Poesía de Martin Zuñiga Chavez

Martín Zúñiga Chávez (Cusco, Perú, 7 de noviembre de 1983)

Es poeta, editor, gestor cultural y catedrático. Acaba de publicar el libro de no-ficción No siga ese pájaro (Paracaídas editores, Perú, 2017). Es también autor de los libros Gavia (Ediciones Fecit, España, 2009), Pequeño estudio sobre la muerte (Ediciones Cope, Perú, 2010), Cover (Editorial Difacil, España, 2011), entre otros títulos. Su obra ha recibido importantes premios en España, México y Perú.  Es maestrista en Literatura en la especialidad de Análisis del Discurso por la Universidad Nacional de San Agustín. Coorganiza el Festival Internacional de Poesía de Arequipa, gestiona espacios literarios (encuentro con autores, club de lecturas, etc.) en Arequipa y desde hace varios años gestiona el proyecto LAE:LEA capítulo Perú Urbanotopia.

_

frag |83|43|

leí durante las vacaciones en un ensayo burdo:
hay una breve diferencia entre un treno (canto
funeral realizado en ausencia del cadáver) y un
epicedio (canto funeral realizado en presencia
del muerto) YO deseo sus deseos el sabor tan
dulce de reventar cráneos de políticos contra
el pavimento aunque ceder es una forma de la
debilidad. las marchas las manifestaciones son
el primer sí de una geografía nueva los describe
desde su pecho y desde los ojos de ron los otros
los moribundos celestes no encajan en la larga
lista de la bioectomía y esperan turno desde
la madrugada no nos hemos portado muy bien
y estoy todavía demasiado dormido para sentirlo
y muy feliz como esta insolente y colosal cumbia.

_

Vértigo

Entonces de pronto el tedio, la torpeza. La casa es un desorden vacío: retazos de imágenes caminan por el mundo cual película muda, tal vez ciega. Y las constantes (la gravedad, la velocidad de la luz) fugas del agua entre las manos, vestidos hechos de retazos. La determinación de un niño con mucho tiempo y nada de dinero, enfermo de sucesos, de pasado, con otro corazón dentro del cráneo. Entonces crece algo estéril en el cuerpo, acaso un poema ingenuo o una diatriba. Todo se pone en marcha en la noche al compás del sol. Porque regresar es el único movimiento prohibido. Porque se mira en silencio. Porque si se rompe el silencio se rompe la mirada. Porque un cuadro nace en el ruido o en sus fronteras. Porque el ruido destapa ojos y se filtra en el cuerpo. Porque son cuerdas de guitarras españolas. Porque la cuarta cuerda está rota. Porque los zapatos ya son caminos. Porque es la forma más límpida de encontrar. Porque los números primos son divisibles solo por el 1 y por ellos mismos, son solitarios y sospechosos. Labios que podrían besar componen rezos para la casa rota. Son los mejores momentos cuando con dedicación nos visitamos, nos damos abrazos, leemos juntos. Viajamos más de siete veces alrededor del mundo en un solo instante, alrededor en un toro mecanizado para ser menos sanguinarios, menos bárbaros. Se carcome primero el aire a sí mismo. Otra de las características de un determinado tipo de estafador es simular saber de algo que no sabe para conseguir dichas. Luego sucede el sueño. La vida te enseña cómo fingirla si vives lo suficiente. Y los colores de su ropa sobre el espejo blanco de la nieve son hitos que marcan el camino a la lumbre. Mientras, la hierba aún crece.

_

Siga este pájaro

las aves amarillan cuando pasan los perros.
pintar eso
ponerle tréboles olores humedad
velocidad
las aves saben cuánto los perros son traslado
¿quién eres? saludas entre las plumas
y vibra la cuerda floja
pintarlo
en su propio natural sin escusas sin traducciones
detenerlo en el gesto binario que limita la metáfora
la acción marcada por accidentes gramaticales
soy demasiado tarde
afuera hay
otros movimientos que absorbe cual pozo arena
y mete aves y perros en silencio por los sentidos

la esquirla de una bala moviéndose
con tanta fuerza
que pierde el color hasta destruirse.
una metáfora sónica
y sigues tendida a mi lado
y tu corazón aún brilla en mi boca

_

País abierto
a Alarico, todista

mi país es tan pequeño que si me levanto
por el lado izquierdo de la cama
ya soy un extranjero. mi país
no tiene más que una estación solo de salida
de buses. en mi país cuando trajeron
un cristo crucificado para la única iglesia
tuvieron que cortarle un brazo para
que entrara. en mi país los días
duran la mitad. y la gente tiene
herramientas que a la vez son una taza
un taladro una espada un tambor una silla.
para que la comida dure el doble
comemos frente a los espejos.
ahora que viajo me doy cuenta
que solo se puede hacer bien el amor
en mi país. cuando vino la sequía
nadie se dio cuenta. cuando llegó
el invierno incendiamos la iglesia
y creamos al menos tres religiones más.
mi país tiene la misma cantidad
de alfabetos que de personas.
al miedo no lo conocemos pues hemos
sembrado tanto horror en el mundo,
que solo le tenemos pánico a dormir
porque en mi país nadie sabe
convertido en qué se puede despertar.

_

Papas y camotes
a Toño, Maroquero

cuando cocino el sabor depende
para quién sea y qué tal me caiga.
cuando cocino para mí, por ejemplo,
todo me sale feo, quemado y triste.
cuando cocino para mi madre
todo sabe a leña verde y recojo violetas
en el camino para adornar su lápida
pues como todos saben mamá no está muerta.
cuando cocino para mi padre hay mucho ajo
y pólvora y clavos y esquirlas de mercurio.
cuando cocinamos con mi hijo él dice
que todo le gusta porque él cocina más que yo.
cuando cocino para mi amor estoy distraído
y estas llagas en mis manos son de agua
helada y aceite hirviendo pues las estrellas
son difíciles de sazonar.
cuando cocino para el Hombre
al cual a pesar de todo le tengo fe
las papas saben a papas
y los camotes, a camotes.

_

frag |20|72|
leí en una tarjeta navideña de felicitación:
Pero hubo un tiempo, amada, en que fui duro.
(casi Brecht)
Como si tuviera en las manos
una taza de café humeante
y estuviera a punto de estornudar.
Así me siento.
_

frag |89|48|
leí mientras despertaba en el periódico oficial de la nación:
solas se oyen las calles no se garantiza la vigencia de los derechos
y libertades constitucionales en su huir brutal de carnicería
por eso cuando grande como consecuencia de la declaratoria
cesa la plena vigencia de los derechos ciudadanos quisiera ser
lector, algo que es por libertad de acción, detención legal,
interrogatorio a detenidos o presos, libertad de locomoción mucho
más civil, honrado y modesto que este miedo con caries
derecho de reunión y manifestación y portación de armas, contenidos
en los artículos citados pero mientras tanto, escarbo días a mano.