Modestias | Philip Larkin

Larkin comprendió que el simbolismo y el modernismo anglosajón que habían hecho de T. S. Eliot la referencia de la poesía anglosajona del primer tercio de siglo tocaba su fin, y que en lugar de seguir ese lenguaje que mitologizaba los hechos más prosaicos (esa mezcla de cotidianidad y metafísica tan característica de La tierra baldía) debía crear una poética menos pretenciosa, más arraigada en su experiencia única y singular. Ya en 1949 esbozaba esa poética en un sencillo poema titulado «Modestias», cuya primera estrofa nos dice:

Las palabras sencillas como alas de pájaro / no mienten, / no adornan las cosas / por timidez.

Naturalmente, esa «timidez» es todo lo contrario de la actitud intelectualmente arrogante de Eliot o Auden, por no hablar de Ezra Pound.

Modestias

Las palabras sencillas como alas de pájaro
no mienten,
no adornan las cosas
por timidez.

Los pensamientos que ruedan como peniques
a través de cada reinado,
se reducen a su máxima sencillez
pero perduran.

Los hierbajos no deberían crecer,
pero poco a poco
alguno da una flor, aunque
nadie la ve.

Modesties

Words as plain as hen—birds’ wings
Do not lie,
Do not over—broider things—
Are too shy.

Thoughts that shuffle round like pence
Through each reign,
Wear down to their simplest sense
Yet remain.

Weeds are not supposed to grow
But by degrees
Some achieve a flower, although
No one sees.

Extraído de Philip Larkin, Antología poética. Edición y traducción de Damia Alou, Ediciones Cátedra, Madrid, 2016 | Buenos Aires Poetry, 2021