7 poetas cubanas: “Ortodoxia” | Nara Mansur Cao

Buenos Aires Poetry reúne una muestra de poesía cubana contemporánea, esta vez poesía escrita por mujeres nacidas entre los años 50 y 90 del siglo XX, y que será ampliada y publicada en el transcurso de 2021, bajo la coordinación de Nara Mansur. 
Muestra, foto grupal, imagen poliédrica, los textos son en su mayor parte inéditos e integran libros en proceso. El trabajo a la distancia —algunas de ellas no viven en Cuba ahora mismo o se desplazan entre la isla y algún otro destino— da identidad a esta reunión nómade que al mismo tiempo pone énfasis en el gesto del presente que irradia contextos de lucha, de puesta en acto de la memoria, lo identitario, junto a palabras nuevas que prueban su eficacia, su insolencia y legibilidad.
Soleida Ríos, Reina María Rodríguez, Damaris Calderón, Nara Mansur, Jamila Medina Ríos, Legna Rodríguez Iglesias y Martha Luisa Hernández Cadenas son las autoras ahora reunidas.

***

Nara Mansur Cao (La Habana, Cuba, 1969). Poeta, dramaturga y crítica teatral. Autora de (Poesía): Arpegio, Alción 2019; El trajecito rosa, Buenos Aires Poetry, 2018; Régimen de afectos, Letras Cubanas, 2015; Manualidades, L.C., 2011; Un ejercicio al aire libre, L.C., 2004. Dramaturgia: Desdramatizándome. Cuatro poemas para el teatro, Alarcos, 2009; (Investigación): Dos viejos pánicos y otros textos teatrales. Selección y estudio crítico del teatro de Virgilio Piñera, Colihue, 2014, entre otros. Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar por “¿Por qué siempre hablamos de amor?”, 2013. Premio Nicolás Guillén de Poesía 2011. Premio de la Crítica Literaria en Cuba 2010, 2011. Finalista I Premio de Dramaturgia Innovadora-Festival de Escena Contemporánea, Casa de América, Madrid, 2003.

“Ortodoxia” (de Sala de las memorias inútiles)

Entonces me saco el cuerno de la vaina
lo he cuidado y lo he merecido
uno solo…..como ano o ranura
uno sola pata de palo
como himno o año perdido…..enredo
una la machetera, una la del cuerno de luz brillante
como otro nacimiento…..hijo de otro hijo…..madre de otra madre.

Veinte centímetros mide esta verga mía
plana y brillante, aceitada la voz, el eco recogido
un deleite el grito…..pero…..cuál grito;
Después del planazo, del azote
la voy a llamar Verguënza:…..“Vergüenza contra dinero”
la llamo con nombre y apellido, firmo, eyaculo;
Atravieso bandadas de gorriones y totíes
migrantes como yo, hija de mi hija.

A la mala memoria de toda la banda le pongo voz
Pero…..cuál voz…..mi voz
le recuerdo, anoto en la frente de ellas…..las aves:
el peligro de tornado, las caídas, las formas de anidar;
Qué grito anoto, qué ley, qué acuerdo, qué oyen de mí
finalmente
ese día del entonces, del atravesamiento con cuchilla:
todos charcos, todo translúcido, hueca la resonancia
hundido el pie en la arena;
La voz en el día del entonces.

¿Pero acaso hablamos de masas? ¿Le hablo a los cuerpos desfallecidos?
¡Conga!..¡Aleteo!..¡Arrebato!..¡Sangre!…..¡Vergüenza!

En el cielo que sigue, vuelo con el cuerno atravesado;
Se camina y se baila, se sacude uno la baba
los miércoles, los jueves, los domingos
mientras se aterriza en una noche extranjera.
La boca desdice a la cabeza
la cabeza agrega una inclinación
el ojo somete, corta la planicie
chilla ante la cosa desenfundada
pero cuál grito…..el grito que eyacula
pero cuál salto…..cuál destino…..cuál sangre derramada
cuál voz llama al día del entonces.

Entonces mi cuerpo amanece cuadrúpedo, solitario
sin trompa, sin tenaza, sin bigote
¿Y las alas? ¿Y el vuelo reciente?
¿Y mi verga lamida por las aves y las moscas?
¿Y todo el machete que di?
¿Y toda la candela que di?
Cuatro patas abiertas con escalera;
Frutal mi cuerpo también, voluptuoso
aunque le falte cordura o tercer nombre;
El pelo se expande anaranjado…..¿pero cuál pelo mi pelo?
Sabes que no me callo —le digo a la única cabeza que me queda—
Doy vueltas sobre mis propios restos:
el cuerno, la verga, ahora separados…..las masas en desbande…
la cabeza a punto de separarse del resto del mundo.
¡A empelarme! !A empalarme! !A bailar la conga, la batucada!
“las mujeres paren a caballo de las lápidas / La luz brilla un segundo pero ya es de noche”

Sorda, ciega, emplumada, con cien vigilantes y una esperanza
en la ranura no dejo de cobijarme como Vergüenza;
Cuatro patas en sangre moral, en plan de machete:
no soy tan pobre como la leña que arde.

7 poetas cubanas (Nara Mansur, Coord.) | Buenos Aires Poetry, 2020 | Imagen: Ricardo Cases