Las aguas del Cammarch, de Charles Fisher (The Swansea Group)

Escritor, poeta periodista, Charles Fisher (1914-2006) fue el último sobreviviente del grupo del Kardomah. Oriundo de Swansea, conoció a Dylan Thomas en la escuela, donde se hicieron amigos. Ambos trabajaron juntos luego en el diario South Wales Evening Post y más tarde partieron a Londres, uno (Thomas) para dedicarse de lleno a su carrera literaria y el otro (Fisher) para continuar con el periodismo. Pero el vínculo perduró e incluso Thomas lo invitó a trabajar en una parodia de novela de misterio, The Death of the King’s Canary, publicada finalmente de manera póstuma en 1976.
Durante la Segunda Guerra Mundial se alistó como voluntario en el servicio de inteligencia británico y fue enviado a Francia. En 1953, tras asistir al funeral de Thomas en Laugharne, se trasladó a Canadá, donde pasó el resto de su vida, continuando con la poesía y los viajes, su otra gran pasión.
Se encontraba en Bangkok cuando la muerte lo halló en una habitación de hotel.

Las aguas del Cammarch

Musical como las aves son las aguas del Cammarch que veo
preservando al blanco, despacioso pueblo, y todo alrededor
se extienden las familiares praderas. Amargamente
te he extrañado, Cammarch, y a mis propias tierras altas.

Oh, oscuras como los robles, más ancianas que ellos,
inundaron entonces el amplio río. El tiempo no trajo llanto
yo era inmortal como el largo día de verano
mi amor era Gales, sus formidables rasgos.

Recorriendo colinas con formas de trueno aprendí
un alfabeto de piedra, cómo descifrar
las palabras del muérdago, y cuando el viento
que surcó una playa o la hierba arrojó su tesoro
corrí para atrapar cada secreto y cada sílaba
héroe y náufrago, los despojos de una fábula,
el anhelo de amor, las duras noticias de la muerte

que pronto dejaré que otras manos recojan
y celebren hasta que las lenguas de agua rompan
dame este regalo, Cammarch de canto de ave, las notas
aprendidas de Rhiannon. Son mías para llevarlas.

Cammarch Waters

Musical as birds are the Cammarch waters I see
Keeping the white, slow village; and all around
Lie the familiar meadows. Bitterly
Have I missed you, Cammarch, and my own high ground.

Oh, dark as August oaks, older than they,
Flowed the wide river then; time brought no tears
I was immortal as the long summer day
My love was Wales, her tremendous signatures.

Walking in hills the shape of thunder I learned
An alphabet of stone, how to decipher
The speech of mistletoe, and when the wind
Spent on a beach or grass cast up its treasure
I ran to grasp each secret and syllable
Hero and castaway, the wreck of fable,
The wish for love, the heavy news of death

Which soon I leave for other hands to take
And mark until the tongues of water break
Give me this gift, bird-throated Cammarch, the notes
Learned of Rhiannon. They are mine to take.

Extraído de Charles FISHER, The Locust Years, Anthos Book, Perth (Ontario, Canadá), 1998. Traducción Mariano Rolando Andrade para Buenos Aires Poetry, 2017.