《百科诗派(中国)诗选》| Diez poetas chinos de la Escuela Enciclopédica | parte 1

《自他体二重唱》Diez poetas chinos de la Escuela Enciclopédica 

_

chinos-28

 

Yin Xiaoyuan (Yīn Xiǎoyuán, “殷晓媛”en chino) es una poeta y escritora multilingüe. Ha publicado 9 libros que incluyen 4 antologías: “Recuerdos efímeros”, “Más allá de Tzolk’in”, “Trilogía Vanguardista”, “Agente sembrador de nubes” (de la serie 10mo Aniversario de la Escuela de Poesía Enciclopédica), y una traducción de la antología del poeta/artista neoyorkino Bill Wolak “Become a River” (New Feral, 2018).
Tiene escritas 18 épicas (que suman 70.000 versos) y 24 volúmenes de poemas enciclopédicos. Escribe en chino, inglés, japonés, alemán y francés y ha sido traducida al italiano y al español. Su obra se ha publicado en su país y en el exterior.
Xiaoyuan ha traducido a más de 50 poetas contemporáneos de los EE.UU., Reino Unido, Suecia, Irlanda, Australia, España, Argentina, Japón, India, Cuba, Honduras, Colombia, Bolivia y Ecuador.
Ha viajado alrededor de China, especialmente por las Grandes Montañas. Entre ellas, el Monte Huang, el Monte Hua, el Monte Heng (Hunan) y el Monte Tai, que escaló a pie.
Es fundadora de la Escuela de Poesía Enciclopédica (2007), “una nueva tendencia en la poesía china contemporánea”, e iniciadora del “Movimiento de Escritura Hermafrodita”.
También es directora y diseñadora visual del proyecto de “Escuela de Poesía Enciclopédica I.A. Papercube” (Edición Especial 10mo Aniversario) y directora del “Taller de Escritura creativa y Arte Integrado” que incluye entre sus miembros a poetas, escritores, dramaturgos, músicos, artistas visuales y del campo de la fotografía, las instalaciones y la caligrafía.
Xiaoyuan es miembro de la Asociación de Escritores de China, de la Asociación de Traductores de China y del Instituto de Poesía de China.

Épicas de Yin Xiaoyuan:
Trilogía Vanguardista (前沿三部曲en chino)
Nephoreticulum (《云心枢》en chino)
Polysomnus (《多相睡眠》en chino)
Enneadimensionalidad (《九次元》en chino)
Sedecología de la rosa de los vientos (风能玫瑰十六传奇en chino)
Iki de Bashō, Wabi de Muramasa (《武芭蕉,雌村正》en chino)
Seepraland (《锡璞拉群岛战纪》en chino)
Domador del viento (《止风之心》en chino)
La Torre Hanoi (《汉诺塔》en chino)
Turkana (《图尔卡纳》en chino)
La Byzantine (《拜占庭野心》en chino),
Dueto Doppelganger(《自他体二重唱》en chino),
Laponia ensangrentada(《血沃拉普兰》en chino),
La agencia de optimización del espacio-tiempo (《时空优化署》en chino),
La desaparición en Atacama (《盐湖疑踪》en chino),
Llamas mellizas(《双生火焰》).

Oda a los números primos

Tu nombre es ‘le seul’.
No se puede construir y es enigmáticamente inflexible.
Tan recto como una pluma, vívidamente blanco es el fragmento de hueso de entrelazados códigos fuente. No sabes desde cuando los labios de los cognoscenti comenzaron a hacer pruebas en ti: deseaban saber cómo huelen las aladas secuencias de los números binarios, que centellean entre el infinito positivo y negativo. ¿Ambarino? ¿O solo embriagadoramente oriental?
Su tosquedad obstaculizó su intento desesperado por alcanzarte; su deseo por desmontarse no les dejó más que desesperación y sucios guantes gastados.
Así como alguna vez dijo Alfonso de Polignac: hay una imagen idéntica a ti en el insondable universo, siempre a dos grados de distancia de donde te encuentras. Casi la sentiste algunas veces…No has escatimado vista y oído buscándola: aun así, te hundiste en un océano de moléculas…réplicas banales de las otras, y después, un páramo de dobles hélices que florecen y se marchitan de forma efímera. Todo lo que puede verse es filamentos agitados, extendiéndose a lo largo de fisuras entre grupos de estrellas, ¡cuyos destellos tenían sabor astringente!
Fuiste elegido entre todos los demás desde que eras un embrión maduro. Manos que el tiempo ha vuelto ásperas, peinaron y alisaron granos de maíz con calma sofisticada, así como Destino lo hizo con cientos de bytes de datos. El ibis ardiente de este condescendió hacia ellos como un destello de sabiduría – devotos ante ella, eliminaron la paja y el polvo mientras tú te aferrabas al centro de la malla brillante, como una mariposa exótica…te dejaron anidar entre sus dedos, te sostuvieron a la luz y murmuraron con acento mediterráneo: “¡Ciao!”
Las calles te han dado todos los colores, y los sonidos de la vida que están en un sistema paralelo al suyo. Cuando paseas por la playa, con las manos en los bolsillos, y los lugareños se aproximan ofreciéndote aceitunas y sardinas, pero no se pueden acercar, como si estuvieras caminando en este mismo lugar a diferentes horas del día. Se entregan a sus horas de neón mientras tu disfrutas tus días de zafiro. Gradualmente dejan de ser extraños para ser compañeros de baile, amantes y después rivales en el jolgorio de la oscuridad.
Las curvas de crecimiento de todo son invisibles menos para las estrellas: aparecen en olas esmeralda, se elevan de la debilidad a lo robusto maravillosamente, para después hundirse cada vez más cerca del cero. Igual que lo revela la frecuencia de los números primos, concluyen en decadencia igual que tu terminas en soledad. Estas destinado a ser el último cuerpo celeste sobre siete mil millas de tumbas.

[Narración 1] Cuando apartaste la mirada más allá de lo rieles del tiempo, él se hizo visible emergiendo desde de la superficie de lo etéreo, brillando con vigor y tenacidad. Esos atributos suyos no perecen con el cuerpo, ni siquiera con el alma. Está encarnado en todas partes, en el clima, la energía e incluso en el Zen. Una teoría de raíces-tallos-hojas nunca podría desmitificar su origen o el dosel de arriba, que se remonta al tiempo Hadeano.
[Narración 2] Comparada con la historia del tiempo, voces fantasmagóricas que crujen por esas líneas no son nada más que gotas de líquido en los haces vasculares del universo. Oídos que las escuchan se alejarán tímidamente como hojas de otoño. A quien alcance el sonido de gotas de mercurio, será condenado.
Se ha mantenido en secreto que el destino de la raza humana había sido predicho desde antiguo, por la escala final de la que se levantó el menisco convexo.

(Traducción de Frances Siman)

_

chinos-29

Hai Shang: Nacido en noviembre de 1952 en Shangai, Hai Shang es un poeta avant-garde, crítico y freelance. Es experto en pintura de rocas y disfruta de una amplia reputación como “The Folk Thinker.”
Sus libros publicados incluyen: The Revived Bird, Death, Desertion and an Empty Boat, Scattered Shadows, Manuscripts of Random Thoughts, Origins of Flora of the Mortal World, A Soul Brimming with Solitude, Mistletoe, Embryonic y el poema largo más famoso, Time, in its Metaphysical Sense. Su más reciente publicación es Star of Amber (Encyclopedic Poetry School’s 10th Anniversary Celebration Series).

Hierro de dos siglos diferentes

En el magnífico mapa de esta tierra surgieron las aguas torrenciales.

Imágenes de suntuosas vestimentas en constante evolución desde la dinastía Tang, se dirigen hacia adelante con el relato de la historia.
Como manuscritos inconclusos, agitados por el aliento de los truenos.
Un puente destruido se levanta en la amnesia de este siglo.
Un río llamado MUNDO se inundó sobre el pergamino de la antigua China, dividiendo así cientos de arroyos desde ese lugar.
Las huellas de los relámpagos eran similares: siempre cruzando los lindes de la sangre y los reinos
que dan inicio a las transmutaciones, como el rompehielos del enfrentamiento permanente.
¡Cómo temblaron en resonancias,
en las coordenadas de esta tierra maravillosa! Torciéndose y girando
un extenso siglo más allá de otro, una milla desviada después de otra,
representaban el cielo y la tierra.
En esta tierra, la gente bebe moralidad de su río madre
y se alimentan de la melodía de los tipos de madera.

En el límite de las plagas, elementos desconocidos fluyen mientras duermen.
Cuando el orden del universo cayó en manos de la nobleza,
en el antiguo camino surgieron los eruditos confucianos;
marchando sobre caballos, burros y mulas
miles de especies son espejo de adversidad.
Así nació el hierro, como un tipo de humanidad incubada del metal
que tocó el revestimiento de la naturaleza humana, profundamente. Cuan recluso es el dios de los pájaros
Más allá del gran río, la temporada de inundaciones se adelantó este año,
tiempo en que la gente suele avivar su trigo dorado
y acariciar a sus mujeres en el sueño de inicios del verano.

Detrás de sus almas, las esencias han sido devoradas por un virus.
Rebosante de religiones, la tierra de los Cinco Budas
ha sido testigo de épocas de tristeza con la reticencia del hierro.

Con todas las posibles bendiciones, él se lanzó a la meditación Zen.
Hay un río nublado para que el país lo cruce, para lo cual
necesitará hierro como elemento de soporte vital.
El peso y la dureza de una época
cuando el óxido era utilizado como reactivo para la sulfuración
La historia de la metalurgia recién comienza…

¡Hierro! Alguna vez despertó a Ceres
También estuvo de acuerdo en mezclarse con todo a su alrededor.
¡Mi épico hierro!
En las brisas antiguas que dispersan todas las virtudes
solo el olor del hierro no ha cambiado.

(Traducción de Frances Siman)

_

chinos-30

Sun Qian es un poeta y escritor independiente nacido en los años 50 en Bao Ji (“Cradle of Bronzeware”) en la provincia Shaanxi, con raíces en la antigua capital imperial Luo Yang, y se ha dedicado a escribir poesía por más de 30 años en una forma tridente de escritura: una combinación de poesía neoclásica, poesía islámica y poesía artística, cuyas antologías de poesía incluyen El libro de fortaleza espiritual, El nuevo Rubáiyát, Los poemas musulmanes, El libro de las realidades, una colección de poemas y ensayos El levantamiento de Sagitario y otros muchos trabajos literarios.
Durante los últimos años se ha dedicado a la poesía islámica, para crear una atmósfera islámica en la poesía china y para abogar por la divinidad religiosa en la poesía. Sus trabajos han aparecido en Poesía, las Estrellas, Escritores, y Literatura de Minoría Étnica, Oriental and Occidental Poetry, One Line (América), The Blue Star (Taiwan), Epoch Poetry (Taiwan), International Chinese Literary (Australia) y muchas otras revistas. Sus escritos han sido traducidos al japonés, inglés y árabe en diferentes antologías de poesía.

El nuevo Rubáiyát

1
Estas cuartetas de un vagabundo solitario no estaban destinadas para
la coronación de un imperio después de su resplandor.
Como brillo y reflejos en un jarrón de porcelana azul y blanco
dibujan pacíficamente el horizonte de radiante invierno.

2
Al captar una breve palabra, captas un milagro.
Cuando lo tomas con firmeza, obtienes huellas de fuego y mandamientos.
En la encrucijada laberíntica
difundes palabras para hacer oloroso tu jardín.

3
Como una horda de piedras azotada hacia adelante,
en ellas el impacto de las olas ha dejado rastros.
Allí encontraron suaves palabras, sus formas emblemáticas
como restos que dan un abrazo al sol perdido.

4
Tus canciones están colmadas de abetos sombríos
cargados de piedras y cubiertos de rosas desvaneciéndose;
silban huracanes a través de ellos
abandonando en la escarpa un trozo de ala de águila.

5
Lo efímero en tus palabras se desvanece rápidamente.
La tranquilidad no reside en ninguna parte sino en los corazones aterciopelados.
La luna de otoño es un funeral espectacular de flores de primera,
cuando las plantas descansaron en elegías y barras rítmicas

6
Constelaciones parpadean al olvido
se filtran a través del delta del dolor
como espirales de reminiscencia que se aferran a la mente
cubiertas de débil morosidad y llevadas al mañana.

7
Banderas de la cáscara que están hasta la cintura de cenizas
y salpicaduras de sangre se han convertido en óxido frío.
Cada hebra de sangre se divide en dos ríos subterráneos
con un olor similar al hierro, la sal y polvos aromáticos.

12
Bajo las cortinas de los oscuros copos de nieve
hiberna la cansada ciudad.
Un alma sombría que explota hacia el interior no puede resistir
el resplandor del cristal, adentro en lo profundo, fundiéndose con la nihilidad.

13
Nieve que nadie invito surge de la nada,
una bóveda azul se arremolina entre tiernas manos,
manos de niños inocentes.
Fluyen melodías de bandas celestiales hacia la serenidad.

14
Un destello de increíble inspiración
y maravillosa fragancia que se libera.
Un hilo de etérea voz
y contacto semántico con la revelación.

19
Una brisa suspirante ha llegado de Jerusalén,
revolotea en un cielo de jazmines.
Esta brisa de eternidad de la ciudad santa
ha sostenido a peregrinos en sus horas de tortura.

21
Rasgos del paraíso
emergen de un espejo mundano,
a veces melifluo y fresco
a veces turbio y sombrío.

22
El amansó llamas en rosas
hizo agua cálida de jasmín y narciso.
Él es la levadura de la inmortalidad
instantes transitorios que la iluminación y la calidez apenas pueden llenar.

(Traducción de Frances Siman)

_

 

chinos-32

Langji Tianya obtuvo su doctorado en Robótica en una universidad francesa y trabaja para un grupo de empresas en Francia. Está interesada en escribir ensayo y poesía, y en los últimos años, sus trabajos han sido publicados en revistas. En el 2017 publicó una colección de poemas llamada The Mystery of Superstring escrita en chino y francés.

Forjando

A veces eres sincero contigo mismo y reconoces que
la enfermedad es parte de la vida. Disfrutas estar enfermo.
Si la vida se pudre o se llena de gusanos, se puede culpar a los genes.

Buscar curarse es un arte.
¿Las buenas curas están en una pantalla o en un hospital psiquiátrico?
La personalidad es instantáneamente simplificada, no es cuestión de esquizofrenia.

Tu sufrimiento solamente servirá como fuente de inspiración para otro.
Un poema está siendo falsificado.

Similarmente, buscas el misterio del placebo, haciendo máscaras con palabras.

De pronto, sintiendo amargura en tu garganta, te acostumbras al hábito de retirarte.
La vida es efímera. Rápido, transmite tus virus.

Oh, luz.

(Traducción de Frances Siman)

_

chinos-31

Wang Ziliang es poeta, ensayista y profesor universitario. (Zhejiang, China, 1958). Desde 1978 comenzó a publicar en revistas chinas. Entre sus poemarios se destacan “Prisma triangular” (1984), “Barco de vela” (1992), “Límites turbulentos” (2004), “Lanzar los dados al mar” (2013), “Kangrinboqe” (2016) y “Esfera armilar” (2017). También su obra ha sido incluida en las antologías “Jóvenes poetas de China (1981-1982)” y “300 poemas místicos”, entre otras. Su poemario “Lanzar los dados al mar” mereció la medalla de plata del I Premio de Poesía Qu Yuan. Asimismo, su poema “Tienda de relojes” fue nominado al Gran Premio de Poesía de China. Actualmente, Wang Ziliang figura entre los 100 poetas contemporáneos chinos más relevantes, de acuerdo a la selección realizada por el sitio especializado Art Beijing.  En la actualidad trabaja como profesor en la Universidad de Zhejiang.

La luna menguante

En el momento en que nací, la luna menguante desapareció. Cuando veo a mi vieja madre, la misma luna menguante asciende de nuevo.

Madre, la luna menguante va en ascenso.
Cosas misteriosas suceden siempre tras el cielo.
La flecha de tu voluntad, disparada por el arco de tu tono
revuelve el polvo mientras perfora la zanja de tu vida.

En las cañeras, la luna moribunda
difumina el atractivo del mar sobre las puntas de afiladas cuchillas.
La luna flota en el estanque de la noche,
golpeándola en la espalda y hundiendo su última mirada hasta el fondo.

Madre, la luna menguante simboliza
el cuerno de un sueño que canta una canción sin palabras.
Son los aretes de la oscuridad, los corchetes del cielo nocturno.

Oh madre, no tienes que abrir tus sombríos ojos.
La luna menguante va en ascenso.

(Traducción de Frances Siman)

Colaboración enviada por Gabriel Chávez Casazola | Buenos Aires Poetry, 2019.