Drinking Song – Kingsley Amis

Kingsley Amis nació en 1922 en el sur de Londres. Estudió en Oxford, y más tarde llegaría a ser catedrático en las universidades de Swansea y de Cambridge.
El mundo literario británico de los años cincuenta, en concreto, está marcado por la irrupción de los jóvenes airados (Angry Young man) como los autores de teatro John Osborne y Arnold Wesker, y los escritores como Allan Sillitoe y especialmente Kingsley Amis, cuyo libro de éxito Lucky Jim (1954) pone en escena a un recién llegado, despistado del mundo universitario británico.
Las obras de Amis expresan una rebelión contra lo que percibe como el peso de las tradiciones y de las jerarquías sociales. Empezó su carrera literaria como poeta, aunque lo que le llevaría a la fama, en 1954, fue la publicación de su primera novela.
Renombrado amante de la bebida, en las memorias de su hijo Martin Amis (Experiencia) se relata la decadencia de su padre, mismo que terminó sus días transformándose en un  bebedor solitario.
En el poema aquí presentado, incluido en Collected Poems 1944-79 (Hutchinson & Co. Publishers, London, 1979), Amis rememora su afición por el alcohol y las efímeras historias y conversaciones en los bares: “Drinking Song”.

Drinking Song

¡Mira al viejo Morrison!
¿No es maravilloso?
En buena forma
….y lleno como una garrapata;
setenta y siete
y escupiendo sus historias—
tan sólo escúchalo un minuto
….y morirás de risa.

Lo mismo ocurre con los otros muchachos;
sangrienta buena compañía,
nunca dejes que nadie
….beba por su propia cuenta;
o fuera de su condado
o viudo o abandonado—
Una vez que estés aquí
….nunca más estarás solo.

Distinto es para Weatherby,
golpeado de incontinencia,
mudo en su silla de ruedas
….y listo para partir;
distinto es para Hooper,
puesto de nuevo en oxígeno,
respirando, pero respirando
….lentamente.

Hicimos lo que pudimos, por supuesto,
mientras allí no quedaba nada;
mejor recordarlos
….no por lo que son,
sino por lo que solían ser,
charlando, bromeando y . . .
Tú vete a comer
….y yo me quedo en el bar.

Drinking Song

Look at the old Morrison!
Isn´t he wonderful?
Fit as a fiddle
….And tight as a tick;
Seventy-seven
And spouting his stories—
Just listen a minute
….And laugh yourself sick.

Same with the other chaps;
Bloody good company,
Never let anyone
….Drink on his own;
Out of your parish
Or widowed or derelict—
Once you´re in here
….You´are no longer alone.

Different for Weatherby,
Struck with incontinence,
Mute in his wheelchair
….And ready to go;
Different for Hooper,
Put back on the oxygen,
Breathing, but breating
….Uncommonly slow.

Did what we could, of course,
While there was anything;
Best to remember ´em
….Not as they are,
But as the used to be,
Chattering, chaffing and . . .
You go and eat
….And I´ll stay in the bar.

∇ Extraído de Kingsley AMIS – Collected Poems 1944-79 (Hutchinson & Co. Publishers, London, 1979) – Traducción de ©Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2017.