Renacimiento de Harlem (Harlem Renaissance)

En la década de 1920, la vida creativa e intelectual floreció dentro de las comunidades afroamericanas en las regiones del norte y medio oeste de los Estados Unidos, pero en ninguna parte más que en Harlem. El vecindario de la ciudad de Nueva York, que abarca solo tres millas cuadradas, estaba lleno de artistas, intelectuales, escritores y músicos negros. Con sus propias empresas -desde periódicos, editoriales y compañías de música hasta clubes nocturnos, cabarets y teatros- ayudaron a impulsar la próspera escena del vecindario. Algunas de las figuras literarias y artísticas más importantes de la época emigraron o pasaron por «la capital negra del mundo», lo que ayudó a definir un período en el que los artistas afroamericanos recuperaron su identidad y orgullo racial desafiando los prejuicios y la discriminación generalizados.

Los orígenes del Renacimiento de Harlem (Harlem Renaissance) se encuentran en la Gran Migración de principios del siglo XX*, cuando cientos de miles de personas negras emigraron del sur a densas áreas urbanas que ofrecían relativamente más oportunidades económicas y culturales. Fue, en palabras del editor, periodista y crítico Alain Locke, «una madurez espiritual» para los artistas y pensadores afroamericanos, que aprovecharon sus «primeras oportunidades de expresión grupal y autodeterminación». Los poetas del Renacimiento de Harlem como Langston Hughes, Claude McKay y Georgia Douglas Johnson exploraron la belleza y el dolor de la vida negra y buscaron definirse a sí mismos y a su comunidad fuera de los estereotipos blancos.

La poesía del Renacimiento de Harlem reflejó una diversidad de formas y temas. Algunos poetas, como Claude McKay, utilizaron formas culturalmente europeas (el soneto era uno) fusionadas con un mensaje radical de resistencia, como en «If We Must Die«. Otros, incluidos James Weldon Johnson y Langston Hughes, trajeron creaciones culturales específicamente negras a su trabajo, infundiendo sus poemas con ritmos de ragtime, jazz y blues.

Los poetas del Renacimiento de Harlem dejaron un impacto inconmensurable en la poesía moderna y contemporánea, inspirando el movimiento de las Black Arts de las décadas de 1960 y 1970, así como los movimientos artísticos internacionales de la diáspora africana, conocidos como Negrismo en el Caribe y Négritude en el mundo francófono.



* Estos años marcaron el inicio de la Gran Migración, un período comprendido entre 1916 y 1970 durante el cual millones de afroamericanos emigraron del Sur al Norte para huir de la explotación económica que acompañaba la vida como aparcero sureño o agricultor arrendatario, así como violentos y racismo generalizado. Buscaron trabajos industriales bien pagados que quedaron vacantes a raíz de la Primera Guerra Mundial, que cortó la mano de obra inmigrante barata de Europa e indujo a los trabajadores blancos estadounidenses a unirse a las fuerzas armadas. Más de 175.000 afroamericanos se establecieron solo en Harlem.




©2022 ExperienceFirst

Si tenemos que morir | Claude McKay

Si tenemos que morir, que no sea como cerdos
perseguidos y encerrados en un lugar sin gloria,
mientras a nuestro alrededor ladran los perros rabiosos y hambrientos,
burlándose de nuestro maldito lote.
Si debemos morir, ¡oh, hagámoslo con nobleza!
Para que nuestra preciosa sangre no sea derramada
en vano; ¡incluso los monstruos que desafiemos
serán obligados a honrarnos aunque estemos muertos!
¡Oh, compañeros! ¡Debemos encontrarnos con el enemigo común!
Aunque superados en número, demostremos que somos valientes,
¡y por sus miles de golpes, devuelvan un golpe mortal!
¿Qué importa si ante nosotros se extiende la tumba abierta?
Como hombres, nos enfrentaremos a la manada asesina y cobarde,
¡arrinconados contra la pared, muriendo, pero luchando!

(trad. Juan Arabia)

Buenos Aires Poetry 2022