Gregory Corso: El ángel de las musas | Esteban Moore

Las ácidas opiniones de Corso sobre el medio poético, su incorrección política y su exacerbado autodidactismo, la obsesión de leerlo todo -producto de un escritor que no tuvo una educación formal- y su rotundo antiacademicismo, fueron en gran parte los motivos por los cuales los poetas profesores que administran la industria de los programas de escritura en las universidades norteamericanas, excluyeran su obra de la currícula. Esto no sólo le restaría lectores, sino que dificultó la reedición de su obra, y lo que es más importante, indujo a los antólogos a prescindir de su nombre, y a los jurados de los distintos premios literarios, a convertirlo, como sostuvo Allen Ginsberg, en el poeta “menos premiado de nuestro tiempo”.

por Esteban Moore


Suscríbete para tener acceso | Subscribe to get access

Lee más de este contenido suscribiéndote hoy.

Read more of this content when you subscribe today.