Dos poemas, de Enrique Molina

(Extraídos de El Adiós, 1997)

Memorias Errantes

Recuerdo cuando esperaba,

Con leve ansiedad, en la barra de un bar

Que me sirvieran un trago,

Y miraban la muchacha que pasaba

Como un deslumbramiento.

Y veía también, como un deslumbramiento

Su negra cabellera derramada hasta la cintura.

También me hipnotizaban los caminos:

Siempre de partida y que jamás

Llegaban a ninguna parte,

Y el agua marrón del río, con lentos

Remolinos como preguntas

A las que sólo el viento responde.

Y la nostalgia

De lugares desconocidos, en fin

Todo lo fascinantemente remoto

Todo cuanto es promesa, aventura,

Inquietud permanente, y los melancólicos

Adioses a tantos lugares y seres

A los que uno imaginó que jamás perdería.

 

Una reunión de amigos

Una reunión de amigos

Para celebrar juntos el estar vivos.

Los muros desaparecen y las olas

Llegan hasta el umbral y cantan.

Es entonces cuando los árboles bailan,

Ciertos lugares resucitan y el mar

Está muy lejos pero siempre presente.

Suelen a veces llamar desde el pasado

Las mujeres amadas que desaparecieron

En extrañas aventuras.

O alguien

Se despide y la vajilla tiembla.

O llega de improviso una dama fantasma

Que a todos hechiza.

Pero el día

Es para siempre bendito, aunque de pronto

Desaparece sin más rastro

Que un reguero de nostalgia

En la frescura de la luz.

Enrique Molina: Poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1910. Aunque terminó sus estudios en materia de derecho, su espíritu aventurero lo llevó a vivir una vida intensa como tripulante de barcos mercantes en el Caribe y Europa, experiencia que se refleja a lo largo de toda su obra. Identificado con las ideas y los fines del movimiento surrealista, fundó en 1952, con Aldo Pellegrini, la revista  A partir de cero. Considerado como uno de los más importantes poetas de Latinoamérica, obtuvo importantes galardones, entre los que merece destacarse el Gran Premio Fondo Nacional de las Artes 1992, y Premio Municipal, entre otros.

Su obra está contenida en las siguientes publicaciones: «Las cosas y el delirio» en 1941, «Pasiones terrestres» en 1946,  «Costumbres errantes o la redondez de la tierra» en 1951, «Amantes antípodas» en 1961, «Fuego libre» en 1962, «Las bellas furias» en 1966, «Monzón Napalm» en 1968, «Los últimos soles» en 1980 y  «El ala de la gaviota» en 1985. |
Falleció en Buenos Aires en 1996.