Carta de un insomne | Indran Amirthanayagam

Indran Amirthanayagam (www.indranmx.com) es poeta, músico y diplomático de Sri Lanka — Estados Unidos. Coordina The Beltway Poetry Quarterly (www.beltwaypoetry.com). Es anfitrión de Poetry at the Port, una serie de poesía en voz alta y de DC-ALT, una asociación de traductores literarios. Es bachiller en Literatura Inglesa de Haverford College y tiene una maestría en periodismo de la Universidad de Columbia. Es poeta, ensayista y blogger en inglés, español, francés, portugués y creole haitiano. Ha publicado 17 colecciones de poesía, incluyendo Il n’est de solitude que l’ile lointaine (Legs Editions, Haiti, 2017), The Elephants of Reckoning (Hanging Loose Press, NY, 1993) que ganó el Premio Paterson 1994 en EE.UU., Uncivil War (Tsar/Mawenzi House, Canada, 2013), Sin adorno: lírica para tiempos neobarrocos (Universidad Auntónoma de Nuevo León, 2013), Ventana azul (El Tapiz del Unicornio, México, 2016), Coconuts on Mars, (Paperwall Publishers, Mumbai, 2019 www.paperwall.in), En busca de posada (Apogeo, Lima, 2019), Paolo 9 (Manofalsa, Lima, 2019), y recientemente The Migrant States (Hanging Loose Press, NY, 2020). Su legendario primer poemario escrito en español, El infierno de los pájaros, fue prologado por José Emilio Pacheco e ilustrado por José Luis Cuevas. Carlos Monsiváis lo presentó en la Casa del Poeta una tarde de la primavera de 2001. Su libro en criollo haitiano, Pwezi a Kat Men, es un diálogo poético entre Amirthanayagam y el poeta Haitiano Alex LaGuerre (Delince Editions, EEUU, 2017). Sus colecciones en español incluyen El infierno de los pájaros (Resistencia/Ciudad de México, 2001), El Hombre que Recoge Nidos (Resistencia/CONARTE, Ciudad de México, 2005), Sol Camuflado (Ediciones Lustra, Lima, 2011) y La Pelota del Pulpo ( Editorial Apogeo, Lima, 2013). Ha recibido becas de: Foundation for the Contemporary Arts, the New York Foundation for the Arts, the U.S/Mexico Fund for Culture, and the Macdowell Colony. Ganó los Juegos Florales de Guayamas, Sonora en 2006 por su poema Juárez.

A la vida

Cedo mi lugar. No necesito hablar.
Ya está mi testimonio. Lo he escrito
a lo largo de cuarenta años. Descanso.
Te escucho. Tus penas, tus alegrías,
tus desafíos. Me apunto. Llevaré
tu féretro en mis hombros.
Ya he enterrado lo mio.
Lo hice solo—nadie se dio cuenta—
en la hora menos vista por los medios,
después de la medianoche, en casa,
en un suburbio de aquellos tantos
y parecidos que no se pueden
recordar detalles individuales.
Pero he vuelto, un ave fénix,
un resucitado. Y te escucho,
más bien te escribo, pasada
la medianoche, en silencio,
con ninguna intención de enviar
el resultado a los medios,
o más bien a tu cuenta llena
ya con tantos poemas y cartas,
todos para archivar dadas
las circunstancias y el consejo
de que no debo escribirte más.
Y si, llegué tarde a la fiesta amorosa
pero la disfruté más que nunca,
y ahora en el mundo todavía
de la pandemia me despido.
Que estés bien. Gracias por la vida.

Indran Amirthanayagam, dr) 4 de junio, 2020

Carta de un insomne

No me da sueño este intercambio.
Anoche pude dormir bien con la maquina
que va contra la apnea, y tomé justo
lo necesario de la botella de scotch,
y hasta bailé un poco ante la pantalla.
Así que no te preocupes, estoy listo
para la lectura, que podría haber sido
una batalla, hasta una guerra contra
el dominio del sueño pero no,
la voluntad humana junto con
el apoyo de la tecnología,
me han dado una energía al parecer
inagotable para escribir sin fin
estos versos de un insomne neto.

Indran Amirthanayagam, dr) 6 de junio, 2020

Olvido selvático

En un tiempo no tan lejano perseguía conejos en el barrio, ahora me concentro
en las ardillas. Y tal vez mañana iré al bosque profundo cerca de la casa
para acechar una familia de venados o una víbora no venenosa de estos lares,
o a los pájaros carpinteros y otras aves… a toda la vida salvaje para no pensar más en ti.

Indran Amirthanayagam, dr) 6 de junio, 2020

El Miedo

Tengo miedo de que la isla
no me pertenezca más, y mi barriga
no pueda desinflar, y mis cabellos
nunca regresen, y el dictador
de a su hijo su poder, y mi hija
no vaya a conocer la tierra de su padre,
que te quedes en tu barrio
para esperar un nuevo pretendiente.
Tengo miedo de la vida
después de la pandemia.

Indran Amirthanayagam, c) May 23, 2020

Antorcha

La llama pueda parecer frágil,
pequeña, casi nada, pero cuando
la llevas de cuarto a cuarto

en la oscuridad, parpadeando,
balanceando la mecha ilumina
el espíritu y el corazón y da esperanza.

Y el Sol espera mas allá
de la esquina de la mañana, listo
para entrar en la escena y levantarse.

Indran Amirthanayagam, dr) La Pascua, 2020

Camino Corto

No tengo otro camino—lo descubrí
esta mañana y a todas aquellas otras desde
el amanecer cuando encontré por primera vez
en la metáfora, su construcción, una solución
para la soledad, el deseo sin respuesta, a la falta
de plan de vida, ahora en plena pandemia.

Indran Amirthanayagam, dr) 5 Mai, 2020

 Buenos Aires Poetry, 2020.