Fuego Frío | Verónica Zondek

Verónica Zondek nació en Santiago de Chile en 1953. Reside en la ciudad de Valdivia.  Poeta, traductora y gestora cultural.  Licenciada en Historia del Arte en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Forma parte del comité editorial de LOM Ediciones y de algunas revistas en Chile y el extranjero. Es Asesora externa del Dpto. de Coordinación de Extensión de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Chile. Ha participado en numerosos encuentros literarios, tanto en el país como en el extranjero y ha sido organizadora o co-organizadora de muchos. El último es el reciente Coloquio Internacional Escrituras de la Traducción Hispánica realizado en La Universidad Austral de Valdivia y el Ciclo de poetas latinoamericanas Con-versos y Conversas que se realizó en la Universidad Austral de Valdivia y en la ciudad.  Ha formado parte del jurado de concursos como los del Consejo del Libro,  Fondart, Chilectra  y Santibán y ha obtenido dos veces la beca que otorga el Fondo del Libro para escribir, en 1997 y en el 2006. La beca Fondart la recibió el 2007 para realizar junto al fotógrafo Abel Lagos el proyecto La Raiz del Viento en la Patagonia. Ha sido publicada en muchas y diversas antologías de poesía de Chile y otros países.  Sus poemas y artículos han aparecido en revistas de literatura tanto nacionales como extranjeras. 

1

Tshhhhhhh………
Tshhhhhhhhhhhhh…………

Entra
entra de cuajo
de cuajo arranca
……………..enhebra ojos
……………..ve desalojos
y aletea
….aletea
….aletea un tiempo de arrastre.

Clava
clava el cuerpo en alas dementes
afloja lluvias
……….enardecidos torrentes
……….truenos
y parte
….parte el alma
él
no otra cosa que
………………..una danza de vientre
……….una chispa que siente.
Entonces vuelve.
Vuelve
se va
tergiversa
engancha
truena al pico con ala feroz
y es su rabia
su rabia violeta
la que con pies de plomo
agita y entorpece el aire.

Silencio.

Acaece un silencio
y los opalinos vuelan por nada.

Grazna
grazna un pájaro.
Chilla
canta su rugido
y cubre
con mano de carne tibia
un pecho de cielo
un ya quedo
un ya botafuego
como si no fuese sino un ungüento
una pastita poca
en historias de azoro que arden/ incendian/ incineran
estos
los oscuros pasillos del proverbio sideral.
Ni fresco ni original………..Presente.

Un nuevo asomo de ala demente.

Un torbellino de alma caliente.

Un misterio de soplo crujiente.

Un ¡ay!
y es valiente.

Dizque dulce es la compañía
……….el ronquido
……….el cierto despeñadero de cielo o mar adentro
……….el castigo de fustes o el premio al paso del tiempo
……….la danza de fuego frío
¡uff ff ff ff!…—————y en algo
en alguito algo
encontrar un sentido.
Abismos
acantilados
arenas del desierto
cobijos todos al descubierto alado del viento
……de esta ánima
que
por no alcanzar un nombre
no adueña palabra ni cadencia
mas
encabrita locuras sordas
o
descansa en mí
pues
si alguna vez fui alguien
ya
no soy más que una de nada

en medio pasto
y en vientoymedio

atrapada.

4 (fragmento)

Subo al monte/ miro el lago/ y en el lago las monta.as/ los troncos
fallecidos/ la historia viva y sin lengua/ el sueño apagado/ las nubes que
pasan/ y cantan/ y alardean/ y lloran.

Niebla/ horizonte vago/ luz dispersa/ tiempo/ bosque ido/ presencia y
ausencia en el agua/ porque el mundo es otro/ siempre otro/ fragmento
de tu maldad/ o belleza inabordable/ y yo/ frente a tu foto detenida en el
rostro del lago/ ya no s./ ni sabré/ quién es el encapuchado que manda/
qué hace o deshace/ y por qué

Baja el viento y no es más que ausencia
…………….erizo brotado en piel andariega
como si sin querer queriendo
captase sin concesión el trémulo indicador del mundo.

Y ese quién soy entre los pastizales/ entre las estepas envueltas en silbido
gimiente/ galopa/ galopa ya/ y penetra en lóbulo izquierdo/ y anida
en medio del estómago/ y congela el movimiento / y nos avisa/ y nos
dimensiona/ y violento

nos desciende
nos desciende hasta el origen
ahí
donde todo no es sino oscuridad acuosa en barbecho
y la intemperie
no otra cosa que una lejana presencia.

7

Vea usted.
un esqueleto yace desnudo en medio de la pampa.

El cerro duerme y duerme el muerto y duermen los cuerpos quemados.

Dos ñires conversan como dos viejos en el mundo.
Dos balbucean en la tierra carneada.
Vacas/ yeguas/ caprinos
ah.
cuando el descenso de las aguas.

Siempre sangramos por la herida.

Hombre o ballena….

La muerte es negra
y ordena.


Extraído de Fuego Frío (LOM Ediciones, Stgo, Chile, 2016)