7 poetas cubanas: “La picada” | Jamila Medina Ríos

Buenos Aires Poetry reúne una muestra de poesía cubana contemporánea, esta vez poesía escrita por mujeres nacidas entre los años 50 y 90 del siglo XX, y que será ampliada y publicada en el transcurso de 2021, bajo la coordinación de Nara Mansur. 
Muestra, foto grupal, imagen poliédrica, los textos son en su mayor parte inéditos e integran libros en proceso. El trabajo a la distancia —algunas de ellas no viven en Cuba ahora mismo o se desplazan entre la isla y algún otro destino— da identidad a esta reunión nómade que al mismo tiempo pone énfasis en el gesto del presente que irradia contextos de lucha, de puesta en acto de la memoria, lo identitario, junto a palabras nuevas que prueban su eficacia, su insolencia y legibilidad.
Soleida Ríos, Reina María Rodríguez, Damaris Calderón, Nara Mansur, Jamila Medina Ríos, Legna Rodríguez Iglesias y Martha Luisa Hernández Cadenas son las autoras ahora reunidas.

***

Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981). Libros publicados; En poesía: Huecos de araña, Primaveras cortadas, Del corazón de la col y otras mentiras, Anémona, País de la siguaraya; En narrativa: Ratas en la alta noche o Escritos en servilletas de papel; En ensayo: Diseminaciones de Calvert Casey. MSc en Lingüística por la Universidad de La Habana con un estudio sobre la desautomatización de la retórica revolucionaria en Nara Mansur. En 2021 se traslada a Providencia, Estados Unidos, donde proyecta su doctorado sobre el ideario mambí en las artes y las letras cubanas. Pertenece al staff de Rialta. Codirige Candela Review: @cancan.delareview, publicación feminista y decolonial [en construcción].

La picada¹

Fue un amor marinero
de esos que te despechan
plantada en la estación.
Había un remo caminero
capitaneando el abrazo
con que me izó pa bailar.

Fue lluvia y de madrugada
cuando bajé la cabeza
donde llevaba enterrada
la peineta de su voz.

Rezando cedí la pieza
y me llevó a la carrera:
de Caballito a Retiro
de Flores hasta Barracas
de Soldati a Mataderos
de La Boca a Pueyrredón.

Hundiéndome en la arenita
me sentí al subir al barco.
Era curva peligrosa…
Mas no me dijo: “Quedate”.
Ni yo le dije: “Venite”.
Y partí en Puerto Madero
como se cae a un barranco
como se arranca una flor.

Cuando volví de Tres Cruces
ya era noche para el baile.
Ay, mi peineta calada.
Ay… del remo que no entra al agua.

La boca que no besa, no se sacia.
La boca que no besa, no se sacia.

Cuando volví a Buenos Aires
habían cerrado el mesón.

Ay,
a boca que no bebió,
¿cómo acallarla?

Ay,
la boca hambrienta y abierta,
la boca toda sedienta…
a la boca-ojos de muerto
¿cómo haces para cerrarla?

Ay, mi boca, pero qué sed tiene mi boca…
Ay, mi boca…
¡pero qué sed!

La boca que no besa no se sacia,
no se sacia,
no.

¹ “Seis para viento y marea” es un libro inédito pero no un poemario. Compuesto entre 2017 y 2019, se trata, en probidad, de un cancionero y, en consecuencia, a quien lo lea le faltará la música. “La picada” trae el regusto de un viaje que hice en 2018 al Sur, cuando en andas del festival VaPoesía fui catapultada de la casa de Marta Miranda en Argentina a la de Silvia Guerra en Uruguay. Atrevidamente, el texto emula el ritmo de un tango; aunque un chispazo salsero entremezcla sus acordes en el duelo, hacia el final. Exorcismos melódicos contra el ama(r)go de ciertos desencuentros. Quién no ha cantado (¡y revivido!) muertecita de amor…

7 poetas cubanas (Nara Mansur, Coord.) | Buenos Aires Poetry, 2020 | Imagen: Evelyn Sosa