Flowers for Hitler | Leonard Cohen

 

Durante la década del 60´, mientras vivía en la pequeña isla griega de Hidra y experimentaba largas jornadas de ayuno, speed y anfetaminas, Leonard Cohen escribió lo que muchos consideran su mejor libro de poesía, Flowers for Hitler. Transgresor, irónico, con el tono despojado característico de su voz, Cohen nos invita a ser espectadores de un baile tan inútil como necesario: criado en las raíces de una familia ortodoxa judía, en Flowers for Hitler Cohen parecía no sólo estar animándose a la reconciliación lúdica con el mayor verdugo de su pueblo, sino a bajarlo del pedestal en el que lo había colocado el folklore romántico mundial. Por detrás de cada verso parece esconderse la inevitable sonrisa del poeta canadiense ante un siglo XX bañado en sangre, flores y miseria. Durante su estadía en Hidra, Cohen trabajó en Flowers for Hitler (1964) y las novelas The favourite game (1963) y Beautiful Losers (1966), además de componer canciones para su disco Songs From a Room (1969).

Fermín Vilela


 

What I’m Doing Here

I do not know if the world has lied
I have lied
I do not know if the world has conspired against love
I have conspired against love
The atmosphere of torture is no comfort
I have tortured
Even without the mushroom cloud
still I would have hated
Listen
I would have done the same things
even if there were no death
I will not be held like a drunkard
under the cold tap of facts
I refuse the universal alibi

Like an empty telephone booth passed at night
and remembered
like mirrors in a movie palace lobby consulted
only on the way out
like a nymphomaniac who binds a thousand
into strange brotherhood
I wait
for each one of you to confess

Qué estoy haciendo acá

Yo no sé si el mundo ha mentido
Yo he mentido
Yo no sé si el mundo ha conspirado contra el amor
Yo he conspirado contra el amor
El ambiente de tortura no es algo muy cómodo
Yo he torturado
Incluso sin la Nube de Hongo Atómico
habría odiado de igual manera
Escúchenme
Yo habría hecho las mismas cosas
incluso si la muerte no hubiese estado
Yo no seré sostenido como un borracho
bajo la fría canilla de los hechos
Yo rechazo la coartada universal

Como una cabina telefónica vacía
en la que se pasó toda una noche
y recordándola
como espejos en el vestíbulo del palacio de película
que son consultados tan sólo al salir
como un ninfomaníaco que se ata a cientos
en absurda hermandad
yo espero
que cada uno de ustedes confiese

The first murder

I knew it never happened
There was no murder in the field
The grass wasn’t red
The grass was green
I knew it never happened

I’ve come home tired
My boots are streaked with filth
What good to preach
it never happened
to the bodies murdered in the field

Tell the truth I’ve smoked myself
into love this innocent night
It never happened
It never happened
There was no murder in the field

There was a house on the field
The field itself was large and empty
It was night It was dead of night
There were lights in the little windows

El primer homicidio

Supe que jamás pasó
No había homicidio en el campo
El pasto no era rojo
El pasto era verde
Supe que jamás pasó

Llegué muy cansado a casa
Mis botas están llenas de mugre
Es bueno predicar
jamás les pasó nada
a los cuerpos asesinados en el campo

Decí la verdad que me fumé
en el amor en esta noche inocente
Jamás pasó
Jamás pasó
No había homicidio en el campo

Había una casa en el campo
El campo en sí era grande y vacío
Era de noche era la muerte de la noche
Había luces en las pequeñas ventanas

I wanted to be a doctor

The famous doctor held up Grandma’s stomach.
Cancer! Cancer! he cried out.
The theatre was brought low.
None of the internes thought about ambition.

Cancer! They all looked the other way.
They thought Cancer would leap out
and get them. They hated to be near.
This happened in Vilna in the Medical School.

Nobody could sit still.
They might be sitting beside Cancer.
Cancer was present.
Cancer had been let out of its bottle.

I was looking in the skylight.
I wanted to be a doctor.
All the internes ran outside.
The famous doctor held on to the stomach.

He was alone with Cancer.
Cancer! Cancer! Cancer!
He didn’t care who heard or didn’t hear.
It was his 87th Cancer.

Quise ser médico

El prestigioso médico levantó el estómago de la Abuela.
Cáncer! Cáncer! gritó.
El teatro estaba derribado.
Ninguno de los internos pensó en su ambición.

Cáncer! Todos miraron para otro lado.
Pensaban que el cáncer saltaría
y los agarraría. Odiaron estar cerca.
Esto pasó en Vila en la Escuela Médica.

Nadie podía quedarse quieto.
Podrían estar sentados al lado del Cáncer.
El cáncer estuvo presente.
El cáncer había sido sacado de su botella.

Yo estaba mirando el ventanal.
Quise ser médico.
Todos los internos se fueron corriendo.
El prestigioso médico se aferró al estómago.

Estaba solo con el cáncer.
Cáncer! Cáncer! Cáncer!
No le importo quién estuviese o no escuchando.
Era su 87avo Cáncer.

Folk

Flowers for Hitler the summer yawned
flowers all over my new grass
and here is a little village
they are painting it for a holiday
here is a little church
here is a school
here are some doggies making love
the flags are bright as laundry
flowers for hitler the summer yawned

Folk

Flores para Hitler el verano bostezó
flores por todo mi pasto nuevo
y por acá hay un pueblo chiquito
lo están pintando para las vacaciones
por acá hay una iglesia
por acá hay una escuela
por acá hay algunos perritos haciendo el amor
las banderas están brillantes por su lavado
flores para Hitler el verano bostezó

The suit

I am locked in a very expensive suit
old elegant and enduring
Only my hair has been able to get free
but someone has been leaving
their dandruff in it

Now I will tell you
all there is to know about optimism
Each day in hub cap mirror
in soup reflection
in other people’s spectacles
I check my hair
for an army of alpinists
for Indian rope trick masters
for tangled aviators
for dove and albatross
for insect suicides
for abominable snowmen
I check my hair
for aerialists of every kind
Dedicated as an automatic elevator
I comb my hair for possibilities
I stick my neck out
I lean illegally from locomotive windows
and only for the barber
do I wear a hat

El traje

Estoy encerrado en un traje carísimo
viejo elegante y duradero
Solamente mi pelo consiguió liberarse
pero alguien estuvo dejando
su caspa sobre él

Ahora les voy a contar
todo lo que hay que saber sobre el optimismo
Cada día en el espejo del taparuedas
en el reflejo de la sopa
en los anteojos de otras personas
reviso mi pelo
en búsqueda de un ejército de alpinistas
de maestros de la cuerda india
de aviadores enredados
de palomas y albatros
de bichos suicidas
de abominables hombres de la nieves
me reviso el pelo
en búsqueda de acróbatas de cualquier tipo
Entregado como un ascensor automático
me peino el pelo en búsqueda de posibilidades
me estiro el cuello
me inclino ilegalmente desde ventanas locomotoras
y sólo para ir a la peluquería
me pongo sombrero.


Extraído de Leonard Cohen, Flowers for Hitler (McClelland And Stewart Ltd, 1964,156 p.p) | Traducción de Fermín Vilela | Buenos Aires Poetry, 2019.