Hotel «El Colony» | Efraín Huerta

Efraín Huerta (1914-1982). Nació en el pueblo de Silao, estado de Guanajuato, el 18 de junio. Hizo sus primeros estudios en León y en Querétaro. Fue periodista profesional desde 1936 y trabajó en los principales periódicos y revistas de la capital y en algunos de provincia. Fue también crítico cinematográfico. Perteneció a la generación de Taller (1938-1941), revista literaria que agrupó, entre otros, a Octavio PazRafael Solana y Neftalí Beltrán. Viajó por los Estados Unidos y Europa. El gobierno de Francia le otorgó en 1945 las Palmas Académicas.

Dentro del Grupo que integró la generación de Taller, Efraín Huerta se distinguió por su sana conciencia lírica, por su apasionado interés por la redención del hombre y el destino de las naciones que buscan en su organización nuevas normas de vida y de justicia. Sus primeros libros: Absoluto amor (1933) y Línea del alba (1936), están incluidos en Los hombres del alba (1944), además de su obra publicada en revistas hasta 1944. El amor y la soledad son sus dos temas principales; el amor visto con ternura desolada, lleno de muerte y de vida alternativamente, unidos al tema de la rebeldía contra la injusticia, patente en toda su poesía. En sus Poemas de viaje, 1949-1953 (1956), los temas son mensajes de paz, lucha en contra de la discriminación racial, la música de los negros, sus costumbres, etcétera. También de tema político y combativo es la segunda parte de su libro Estrella en alto (1956). La ciudad de México le inspiró bellos y desesperados poemas, en que al describir y atacar las lacras de la capital, le muestra al mismo tiempo su amor y su odio. 

Hotel «El Colony»
Isla de Pinos

A Roberto Fernández Retamar

Los siniestros tycoons con cara de zapato pecoso
lo planearon y construyeron para su alcohólico week-end

Costó una escamita de la serpiente Wall Street

Habrían de llegar ventrudos los dispépticos
los ulcerosos los sicópatas los artríticos
y sus bestialmente bellas secretarias

Vendrían los rufianes contratados por George Raft
y la más selecta y vibrante putería de Las Vegas

Ellos bailarían desnudos para imponer el diente sucio de la chequera
Ellas bailarían desnudas como lombrices de las tuberías

Debieron correr ríos agitados de whisky
y quemarse kilos y kilos de la verdemente liviana mariguana
La ruleta debería girar como la sierpe loca en el abismo
y los dólares suavizar la brutalidad de la reseca

«Venga al Hotel El Colony
…………………………………..el paraíso de la orgía!»

Pensaban inaugurarlo el primero de enero de 1959


Extraído de Efraín Huerta, Poesía Completa. Edición a cargo de Martí Soler, Fondo de Cultura Económica, México, D. F., 2013, p. 317 | Buenos Aires Poetry, 2021