Epílogo, de Ezra POUND

Luego de publicar los poemas más representativos de la época de Lustra de Ezra Pound (aquellos en los que explícitamente se burló de los reseñadores de The Times, The Spectator, y críticos y literatos del ambiente) aquí cerramos el círculo con la traducción  de “Epílogo”, uno de los últimos poemas del volumen publicado en 1917.

A pesar de que Pound siempre mantuvo una buena y periódica relación con la editora de revista Poetry de Chicago (Harriet Monroe), y publicó allí muchos de sus poemas, en una carta de 1914 el poeta le llegó a escribir a su madre “fue Tagore quien introdujo Contemporania en las golas de Chicago. O al menos se lo leyó en voz alta a aquella junta de imbéciles de Poetry diciéndoles lo bueno que era aquel material”[1].

Precisamente, se trataba de estos primeros poema de Lustra (“Salutation the Second”, “Tenzone”, “Commission” o “Further Instructions”) los que Harriet Monroe había considerado “demasiado francos”.

En “Epílogo”, Pound se pregunta por el resultado y las impresiones que causaron esos poemas, finalmente publicados en Poetry. Sin embargo, y a pesar de que el poema pareciera portar cierta auto-crítica, Ezra Pound (que siempre juzgaba en primera instancia las condiciones productivas) manifiesta el desprecio por sus lectores, y compara sus emociones (Your emotions?) con las de un mozo de café.

J. A.

Epílogo

Oh chansons precedentes
Ustedes fueron una maravilla de siete días,
Cuando salieron en las revistas
Crearon un considerable revuelo en Chicago[2],
Y ahora están viejas y desgastadas,
Completamente pasadas de moda,
Un vestido acampanado, un bonete calesa,
Una antigüedad hogareña y transitoria.
Sólo la emoción perdura.
¿Las emociones del lector?
Son las de un maitre-de-cafe[3].

***

Epilogue

O chansons foregoing
You were a seven days’ wonder.
When you came out in the magazines
You created considerable stir in Chicago,
And now you are stale and worn out,
You’re a very depleted fashion,
A hoop-skirt, a calash,
An homely, transient antiquity.
Only emotion remains.
Your emotions?
Are those of a maitre-de-cafe.

 

 

 

 

 

[1] Noel STOCK, Ezra Pound. EDICIONS ALFONS EL MAGNANIM, INSTITUCIÓ VALENCIANA D´ESTUDIS I INVESTIGACIÓ. Valencia, 1989.
[2] Poetry (Chicago)
[3] El maître. K. K. Ruthven señala una semejanza con el poema “Dans le Restaurant”, de T. S. Eliot.

∇ Traducción y Notas, de ©Juan Arabia, 2016.