La poesía en el vórtice: Ezra Pound en BLAST, por Lucas Margarit

∇ Lucas MARGARIT, «La poesía en el vórtices: Ezra Pound en BLAST». Artículo completo en N° Especial de Ezra Pound, Buenos Aires Poetry, 2015.

Uno de los aspectos centrales en la poética del joven Ezra Pound es la proyección incesante que presenta su obra en diferentes medios para poder asistir a la modernización de la poesía en lengua inglesa, sobre todo en el caso de los poetas norteamericanos que en ese momento se encontraban en Europa. El año 1914 es un año plagado de acontecimientos importantes en la vida de Pound: se casa con Dorothy Shakespear, conoce a T.S. Eliot y comienza la Gran Guerra. Con respecto a su propia creación y promoción de la poesía moderna es un período de producción incesante donde encontramos un Pound entusiasta y trabajando con los cuadernos de idioma chino de Ernst Fenollosa y sus traducciones de poesía lo que dará como resultado la publicación en la Quarterly Review de una serie de notas que incluía dos poemas “Kinuta” y “Hagoromo” y que posteriormente, a partir de sus propias versiones compilará el volumen Cathay; el descubrimiento y la promoción de la Spoon River Anthology de Edgar Lee Masters en la revista Egoist que él dirigía, revista donde también publicó, a comienzos de ese año su primer trabajo sobre la obra escultórica de Henri Gaudier-Brzeska, “La nueva escultura”; la discusión con Amy Lowell sobre el Imaginismo luego de editar y publicar Des Imagistes: An Anthology, etc.
Entre otras actividades debemos rescatar también su participación activa en las veladas que organizaba Windaham Lewis en su Rebel Art Center. En este centro Pound había dictado conferencias y había leído alguno de sus poemas cuando Lewis comienza a dar forma a una nueva revista que diera una visión nueva sobre el arte moderno. En 1914 aparece el primer número de la revista BLAST, que fue el medio de difusión del movimiento Vorticista. En abril de 1914 ya había sido anunciada BLAST en la revista Egoist. En una página en blanco y negro se presentan las características de esta revista centrándose en la discusión y promoción del arte modernos: “Discussion of Cubism, Futurism, Imaginisme and all Vital Forms of Modern Art” [Discusión sobre el Cubismo, el Futurismo, el Imaginismo y todas las formas vitales del arte moderno].
Es interesante observar que hasta entonces no se hace mención del Vorticismo lo que nos hace suponer que entre la aparición de este número de abril de Egoist y la aparición del primer número de BLAST en julio de ese mismo año, se fue armando esta nueva idea a instancias de Pound. Sabemos que fue él el que dio nombre al grupo —tal como se afirma en este número inicial— que estaba conformado esencialmente por tres miembros, Lewis, Pound y Gaudier-Brzeska. Como muchas publicaciones de vanguardia, la revista BLAST tendrá también una vida efímera, sólo pasaron por la imprenta dos números, el primero programado para junio de 1914 (aunque apareció al mes siguiente) y el segundo de julio del año siguiente. La portada de la revista dará cuenta del espíritu que movía a estos poetas y artistas, un fondo rosado fuerte con el título BLAST atravesado en diagonal. Nada más, sin más información en el exterior, solo el nombre como una explosión tipográfica.
Sin dudas encontramos puntos en común entre la teoría de la poesía de los imaginistas propuesta por Pound y ciertos aspectos de la teoría vorticista, es más, será el propio Pound quien lo sostiene en “Vortex”:

EVERY CONCEPT, EVERY EMOTION PRESENTS ITSELF TO THE VIVID CONSCIOUSNESS IN SOME PRIMARY FORM. IT BELONGS TO THE ART OF THIS FORM. IF SOUND, TO MUSIC; IF FORMED WORDS, TO LITERATURE; THE IMAGE, TO POETRY; FORM, TO DESIGN COLOUR IN POSITION, TO PAINTING ; FORM OR DESIGN IN THREE PLANES, TO SCULPTURE; MOVEMENT TO THE DANCE OR TO THE RHYTHM OF MUSIC OR OF VERSES.

El aspecto que nos interesa es el de la imagen en relación a la poesía que es la base de los Imaginistas y su distancia de un romanticismo tardío centrado en la abstracción y a la evocación y no “al tratamiento directo de la cosa” tal como Pound pregonaba. Más adelante, en este mismo manifiesto, en el apartado “POETRY” afirma: “The primary pigment of poetry is the IMAGE”, reafirmando la importancia de la imagen como centro de la escritura poética y también reafirmando la continuidad de su propia poética iniciada con el Imaginismo. Esto creemos que debe ser considerado ya que esta continuidad conforma una poesía y una poética coherentes –pese a los cambios evidentes- a lo largo de su producción.
En la revista de Lewis, Pound tendrá una participación importante, colaborando con poemas, firmando manifiestos y escribiendo textos de carácter programático como el que citamos más arriba. Por otra parte, también participa del vorticismo escribiendo y explicando su contribución al arte moderno en otras publicaciones tal como Fortnightly Review en el mismo año de aparición de BLAST. Allí explicará las diferencias entre el Futurismo y el Vorticismo,aludiendo a una cuestión particular que entra en conflicto en alguna medida con la perspectiva más radical de Lewis: “El vorticismo no tiene el curioso tic de destruir glorias pasadas”. Creemos que esta característica de la poética poundiana se proyecta en toda su obra a partir de la consigna “Make it new” que no reniega de la tradición, sino que, por el contrario, la amplía hacia terrenos inexplorados del lenguaje poético, lo que se manifiesta ya en su primera producción poética, en sus participaciones en BLAST y, sobre todo, en el The Cantos. Esta idea la encontramos en uno de sus ensayos, “The Tradition” donde afirma que “El retorno a los orígenes fortifica porque implica el retorno a la naturaleza de la razón”.
Volviendo a BLAST vemos que Ezra Pound participa en el primer número con una serie de 12 poemas de diferente extensión y con un tono particular en cada uno de ellos. Vemos desde una diatriba contra la visión conservadora de The Times frente al arte y la poesía modernos a la presentación de dos epitafios, uno dedicado a Fu I y el otro a Li Po, pasando por una meditación irónica sobre los hábitos del hombre. Evidentemente una de las características que encontramos en esta serie es el uso del verso libre como conformación de un lenguaje poético que sacude las palabras, pero que también articula una múltiple aproximación a la poesía desde lo cotidiano pero también desde tradiciones alejadas del mundo anglosajón (la poesía provenzal, la poesía china, etc.). El primer poema de esta serie, “Salutation the Third”, es el más extenso de los poemas, donde de manera directa se hace una defensa del modernism a partir de una relación tensa con las reseñas y la presión de una mirada conservadora sobre la poesía de Pound. Lewis parece que le había pedido a Pound un poema con cierta violencia contra la imparcialidad de las críticas que recibían acerca de su producción y que lo hiciera de forma desagradable: el resultado fue este texto que incluso Pound había presentado para ser publicado en Poetry donde había sido rechazado justamente por su tono “desagradable”. Es quizá el poema que más se acerca al espíritu de BLAST, contestatario, agresivo, directo. Leamos los primeros versos:

Let us deride the smugness of ‘The Times’: GUFFAW!
So much for the gagged reviewers,
It will pay them when the worms are wriggling in their
vitals;
These are they who objected to newness,
Here are their TOMB-STONES.
[Burlémonos de la vanidad de The Times: ¡CARCAJADA!
Demasiado para los reseñadores amordazados,
Se les pagará cuando los gusanos se retuerzan en sus órganos;
estos son los que objetaron la novedad,
aquí están sus LÁPIDAS.]