Canción de la Torre más Alta – de Arthur RIMBAUD

Canción de la torre más alta


Ociosa juventud
Esclavizada a todo,
Por obediencia
Me perdí la vida.
¡Ah! Que venga el tiempo
En que los corazones se enamoren.


Me dije a mí mismo: deja,
Y que nadie te vea:
Y sin la promesa
De los goces más altos.
Que nada detenga
El augusto retiro.


Tuve tanta paciencia
Que sólo queda el olvido.
Temores y dolores
Partieron al cielo.
Y la sed maldita
Oscurece mis venas.


Así la Pradera
Liberada al olvido,
Más alta, florecida
De incienso y cizañas
Al zumbido feroz
De cien moscas sucias.


¡Ah! ¡Mil viudas
De un alma tan pobre
Que sólo tiene la imagen
De Nuestra Señora!
¿Acaso hay que rezarle
A la Virgen María?
Ociosa juventud
Esclavizada a todo,
Por obediencia
Me perdí la vida.
¡Ah, que venga el tiempo
En que los corazones se enamoren!
Mayo de 1872.

Chanson de la plus haute tour

Oisive jeunesse
A tout asservie,
Par délicatesse
J’ai perdu ma vie.
Ah ! Que le temps vienne
Où les coeurs s’éprennent.

Je me suis dit : laisse,
Et qu’on ne te voie :
Et sans la promesse
De plus hautes joies.
Que rien ne t’arrête,
Auguste retraite.

J’ai tant fait patience
Qu’à jamais j’oublie ;
Craintes et souffrances
Aux cieux sont parties.
Et la soif malsaine
Obscurcit mes veines.

Ainsi la prairie
A l’oubli livrée,
Grandie, et fleurie
D’encens et d’ivraies
Au bourdon farouche
De cent sales mouches.

Ah ! Mille veuvages
De la si pauvre âme
Qui n’a que l’image
De la Notre-Dame !
Est-ce que l’on prie
La Vierge Marie ?

Oisive jeunesse
A tout asservie,
Par délicatesse
J’ai perdu ma vie.
Ah ! Que le temps vienne
Où les coeurs s’éprennent !

.

Rimbaud,  Jean Arthur. Nuevos versos y canciones, de Arthur Rimbaud. – 1a ed. – Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Buenos Aires Poetry, 2015. Traducido por: Juan Arabia