David Gascoyne | Las Cúpulas Cúbicas

David Gascoyne (1916-2001) | «Pero ¿qué debe decirse de la carrera de un poeta de gran importancia, David Gascoyne, que ha producido más bien poco y casi al azar?», se preguntaba Peter Levi. Gascoyne publicó su primer libro de poesía a los dieciséis años y A Short Survey of Surrealism en 1935: «Soy un poeta que se pasó a la escritura joven y después enloqueció». Tradujo a Pierre-Jean Jouve (su poeta favorito, en quien veía conectadas la espiritualidad y la fuerza erótica), Jean Tardieu, René Char, René Daumal, Valery Larbaud, Francis Ponge, Jules Supervielle y Raymond Queneau. No pocos opinan que fue uno de los más notables poetas religiosos del siglo XX. Hopkins fue uno de sus modelos. Publicó en Journal 1936-1942 en el que confiesa, entre otras cosas, que durante varios meses en 1936 vivió bajo el influjo de In Memoriam de Tennyson. Conoció a los hermanos Durrell. Su gran descubrimiento fue un ejemplar de los Poemas de la locura de Hölderlin traducido por Jouve y Pierre Klossowski. Entre sus virtudes, Edward Lucie-Smith destacó «la habilidad para proyectar una cualidad visionaria a pesar de todos los defectos de detalle». Vivió en una isla de Wight con sus padres y luego con su mujer, Judy, a quien conoció en una clínica psiquiátrica en esa isla. Ella les leía poemas a sus pacientes hasta que uno de ellos le dijo que era el autor del poema que acababa de leer. 

Matías Serra Bradford

 

Las Cúpulas Cúbicas

Desde luego desde luego está volviéndose muy sofocante
las macetas hindúes de pluma salen a gatas de la habitación
la lenta voz del dueño de la tabaquería es como un círculo
dibujado en el piso con tiza y dentro hay hormigas
y sí hay un zapato sobre la mesa
y sí es tan normal como el interior de un reloj
personificando la variabilidad del clima
o negando por completo la existencia de los manu
ya después de todo por qué debería el amor parecerse a un cojín
por qué debería el obstáculo flotar hacia el cielorraso
y en nuestro ático siempre se dice
que este es un país sombrío el país más inundado de la tierra
y por otra parte deberíamos examinar el problema de vivir
con sus grandes paracaídas rosas llenos de carne de cordero mal cocida
su tableaux de los arzobispos vestidos en paños menores
alguna vez te detuviste a pensar por qué el pasto es verde
sí al menos se dice más verde que el hombre en la luna
y esa es la razón

el lienzo de países planos se tuesta al sol
y la luz de las estrellas es imantada por flores transparentes
y al final se la olvidan hombres y bestias
el casco la grúa y la monja hipnotizada
porque los límites de mi reino son realmente desconocidos
y sus fábricas trabajan toda la noche
creando los canastos de basura canónicos más resistentes
y raquetas de esquí para los que se alimentan de hormigas
que siguen los refulgentes crímenes tan lejos como el estanque
y luego encienden una magnífica hoguera de viejos clavos oxidados
y de hecho el Estado les paga por sus crímenes
hay espacio para todos ellos en la caja musical del ilusionista
todavía queda lugar hasta para la más severa de las caras
porque se necesitan caras para clavar a los muros del emperador
por rodar por las escaleras igual que una comparsa de marineros cristianos
cuyos corazones se queman en la nieve.

The Cubical Domes

Indeed indeed it is growing very sultry
The indian feather pots are scrambling out of the room
The slow voice of the tobacconist is like a circle
Drawn on the floor in chalk and containing ants
And indeed there is a shoe upon the table
And indeed it is as regular as clockwork
Demonstrating the variability of the weather
Or denying the existence of manu altogether
For after all why should love resemble a cushion
Why should the stumbling-block float up towards the ceiling
And in our attic it is always said
That this is a sombre country the wettest place on earth
And then there is the problem of living to be considered
With its vast pink parachutes full of underdone mutton
Its tableaux of the archbishops dressed in their underwear
Have you ever paused to consider why grass is green
Yes greener at least it is said than the man in the moon
Which is why

The linen of flat countries basks in the tropical sun
And the light of the stars is attracted by transparent flowers
And at last is forgotten by both man and beast
By helmet and capstan and mesmerised nun
For the bounds of my kingdom are truly unknown
And its factories work all night long
Producing the strongest canonical wastepaper-baskets
And ant-eaters’ skiing-shoes
Which follow the glistening murders as far as the pond
And then light a magnificent bonfire of old rusty nails
And indeed they are paid by the state for their crimes
There is room for them all in the conjuror’s musical-box
There is still enough room for even the hardest of faces
For faces are needed to stick on the emperor’s walls
To roll down the stairs like a party of seafaring christians
Whose hearts are on fire in the snow.

David Gascoyne in 1951. Photograph: George Douglas/Hulton/Getty/Corbis


Extraído de La Isla Tuerta | 49 poetas británicos (1946-2006). Selección, traducción & notas de Matías Serra Bradford, Lumen, España, 2009. pp. 23-24.