenero y Otros Poemas (2005), La Tarde del Elefante y Otros Poemas (2006), entre otros. 

marcelo dughetti discute con montale

que pase el muchacho
el que hilvana los rostros del pasado
como una tejedora de rímini………….como uno
que emplea diestramente los bolillos
a comer trucha conmigo en esta noche romana

ya traigan ese añejo que sólo abríamos
cuando venía a visitarme joseph brodsky
amengüen las lámparas para que pueda
encenderse de nuevo………….más allá de las ventanas
el horizonte en fuga y brille otra vez
extraña………….la luz del petrolero
yo soy un viejo poeta todo oídos
y cómo no sé quién se va y quién se queda
ahora quiero oír cuanto dice uno de mis hijos

quiero conocerlo y reconocerlo
aunque tenga la voz áspera y sea soez
para mi gusto antiguo en algún giro
porque él sabe de qué materia estamos hechos
dónde se encuentra ahora lo que fue
cuánto pesa un patio en la memoria

que pase el bribón el joven desmañado
el que habla solo atravesando calles de tierra
larga será nuestra conversación en esta sala desierta
ay hace tanto vacía
y si oyen que levanta la voz no se alarmen
que así hablan los jóvenes
alguna vez yo también protestaba así
furioso por el paso de los años del amor y de las horas

lo que enfurece es saber que irse es la forma mejor
que tienen las cosas de quedarse

dejen que el muchacho rabie porque rabiando
comprende todavía mejor cuanto guarda el polvo
lo que dice el eco lo que esconde el día
dejen que sufra y llore y también
cuando pueda que se ría
la risa de los poetas es cosa rara
la cosa más preciosa en esta tierra

Extraído de Luis BENÍTEZ, Nadie sabe dónde estuvimos (Inédito, 2018) Próximo a ser publicado en Buenos Aires Poetry con prólogo de Juan Arabia.