La Santa Hermandad de la Orquídea | Mario Chávez Carmona

La Santa Hermandad de la Orquídea fue una «travesía» formada en la década del 1930 por Godofredo Iommi Marini, Abdias do Nascimento, Napoleão Lopes Filho, Juan Raúl Young y Gerardo Mello Mourão, quienes arman una expedición poética con el fin de extraviarse en la selva amazónica bajo la consigna «Dante o nada», simulando el extravío del poeta en el infierno y dispuestos a morir, si fuese necesario. Allí emprendieron el camino, leyendo la Divina Comedia en toscano original, cuyas traducciones e interpretaciones los guiaban por las sendas de «sta selva selvaggia e aspra e forte». Improvisaron actos poéticos, escribieron y vivieron la poesía contra toda penuria y miseria. Después de pasar múltiples carencias y fatigas, la Hermandad logró salir viva sin bajas por pura casualidad y suerte del destino. De este viaje se recopilaron los escritos que luego dieron forma a una obra titulada con el mismo nombre de la expedición.

MCC

(1)

Trás
ni el movil
azul
de inasible retire
en el erial
con las hermanas usadas por el agua
y otra, la menos,
muerta en el extranjero murmullo.

Fuera del vasto vaivén
retenía los soles
la arrogancia generosa
en el porte distante,
premonición austera hasta ver
en el error
el margen
dulcemente involuntario
del otro país.

Inaprehensible autoridad del despojo
muchachas fortuitas
en la corona del adiós
para mantener el océano
alejándose inmóvil
de la isla
entre presos inocentes
ciegos en su maleza.

Ni la altura irreverente
– intento de los durazneros
bajo la voz
del sacerdote,
la insistencia temeraria
de armonías
en el náufrago,
su masa repetida –
sólo puede desasirse
la palabra,
la sólida hipocresía
que nos pronuncia.

No ha sido más
que tenerte –
agrupados en el disimulo
como el dios
que sólo olvida.
………………………Pues
había algo más que los héroes.

(2)

De rodillas el niño
comprendía la imposible
sorpresa.

hubieses un jardín,
un modelo cansado
de distancias sin saber nunca
el río, el río después de las vías.
Que el silencio demora
en la fascinación
mas no existe
…………………….y las carreras
……………………….en el espesoso barro
con celos figurados
por la ingrata mentira del fuego,
de harapos
lunares,
persiguiendo el destello
de una estatua al fondo
de las conversaciones
del enrarecimiento
amoroso entre la carne
y la obsesión funesta
de abrir una página
como una ciudad
Las dos jóvenes tomadas de la mano
sin sentido.

…………………….Muchos debieron desaparecer
tan despejados los pies
porque si aún
…………………….el coro
cuida los hogares de la cripta
y el juego natural
se desenvuelve en el pinar
goza la incredulidad
del camino.

…………..El aire nos había enseñado
a retener lo arbitrario,
la superficie
bajo toda mudanza:
…………..…………..…..una despedida invisible
y total
…………..a la caída de los pájaros
…………..sobre el árbol sumiso al latido
…………..del sol.


Colaboración enviada por Mario Chávez Carmona (Chile) | Buenos Aires Poetry, 2021.