ADVAITA | Víctor Coral

_

_
Víctor Coral (Lima, 1968). Ha publicado los poemarios Luz de Limbo (2001, 2005), Cielo Estrellado (2004), Parabellum, (2008), Poseía (2011), tvpr (2014) y Acróstico Deleuziano (Lima, Ciudad de México, 2019). Tiene dos novelas publicadas: Rito de Paso (2006) y Migraciones (2009), y una inédita, Diario de una Venganza. Poemas, artículos y ensayos suyos han sido publicados en Letras LibresHueso Húmero; LuvinaPeriódico de Poesía y otros. Tiene dos poemarios inéditos.

_

advaita

_
_
_


 

1

Entonces llego al umbral.
Toco la puerta
(es decir, extiendo mis manos
Y la toco con las yemas).

Nadie abre.

La puerta se entorna hacia adentro.
Ingreso. Parpadeo.
Mis ojos se acoplan a la sombra.
Entre muebles desvaídos
Y cortinas color polvo,
La veo:

Ánima desanimada en fuga.

 

2

Sentado al borde de la alberca,
Miro el ocaso lento.
Harapos violetas,
Rayones anaranjados,
Nubecillas reteñidas…

Inspiro con fuerza.
(¿Entra la energía en mi recinto así?)

Ni idea.

Meto la punta de mis pies
En la alberca:
La sensación me estremece.
Luego se disipa.
Se instala un vacío.

Los pensamientos-pájaros
Se difuminan en el aire,
Dejan el nido.

Mi mente es un nido vacío
Donde lenguaje y visiones se bifurcan.

 

3

Miro el árbol por la ventana.
Rama gris del ficus.
Tumulto de aves entre las hojas.
En un vórtice enramado,
Un nido.

Los pájaros dejan el nido,
Desaparecen en el aire gris.

Me quedo mirando la escena.

Así me abandona la razón,
Vuela y se pierde en la noche.

 

4

Sentado en la oscuridad,
Sobre un sillón violeta,
No escucho ya
Mis pensamientos.

Me levanto sólo para hacer un cambio.

Abro la ventana y un río de aire
–fresco, puro—
Atraviesa mi cuerpo,
Llena toda la habitación.

¿Cómo no sentir que el flujo
Perpetúa cosas y seres?

(Seres y cosas:
Sólo cuentas
En el rosario de la nada.)

 

5

Apretar el lapicero contra la hoja;
Dejar que fluya su punta.
Apretar de nuevo,
Dejar signos solos sin sentido.

–respira, respira
Roe el ritmo raudo del poema—

Apretar los pensamientos con silencios.
Conjurar los silencios con nada.
Que el lienzo mate de mi mente,
Mate los errores del deseo.

–respira, respira
Roe el ritmo roto del poema—

En el espejo de la habitación
Veo mi sombra afanada sobre el papel.
La tinta líquida fluye, fluye…

¿Voy a preocuparme así de las palabras?

Las palabras huyen hacia adentro
Se hacen uno con el flujo de mi sangre.

–Respira, respira
Roe el ritmo roto del poema–

_