Neptuno y las Faunas, por Nicolás García Sáez

Un timorato en el lúgubre huerto
recuerda el susurro
de la poetisa
y un sueño que transcurre
entre la oscuridad

Al ponerse el sol
son millones
los seres vivos, que descienden
atraídos, absorbidos
por el lugar más remoto del mundo

En el Bentos Abisal
hay destellos
como niebla, en las tinieblas
de colores fulgurantes
que se apagan

Crustáceos y erizos ovalados
¡ofiuroideos!
rizópodos, seudópodos
un braquiópodo que come
a un pez globo esponja

Medusas, cabezas
de ballenas comidas
corrientes marinas
y esqueletos vetustos
de lirios fosilizados

A lo lejos, por fin, un túnel
y un geiser donde viven
luciérnagas acuáticas
con pepinos remisos
de aire tranquilo

La poetisa enciende
apaga
y otra vez —la luz— al ver el mar
con el sol
del nuevo sueño que traerá el timorato

—–

∇ «Sueño que pudo haber tenida la poetisa en el Bentos Abisal», en Neptuno y las faunas, de Nicolás García Sáez. Editorial Buenosaires Poetry, 2014. Diseño Editorial: Doppelgänger