Nugae & Epigrama | Catulo

En vida, Catulo (Verona, actual Italia, h. 87 a.C. — Roma, h. 54 a.C.) fue un poeta de poetas¹, dirigiéndose a sus compañeros artesanos (docti o poetas académicos), especialmente a su amigo Licinius Calvus, quien a menudo es conmemorado póstumamente junto con él.
La escuela fue criticada por Cicerón y por Horacio, que nombra a Calvus y Catulo. En la medida en que Catulo compartió tales concepciones de lo que podría llamarse erudición poética, debe ser numerado en compañía de Gerard Manley Hopkins, T.S. Eliot y Ezra Pound y los románticos.

¹ Encyclopædia Britannica, Inc.

Nugae

XXX

Alfeno, inconsciente y falso para con tus queridos compañeros,
¿ya nada te compadece, cruel, de tu dulce amiguito?
¿Ya no dudas en engañarme, en traicionarme pérfidamente?
Los actos malvados de los hombres falaces no placen a los habitantes del cielo;
todo aquello lo ignoras y abandonas a este mísero en medio de los males.
¡Ah! Dime ¿Qué pueden hacer los hombres, en quién deben confiar?
Cierto, me ordenabas a entregar mi alma, induciéndome al amor, como si nada.
Igualmente, ahora te retractas y dejas tus palabras y tus actos
desvanecerse en los nimios vientos y en las altas nubes.
Si tú has olvidado, los dioses recordarán; la Lealtad se acuerda,
la cual hará que más tarde de tus actos te arrepientas.

XXX

Alfene immemor atque unanimis false sodalibus,
iam te nil miseret, dure, tui dulcis amiculi?
iam me prodere, iam non dubitas fallere, perfide?
nec facta impia fallacum hominum caelicolis placent;
quae tu neglegis ac me miserum deseris in malis.
eheu, quid faciant, dic, homines cuiue habeant fidem?
certe tute iubebas animam tradere, inique, me inducens in amorem, quasi tuta omnia mi forent.
idem nunc retrahis te ac tua dicta omnia factaque ventos irrita ferre ac nebulas aerias sinis.
si tu oblitus es, at di meminerunt, meminit Fides, quae te ut paeniteat postmodo facti faciet tui.

Epigrama

CVIII

Cominio, si por sentencia del pueblo tu blanca vejez
muere ensuciada en viciosas costumbres,
no dudo que, en efecto, primero
tu lengua cortada, enemiga de los buenos,
sea arrojada a un buitre hambriento;
arrancados tus ojos, los comerá con oscuro apetito un cuervo;
tus entrañas los perros y los lobos el resto de tus miembros.

CVIII

Si, Comini, populi arbitrio tua cana senectus
Spurcata impuris moribus intereat,
Non equidem dubito quin primum inimica bonorum
Lingua execta avido sit data volturio,
Effossos oculos voret atro gutture corvus,
Intestina canes, cetera membra lupi.

Extraído de Catullo, Poesia d’amore e disamore, Milano: Baldini Castoldi Dalai Editori, 2004, pp. 84 y 278 | Traducción de Mario Chávez Carmona para Buenos Aires Poetry, 2020.