Batignoles, de Paul Verlaine

De modo profético, como buen voyant, en este poema de su libro “Varia” Verlaine describe lo que será su destino en el cementerio de Batignoles, París. 

 


Un gran bloque de mármol; cuatro nombres, mi padre,
mi madre y yo, mi hijo que más tarde vendra
al cementerio blanco,verde y negro en la dulce
y misteriosa paz.

Cinco losas de mármol, el panteón desnudo
alto de un metro nada más,
sin más adorno que una cadena, blanca puerta
de la más silenciosa ciudad.

Aquí la áurea trompeta del Arcángel
del largo sueño nos despertará
-¡oh padre, madre e hijo bien amados!-
al alba pura de la eternidad.

∇ Extraído del libro “Varia”, de Paul Verlaine, las traducciones pertenecen a Diez Canedo, E. Carrere, Fernández Ardavin y A. Díaz Lorenzo.