34 Episodios de Piscis (Selección) | Hugo de Mendoza

Hugo de Mendoza (Guadalajara, México, 1976). Es poeta y editor. En 2002 fundó el colectivo Literagen. En 2009 editó la revista de crítica literaria El Golem. Ha publicado los libros de poemas Danzar del Agua (2009) y 34 Episodios de Piscis (2010). Ha impartido talleres de creación literaria en escuelas secundarias. Algunos de sus poemas han sido traducidos al portugués y al inglés. Coordinó los ciclos de Crítica de la poesía y narrativa en México y dirige el encuentro de poetas Vértice en el Tiempo. Es director editorial de la Revista de literatura El Golem.

Cuando la Historia duerme, habla en sueños: en la frente del pueblo
dormido el poema es una constelación de sangre. Cuando la Historia
despierta, la imagen se hace acto, acontece el poema: la poesía entra en acción.

Octavio Paz

TREINTA Y CUATRO
EPISODIOS DE PISCIS

……Soñé que me envolvía. Soñé el agua inundándome el cuerpo con ternura. Como un álgebra donde todas sus ecuaciones en su resultado dan seis. Piscis tiene seis letras. Así que decidí el principio de mi transformación. Las escamas brotaron de mi piel. La ciudad se sumergió en mi sueño. Largas y cortas avenidas eran laberintos de coral. Aves como medusas. Constelaciones se ahogaban en el agua de mi sueño. Y ella? Ella insolada en el mapa de mis ojos. Rezando. Para que los barcos aparecieran y tiraran las redes y la rescataran con un puñado de alegría.

……Nadé hacia su mente. Me instalé en su recuerdo. Avancé con ella toda la ruta de la salvación. Una isla levantaba saludos de palmera. Una bienvenida vegetal ascendía en una plegaria al percibirla con los rescatistas. Y yo en sus tímpanos. Nadando por rutas interiores. Buscando el otro acuario. Ahí su corazón es una estrella.

……Descubrió la vida de nuevo. Se dirigió a su departamento. Soñó. Los peces de una artesanía Minimalista la miraban con mis ojos. El olor a mar y barro se mezclaban. El amor de las ballenas era un espíritu danzando. Otros espíritus bajaron la luna para esconderla. Se la entregaron. Dijo que sabía a miel. A miel blanca con poesía. Y la poesía se hizo una con el mar. Con su cuerpo y mi cuerpo se hizo mar: Mar del sueño: Mar de los peces imaginados: Mar de ella y un estribillo de Daniel Melero: “Descansa en mis brazos amor”.

……Soñó que me soñaba por la habitación entera. Sabía que era Piscis. Que cuando las ecuaciones en su final resultaban seis me convertía en Piscis. Seis letras y mis dos yo en mí mismo sumaban doce. Lo cual también me convertía en el último signo zodiacal.

Recordó la estabilidad de su dominio. El anzuelo del sol la despertó. Todos los terrores de la ciudad regresaron a ella. Tuve que despertar para encontrarla en cualquier plaza o avenida.

……Así es la vida de los Piscis. Tenemos dos formas de vivir el mundo. Soñamos y vivimos. En las dos afirmaciones el ambiente es el mismo. Cuento mis días. Todos los minutos riego mi esperanza. Tantas macetas tengo que mi acuario parece un jardín botánico. Y ella en esta historia con sus días bañándose en el agua de mis mentes. Suspendiéndose en cada golpe de agua como un reloj que dirige las estaciones.

……Ella olvidó lo que soñaba.

EPISODIO PRIMERO

Salmón a contra luz.
……………………………Oscuridad a contra Salmón.

……………No importa la recta o curva
……………De los ríos:

……………………………El Mixcoac o La Plata.

……………………………SOY PISCIS

……………Todas las rutas
……………Desembocan en su nombre.

DÉCIMO SÉPTIMO EPISODIO

Ilia dibuja una cuerda en la pared.

Mis anginas se imantan al tejido de carbón.

…….Ahora que el Aniquilamiento sueña con una bailarina de flamenco
…………..Imagina una guitarra en la pared.

Su tremenda garra de gorila
Rasguea la soga de mi cuello.

VIGÉSIMO EPISODIO

En mi renacimiento
Soy un cromo sacro en el “Café de Nadie”.

Bienvenida sea toda mujer que me ponga flores
……Que me ponga de cabeza
………Que principie una plegaria.

……………………………………….No llegará ninguna.

El Tarotista llega en su escarabajo modelo 76
A comenzar su consultorio.

Somos dos mercenarios de la fe
Una multitud en el “Café de Nadie”.

VIGÉSIMO OCTAVO EPISODIO

Pensar en más allá
Es como recordar a Vallejo:

……………………………..Despertar para vivir la Muerte.

Recuerdo al héroe que envolvió su vida en la bandera
Mientras atraparme vuelvo en el bolso de su mano.

Ahora habito en sus accesorios
En batalla con otros amuletos
Por divinizar su imagen.