DICEN QUE ESTO NO ES UN POEMA – Por Kenneth Rexroth (1956)

Kenneth Rexroth nació en 1905 en South Bend (Indiana) y murió en 1982 en Montecito (California). Autodidacta, dueño de una inmensa cultura, fue poeta, ensayista y traductor. Paradigma del intelectual heterodoxo, fue precursor del llamado Renacimiento cultural de San Francisco y mentor de muchos escritores de la generación «beat», como Allen Gingsberg y Jack Kerouac. Publicó una abundante obra en la que destacan su poesía y sus traducciones, en particular sus extraordinarias versiones de poesía china y japonesa

DICEN QUE ESTO NO ES UN POEMA
Por Kenneth Rexroth
(1956)

I


Todo lo que es, es armonía
De otra forma no podría durar.
La armonía de las partes con el todo
Es la definición del bien.
Luego todo lo que es, es bueno.
El hombre es parte de todo lo que es, así
Es parte de su armonía.
Luego él es bueno por naturaleza.
En la medida en que él sepa lo que es
Lo sabe porque es
Por sí mismo una armonía
De unas partes con un todo, de la misma
Clase que todo lo que es. Luego,
La armonía de todo lo que es
Sin el hombre puede ser unida con
La armonía de todo lo que es
Con el hombre como un bien conocible
Un bien moral inmanente.
Pero si este bien es conocido dentro
De unas de las partes, el hombre, debe ser
También conocido por la otra
Parte, Todo lo que Es, entonces aquél que
Es en perfecto acuerdo con Todo
Lo que Es puede actuar en consecuencia
Sin esfuerzo, con una cierta
Reciprocidad, actos como
El amor mutuo de los amigos.
Qué hermoso y qué aparente
Y cómo hiede por la sangre
De la guerra y las crucifixiones.

II

El orden  del universo
Es sólo un reflejo
De la voluntad y la razón del humano.
Todo ser es contingente,
Ningún ser subsiste por sí mismo.
Todos los objetos son movidos por otros objetos.
Ningún objeto se mueve por sí mismo.
Todos los seres tienen origen en otros seres.
Ningún ser es su propia causa.
No hay ser que sea perfecto.
El ser no tiene economía.
Los entes se multiplican
Sin necesidad. No poseen
Principio de la razón suficiente.
El único orden en la naturaleza
Es la subordinación
De una persona a otra.
Las relaciones impersonales
Son por esencia caóticas.
Las relaciones personales
Son el modelo a través del cual vemos
A la Naturaleza como un sistema.
Desde Homero, todos los hombres sensibles
Nos han dicho una y otra vez
Que el universo —
Los grandes principios y fuerzas
Que mueven el mundo —  posee un orden
Nada más como un reflejo
Del coraje, la lealtad,
El amor y la honestidad de los hombres.
Por sí mismos, son crueles
Y completamente superfluos.
El hombre que claudica ante ellos acaba en la locura,
Mata a sus hijos, a su mujer o a sus amigos
Y muere en el polvo ensangrentado,
Habiendo destruido el atesorado
Trabajo de las manos de otros hombres.
Sólo quien los burla logra sobrevivir
Y encuentra un hogar donde envejecer.

 


Traducción de Kenneth REXROTH –  ©César Panza