Poesía Argentina – Santiago Sylvester

Santiago Sylvester nació en Salta, en 1942. Publicó unos veinte libros: de poesía, ensayo y cuento. Vivió veinte años en Madrid, actualmente vive en Buenos Aires. Recibió premios en Argentina (Municipal Ciudad de Buenos Aires; 3er. Premio Nacional; Provincia de Salta, etc.) y en España (Jaime Gil de Biedma). Es miembro de número de la Academia Argentina de Letras.

(peripecias del aprendiz)

El que quiera estar acompañado
que me busque:
el que quiera estar solo
también:
soy bueno en ambos casos: conozco la multitud
y el retiro: soy
acompañado y solo.

El instinto gregario no me obliga;
la soledad tampoco:
…………………………………..si conozco ambas cosas,
es porque no soy un buen profesional:
sólo un aprendiz que da conversación,
que da silencio.

En ambos casos, conocimientos adquiridos: no vine terminado:
soy producto e insistencia: tal vez por eso
ni en compañía ni solo estoy en mi estado natural: soy
puro oficio
y voy aprendiendo con usted.

Disculpe entonces si tengo fallas: es el precio del error
pero también del acierto: y así voy,
errando y acertando con buena voluntad:
……………………………………………………………………….puedo conversar
o estar callado,
y puedo también confundir los momentos: hablar solo
o no hablar en sociedad;
………………………………………..y todo,
por el aprendizaje que no acaba.

(manuscrito verdadero o falso encontrado en el umbral)

El Código de Hammurabi,
las Tablas de la Ley,
los barcos de la Ilíada enfilados hacia Troya,
miran todos en la misma dirección:

el Templo del Sol en la península de Yucatán,
La Niña, la Pinta y la Santa María,
los caballos de Atila y los gansos del Capitolio,
miran en la misma dirección:

las matanzas que no han cesado en el tercer planeta del sistema solar,
los que apuestan a que el alma existe y los que apuestan a lo contrario,
la caravana que vuelve a Buenos Aires después de las vacaciones:
……………………………………………………………………………………………………………..agota
toda esa gente que invoca a dioses tan distintos: tal vez
no vayan juntos ni hacia el mismo sitio: cada uno con su propia
……muchedumbre,
con sus necesidades a la vista,
pero todos miran en la misma dirección:

Bach, de quien se dijo que es una prueba de la existencia de Dios, la
……atracción del suicidio, las cuatro estaciones:
las tablillas de Persia, los quipus incaicos, el arte de callar:

da risa y llanto este mundo terrible, y no hay otro: aquí
o nada:
y en la misma dirección.

Poesía Argentina / Buenos AIres Poetry