La ofrenda del día | Sujata Bhatt

Estos poemas de Sujata Bhatt (Ahmedabad, India, 1956) fueron extraídos Collected PoemsCarcanet Poetry / Carcanet Press, 2013 |en traducción de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2018. Sujata Bhatt creció en Pune (India) y luego se mudó a Estados Unidos donde estudió en la Universidad de Iowa. Por su primer libro, Brunizem, mereció el Commonwealth Poetry Prize (Asia) y el Cholmondeley Award.

La ofrenda del día

Parecía más un animal-púrpura
………….que una planta-púrpura,
una larga vaina de un brote
que bien podría florecer como un pulpo
en lugar de una flor de loto, la niña pensó
mientras le pedía a su abuela que la compre.

El loto era para Krishna,
un lujo para la abuela.
La chica estaba cansada de la ofrenda del día
de Tulsí¹ y de la mogra de su jardín.
Por una vez quería algo magnífico.

Esa tarde la abuela le mostró a la niña
cómo envolver el brote en un paño húmedo
para mantenerlo fresco durante la noche calurosa
y evitar
que se abra demasiado pronto.

A la mañana siguiente, minutos antes de la puyá²
mientras la abuela ponía en orden las cosas
la chica corrió a la habitación
donde la flor de loto reposaba.
Con suavidad, la levantó y lentamente
comenzó a despegar el paño húmedo.
Mientras lo hacía, volteándolo
en su regazo
los pétalos cayeron, uno por uno al principio
una pausa
y luego una lluvia de pétalos en sus brazos —
la púrpura y pesada suavidad sorprendiéndola
en una atemorizada tristeza.

¹  Tulsí es una diosa en las tradiciones religiosas hinduistas.
²  La puyá, en el hinduismo, es un ritual religioso realizado en una amplia variedad de ocasiones para presentar respeto a una o más deidades. Se pueden ofrecer (dando círculos en el aire) sahumerios, lámparas, agua (utilizando una caracola como recipiente), flores aromáticas, etcétera.

Ajwali Ba

para la madre de mi padre

Esta es una historia
que he escuchado
tantas veces, siempre contada
por mi padre durante la cena
siempre contada como una especie de prefacio
de algún nuevo punto filosófico
que él quiere dar a conocer.

Quizá sea porque
he escuchado esta historia
tantas veces que ahora
ya no escucho las palabras
que repite mi padre.
En cambio, la escena se desarrolla
en mi mente, en lo profundo del ojo de mi alma
parpadeando y temblando como una vieja película muda
en blanco y negro.

Es más de medianoche
casi la 1:00 am y mi abuelo
está a punto de entrar en la casa.
Ha pasado el día trabajando como siempre
con los pobres, tratando de ayudar,
evitando a los Harijans¹.

Ha abierto la puerta
de su casa para encontrarse con mi abuela
que bloquea su camino.
Ortodoxa Brahmin Ajwali Ba
le pide primero que se bañe
afuera, en alguna parte cerca del huerto,
con un cubo de agua fría
antes de entrar.

Él está demasiado cansado y suplica.
Pero ella insiste, parada y lejos de su alcance
de tal modo que él no pueda contaminarla ni con el más leve suspiro.
Incluso si su larga camisa blanca
polvorienta por las calles
aún más sucia para ella por haber sido tocada
……………………………….por otras castas — especialmente
sucia debido
a esos marginados…
Incluso si su camisa fuera rozada contra
su sari², esto la llevaría furiosa
a tomar otro baño
y a cambiar su ropa por otra más limpia.
Sabiendo todo esto
él se queda en el umbral.

Ella no cambiará
…………….sus reglas.
“Entonces, dormiré en el jardín,”
Él decide mientras se va.

Ahora hay una pausa
mientras Nanabhai pasea
……..en la oscuridad
……………..del jardín,
y Ajwali Ba permanece adentro
escuchando la casa a oscuras
donde sus hijos duermen
……………..abstraídos de todo.

Minutos más tarde,
digamos unos diez minutos después,
ella sale corriendo de la casa,
atraviesa el patio,
salteando los escalones
dirigiéndose hacia la huerta de mango
y se reúne con él.

Esta es la parte que más me gusta.
Me gusta pensar en ella, todavía una
mujer joven, bajando por
las escaleras con la misma prisa
que sentí yo al correr por esos escalones a los ocho, a los diecisiete,
a los veintiséis…

Nunca sabremos qué
fue lo que la hizo cambiar de opinión.
Quizás ni ella misma lo sabe.
Pero puedo sentir su gesto dramático
sus fuertes y enérgicos brazos
……………..rasgando el aire —
y sus curvadas cejas que he heredado
y su impaciencia por entenderlo…

La narración de mi padre aquí termina
en el lugar donde se encuentran
……………..uno al lado del otro.
Pero la película continúa reproduciéndose
……………..en mi mente:
Ahora ellos están juntos, Nanabhai y Ajwali Ba.
Él seguramente se durmió agotado,
sin sueños. ¿Y ella?

La veo alerta, pensativa.
Sabiendo que no puede dormir
Ni siquiera se molesta
en cerrar sus ojos.

La veo mirando al cielo
disfrutando de un juego privado
descifrando las estrellas
………y ubicándolas
en sus constelaciones correctas.

¹ Los Intocables (harijans) tradicionalmente han ocupado el lugar más bajo en el sistema de castas de la India hindú, sino que fueron llamados intocables porque se considera que están fuera de los confines de la casta. Hoy en día es ilegal discriminar contra una Harijan, sin embargo, siguen siendo en general en la parte inferior de la jerarquía de castas.
² El sari es un vestido tradicional usado por millones de mujeres del subcontinente indio.

—————————————————————————————————

Extraído de Sujata Bhatt, Collected PoemsCarcanet Poetry / Carcanet Press, 2013. Traducción de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2018.