Poema para Emily Dickinson | Alejandra Pizarnik

Emily Dickinson y Alejandra Pizarnik desarrollan una obra muy particular en momentos históricos distintos, aunque entre ellas existe una proximidad creadora capaz de salvar esa distancia temporal y geográfica. Se hallan diferencias insalvables como son, entre otras, la apasionada religiosidad de Emily, frente a la apasionada libertad existencial de Alejandra. En el estudio de sus producciones literarias se revelan imágenes de una problemática común: la infancia, el ser emigrante, la muerte y el jardín, así como la misma intensidad y experiencia de la palabra, tras optar en ambos casos por un exilio creador.

Poema para Emily Dickinson

Del otro lado de la noche
la espera su nombre,
su subrepticio anhelo de vivir,
¡del otro lado de la noche!

Algo llora en el aire,
los sonidos diseñan el alba.

Ella piensa en la eternidad.

Extraído de Obras Completas, Alejandra Pizarnik. Ediciones Corregidor, Buenos Aires, 1993.