Sugerencias para mejorar la imagen pública del Beatnik | Carl Solomon

 

“¡Carl Solomon! Estoy contigo en Rockland/ Donde estás más loco de lo que estoy yo”. Los famosos versos con los que comienza la tercera sección de Howl de Allen Ginsberg, así como su dedicatoria del poema, hablan del rol crucial de Solomon en la historia del movimiento Beat, a partir del encuentro de ambos en un hospital psiquiátrico en Nueva York en 1949.
Además de su protagonismo en Howl, fue a través suyo, y de la insistencia de Ginsberg, que la editorial Ace Books, del tío de Solomon, publicó Jonkie, la novela de William Burroughs.
La producción literaria de Carl Solomon (1928-1993) no es particularmente vasta: dos chapbooks, Mishaps, Perhaps (1966) y More Mishaps (1968), y un libro que retoma textos de esas dos publicaciones con nuevo material autobiográfico, crítico y poético.

Sugerencias para mejorar la imagen pública del Beatnik

Ahora es más importante cambiar el aroma del Beatnik. En vez de, por ejemplo, utilizar con tanta frecuencia en sus poemas la palabra “mierda”, sugiero la sustituyan con mucho tacto por la palabra “rosas”, donde quiera aparezca la otra palabra.
Este es un ajuste menor.
Es tan “AVANT GARDE” que el Arte no perderá nada.
En lugar de decir “MERDE”, dirán “una rosa es una rosa es una rosa”. Tan “AVANT GARDE”, ven, con una mejora sustantiva en el efecto creado.

La vida es la vida

La vida es la vida, es Gary Cooper combatiendo a los árabes en su uniforme de Legión Extranjera.
La vida es leer Kierkegaard en 1948 en la Biblioteca de la Calle Cuarenta y Dos.
La vida es madres y tías, tíos y primos, recuerdos del padre.
La vida es enumerar los suicidios y psicosis de uno y otro.
La vida es ira, ira contra aquellos seres reales o imaginarios que se volvieron ricos y exitosos, se fueron lejos y te dejaron arrastrándote en la desesperación.
La vida es analizar verbos y cepillarse los dientes.
La vida es jugar Scrabble y Monopoly, Tenis y Ping Pong y dirigirse a un nuevo destino.
Sobre todo, la vida es engañosa- cuando esos olvidados regresan, cuando encuentras antiguos amores y nuevos odios y se mezclan inextricablemente entrelazados en una tela en la que nunca puedes ver el diseño maestro preponderante.

Suggestions to Improve the Public Image of the Beatnik

It is most important now to change the smell of the Beatnik. Instead of using,
for example, the word “shit” so often in their poems, I suggest that they
tactfully substitute the word “roses” wherever the other word occurs.
This is a small adjustment.
It is just as AVANT GARDE so art will suffer no loss.
Instead of saying “MERDE” they will be saying “A rose is a rose is a rose.” Just
as AVANT GARDE, you see, with considerable improvement in the effect created.

Life is Life

Life is Life is Gary Cooper fighting the Arabs in his Foreign Legion uniform.
Life is reading Kierkegaard in 1948 in the Forty Second Street Library.
Life is mother and aunts and uncles and cousins and memory of father.
Life is enumerating the suicides and psychoses of this one and that one.
Life is anger, anger at those real or imagined who have become rich and successful and gone away and left you grovelling in despair.
Life is parsing of verbs and brushing of teeth.
Life is playing Monopoly and Scrabble and Tennis and Pingpong and moving on to a new destination.
Above all, life is deceptive – when those forgotten return, when you meet old loves and new hates and they mingle inextricably interwoven into a fabric of which one can never perceive the whole overriding master design.

Carl Solomon, “Suggestions to Improve the Public Image of the Beatniks,” de Mishaps, Perhaps, City Light Books, 1966.
Carl Solomon, “Life is life”, de More Mishaps, City Light Books, 1968. Traducción de Rodrigo Arriagada-Zubieta, 2019.