Tres formas de andar… | Mario Urquiza Montemayor 

 

Mario Urquiza Montemayor (Estado de México, 1994) ha escrito los poemarios: El canto y la casa (Capítulo siete, 2018), Deriva sueñoVisitacionesTremedalInvasión de lo blancoDe pronto sin nombre, Piedra de toqueFrente a este tiempoLos días fundacionalesCuaderno No. 9Caída en voz alta y Donde el aire se confunde con el viento.

Actualmente dirige la gaceta “La experiencia de la libertad” (https://laexperienciadelalibertad.com/).

Para volver a recordar

Para volver a recordar
regresé a la mesa,
precisar en la madera,
en los asientos destinados
a un olvido, ausencia,
y a la visita pospuesta

las líneas interrumpidas
crecen sobre la mesa,
de los asientos se levanta el polvo
al tomar una posición neutral y compasiva

detrás de mi
la muerte me mira
preguntándose:
¿qué ha escrito en aquella libreta?

Octubre diez

No lo había entendido;
pero al recibir una libreta de obsequio,
estoy recibiendo su silencio y su angustia

poema padecido en silencio,
silencio escondido en el mismo día
que andamos y que negamos
con los ojos abiertos

Los perros

Jóvenes del mediodía
saben que no están solos
porque acudieron a nombrarlos
amigos del día y de las primeras
horas de octubre

los perros de la lluvia
son voces inauditas
intentando ser memoria del día

esconden palabras en la tierra

con sus cuatro patas
vuelven al fango
con el nombre del poema

Los poetas

Los más cercanos del poeta
son los primeros en desconfiar de él

Casamiento

El hombre y la mujer casados
ya no saben qué más decirse;
entre ellos, la poesía se levanta,
dice algo distinto…

Hermandad

Entre una noble pareja de hermanos,
uno de ellos se pregunta si las preguntas
de su hermano son las respuestas
a sus dudas no expuestas…

Por aquella circunstancia…

Por aquella circunstancia
preguntó algo
y no supe qué responderle
a dicho sujeto
que yo no conocía
ni persona
pregunta
o respuesta

¿quién eres tú?
yo no lo sé

Tres formas de andar…

Tres formas de andar
y no ser nadie
a mediodía

con su nombre atestiguo
que se nos está escapando la vida,
besándonos las manos

…a tres pasos de mí,
una joven muchacha
busca en sí misma
la gran melancolía de todos
que acaba en ella

…instintivamente
mis manos concluyen
en una ola de porvenir

No hay nada en ella

No hay nada en ella
todo está afuera
es la palabra

a primera hora
es la luz que se abre en sus ojos

perdida
……………………….desesperación
de tener
todo lo suyo
lo que necesito,
y al fin, saber
que ella no lo sabe