12 Poetas Mexicanos Actuales | Maximiliano Cid del Prado [1]

Maximiliano Cid del Prado (Ciudad de México, 1994). En 2016 fue becario del Festival Cultural Interfaz Issste-Cultura / Los Signos en Rotación. En el 2017 coordinó el Seminario de Creación Literaria “Roque Dalton” en la Facultad de Filosofía y Letras. Ha participado en diversos eventos de literatura como la FIL Zócalo, el Festival Internacional de Poesía José María Heredia y el Coloquio Nacional Palafoxiano. Sus poemas han sido publicados en revistas electrónicas e impresas como Punto en Línea, Círculo de Poesía, Opción, Letralia, entre otras. Actualmente es editor de la Revista Literaria Taller Ígitur, es miembro de Crítica y Pensamiento en México y cursa la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas (UNAM).

MAYO DEL 48

Si me olvidare de ti, Jerusalén,
que me falle la diestra,
que mi lengua se pegue a mi paladar
si de ti no me acordare.
Salmo 137

Abandonarían las murallas luego de 30 años de reinado.
Asirios, babilonios, persas, romanos, árabes y turcos también partieron.
Ahora los militares británicos se disponían a abandonar la ciudad.
Los viejos masoretas, encorvados y pálidos por una vida dedicada al estudio,
contemplaban desde lejos el desfile.
Pareciera que hubieran estado ahí mismo desde hace trescientos años
mirando cómo su ciudad quedaba en ruinas.

El último pelotón llegó al final de la calzada principal,
dobló a la derecha hasta el número 3 de la calle Mitz y tocó con fuerza.
Absorto en su estudio, el rabino Abinoam medita sus libros sagrados.
Se levanta, toma su levita y se dirige a la puerta.
En la entrada, el oficial del British regiment
lo esperaba para entregarle la llave de la puerta de Sión.

Al verla, el maestro recordó que en el año 70,
cuando el emperador Tito destruyó el templo de la ciudad,
los levitas lanzaron las llaves de Jerusalén al cielo, gritando:
“¡Que Dios sea el guardián de estas llaves!”

-Es la primera vez en diecinueve siglos que alguien de mi pueblo tiene en su poder esta llave.
Dijo el Rabino, mientras la tomaba en sus manos.

ALMENDRAS

Un cuervo con alas abiertas
se posa sobre la tumba de mi padre
al que enterramos cada cierto tiempo
con tres gotitas de cianuro en la garganta
para que las palabras brillen
al pronunciar su nombre en el infierno

PRISIÓN ESTATAL DE PIEDRAS NEGRAS

Los Zetas, señalaron los testigos, controlaron varias cárceles del estado e incluso en una de ellas, la de Piedras Negras, incineraron a por lo menos 150 adversarios. La huella que dejaron en su cuartel general, la zona norte de Coahuila, no se borra. Sobre todo para las familias de personas desaparecidas.
BBC Mundo, Ciudad de México

Tienen los presos una gata a la que aman.
Indiferente y orgullosa la felina se pasea por los talleres
en donde los reclusos hacen su jornada.
En ocasiones los mira desde lejos retorciéndose en el piso
con sus ojos de lagarto.

En los días calurosos,
la gata aparece dormida en la litera de algún hombre.
Al despertar
el animalito se estira en un espasmo perezoso
entre las piernas de un convicto.

Un día nefasto
la gata llegó al taller maullando locamente.
Un alacrán la había picado.
Luego de unos minutos de agonía,
murió ante los ojos de los prisioneros.

Uno de ellos,
aquel que cometió los actos más salvajes,
tomó a la gata y la enterró en el patio.
Un par de hombres hicieron guardia
bajo el sol del mediodía.
Otros, se escondieron en sus celdas
a llorar amargamente
como se llora la muerte
de la mujer amada.

יהוה

I

…………Estos son los orígenes de los cielos
y la vida convocada a florecer:
-Lo que fructifica según su luz,
…………como la llama que no tiene sombra,
así todo lo formado,
…………resplandezca.

-Resuene el mar y su plenitud.
Dar a YVH alabanza y magnificencia.
Postraos delante de él
traer ofrendas y libaciones de luz
para embriagar a los santos
como bosques que honran su nombre.
Cantan los árboles
entre destellos
diciendo:
YVH reina.

II

Cielos de cielos y collados mandados a azular. YVH verá su rostro y sobre sí la vida será justificada. Reposarán confiadamente como un cuerpo gastado de carcoma.
De manera que los fuertes desnudarán el rostro
y se presentarán como una ciudad sin pensamiento ante las potencias del mundo para saber nombrar.

Dirán, semejante al monte que tiembla y se deshace:
He aquí baluartes de lodo negro: las piedras se desgastan.

¿Tú también despides temor,
……………………………………………….oración vana
…………………………………………………………….corta de días,
………………………………………………………………………..polvo de tierra
……………………………………………………………………………………………..y peña removida?

¿Acaso no hay cielo ni edad de liberación?

III

Entre espinos sedientos el sabio se corta los pies
para apacentar su huerto y recoger los lirios
como un renuevo de nardo y azafrán

Vengo del silencio a pronunciar tu nombre como quien nace de la noche al día. Dame YVH, el arco rubio de paladar dulcísimo escogido como los cedros para apacentar mi huerto
y como las palomas que destilan miel,
fundar basas de oro fino embriagadas de tiempo y de materia.

He aquí yo la traeré y la llevaré al desierto y hablaré a su corazón

He aquí aquí al observador
envuelto en vértigo y pétalo de soledad,
en el desierto donde se despelleja la sombra.

-Pueblo de agua tierna,
nacido de una geografía sin fondo,
reúne a tu gente en torno al cordero de relámpagos deshilachados.
Prismas de carne,
acérquense con las entrañas ungidas de música perfecta.
Una niña nos es nacida, contada entre la muerte y la luz.
Renuevo y gloria de YVH,
alcen la voz el desierto y sus ciudades,
aldeas y montes den voces de júbilo:

V

He aquí, YVH, tu siervo soy,
estando ciego pude ver con ojos como soles que nacen.
La nueva polis se fundó amarrada de cristales tejidos al revés,
donde el tiempo avanza como un cielo de cuarzo cuajado de imágenes sagradas.
Los ojos que no tengo se me van a rienda suelta a despeñarse en tu garganta de raíz profunda con anclaje de metal y filigrana.

¿Qué es este muro de doscientos metros con doscientos nombres entallados en la piedra con todo el poder de su vacío?
Sólo tienen sus manos de oro puro para contar las calles que llevan a tu trono de jaspe y amatista. Convergen, yo y la gloria y las naciones en ella hasta tu centro a respirar el mundo y trabajar el aire con un canto:

Santo, santo, santo.

NABUCODONOSOR

El primer ángel fue y derramó su copa en la tierra;
y se produjo una llaga repugnante
y maligna en los hombres que tenían la marca de la bestia
y que adoraban su imagen.
Apocalipsis 16:2

Traigo tu rostro en mi cara
y tu aroma en mi aroma como una maldición,
tu sexo sofocante
devora mi fálica escultura de placer
y tu cuerpo todo
……………..en una sola esencia me penetra,
tersa mis huesos y teje mi sangre
pule y afila mis uñas con las que araño al mundo,
lo rasgo como buscando destriparlo
……………..para jugar al tiempo
y extender sus intestinos aún humeantes
para medir el cielo poco a poco,
y en su sangre levantar un altar
con mis orines de cascada cansada
y con mi mierda de tierra putrefacta
……………..esculpir un ídolo inicuo con un gesto blasfemo
que me señala con la punta de la lengua,
con un glande estupefacto
……………..que se yergue como alta torre
hasta casi tocar el firmamento con sus cuernos de luna,
y mi lengua y tu lengua se conocen,
se desnudan,
……………..se fusionan en un orgasmo lento,
pero el ídolo de sangre,
……………..el ídolo de mierda celeste,
cae del alto cielo partido por un rayo.

Y mi lengua y tu lengua se repudian,
……………..se vomitan,
se repelen en un silencio eterno,
palpan y palpan como sombras taciturnas
……………..los ciegos recovecos de su lecho palpitante,
hasta dejarse morir como animal herido
entre aullidos inentendibles de bestia milenaria,
en una convulsa confusión de ruido y furia
……………..acallada por un rayo que resuena
que vibra y se extiende por toda la noche,
por todo el cuerpo muerto de la bestia inmunda,
……………..acallada en un canto de rayo,
en un canto que ilumina la noche en su silencio,
en un grito de muerte que se apaga
……………..en una resurrección perpetua,
en un amanecer confuso,
en un silencio eterno que se extiende y se propaga como una maldición.

LA ZONA DEL DESEO ES CLARA Y LIMPIA

El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia;
y su reino se quedó en tinieblas,
y se mordían la lengua de dolor.
Y blasfemaron contra el YHWH del cielo
por causa de sus dolores y de sus llagas,
y no se arrepintieron de sus obras.
Apocalipsis 16:10

No
la zona del deseo no es clara y limpia
es una esquina pegajosa
fruncida hasta el fondo del deseo

Es la boca del franco egoísmo
retorciéndose de agonizante frenesí

Las cavidades calientes
dan testimonio de que la sombra
también conoce la palabra amor

El sexo es un mundo en sí mismo
lo sabían los griegos
los babilónicos y los malditos
como lo sabe la puta
del barrio más decente de cualquier merced
que tiene hijos que le dicen “madre”

En la boca del deseo
los perros se muerden la lengua
guardándola del mal
bautizándola con sangre
como las puertas hebreas
que el ángel destructor nunca tocó

Todo es ponzoña u orificio
porque el amor
también es un lugar común
y los perros lo saben
pero no lo dicen
porque son más sabios
y su lengua es santa.


Sección preparada por Fernando Salazar Torres para Buenos Aires Poetry, 2018 | 12 Poetas Mexicanos Actuales | Maximiliano Cid del Prado [1]