La canción del mulato & otros poemas | Fenton Johnson

Fenton Johnson (7 de mayo de 1888 – 17 de septiembre de 1958) fue un poeta, ensayista, editor y educador estadounidense. Johnson provenía de una familia afroamericana de clase media en Chicago, donde pasó la mayor parte de su carrera. Su trabajo a menudo se incluye en antologías de poesía del siglo XX y se destaca por su poesía en prosa temprana. El autor James Weldon Johnson consideró a Fenton, «uno de los primeros poetas revolucionarios negros».  Se le considera, además, un precursor del Renacimiento de Harlem

La poesía de Johnson se ha caracterizado como un puente entre escritores de finales del siglo XIX como Paul Laurence Dunbar y los ritmos de jazz más idiosincrásicos de Langston Hughes. Las colecciones de poesía de Johnson incluyen A Little Dreaming (1913), Visions of the Dusk (1915) y Songs of the Soil (1916). En sus obras posteriores, experimentó con dialectos y formas de verso libre que representan la experiencia afroamericana urbana en tonos vívidamente irónicos y cada vez más desesperados.

SWINBURNE

I

¡Llora, isla occidental! Swinburne está muerto;
su alma ha volado a través del valle
a la tierra de la sombra, la tierra del descanso,
donde los poetas duermen en el seno de Homero.
Esculpe el mirto con una pluma refulgente
del cálamo del reyezuelo o el petirrojo,
porque la noche ha venido sobre la tierra,—
ah, la noche ha venido sobre la tierra!

II

En los ayeres vimos la luz
a distancia en la noche mística;
en las ayeres bajó la musa
y con fuego pintó el sonido de la Naturaleza;
pero la hora turbia del mundo está aquí,
mientras la vieja Inglaterra se amontona en el féretro
del último de la tribu de cantores, —
el último no amado de toda la tribu de cantores.

III

Los ángeles tejen una corona de hojas,
en la tierra no vista por ojos mortales;
y, cuando las estrellas canten en el azul,
y las suaves nubes cambien su heno,
estas almas blancas van a cubrir el ceño de su hermano,
y en reverencia sus frentes se hincarán
al cantor de voz dulce de occidente,—
el último cantor de voz dulce de occidente.

SWINBURNE

I

Weep, ye Western isle! Swinburne is dead;
Far across the vale his soul has fled
To the shadow-land, the land of rest,
Where the poets sleep on Homer’s breast.
Carve the myrtle with a gleaming pen
From the quill of robin or of wren,
For the night has come upon the land, —
Oh, the night has come upon the land!

II

In the yesterdays we saw the light
At a distance in the mystic night;
In the yesterdays the Muse came down
And in fire she painted Nature’s sound;
But to-day the world’s dull hour is here,
While old England crowds around the bier
Of the last of all the songster tribe, —
Last unloved of all the songster tribe.

III

Angels weave a crown of evergreen,
In the land no mortal eye has seen;
And, when stars are singing in the blue,
And the downy clouds are changing hue,
These white souls will deck their brother’s brow,
And in reverence their heads will bow
To the sweet-voiced singer of the West, —
Last sweet-voiced singer of the West.

LA CANCIÓN DEL MULATO

I

¡Mueran, vanos pero dulces deseos!
¡Mueran, fuegos vivientes!
Soy como un príncipe de Francia, —
como un príncipe cuyo noble ganado
ha sido robado;
soy un resto fantasma,
a la deriva en un mar ardiente.

II

Adonde vaya, me esfuerzo,
en vano me esfuerzo por cosas más grandes;
mueren margaritas, y las estrellas están frías,
y el canario nunca canta;
adonde vaya se burlan de mi nombre,
nunca me otorgan libertad,
para respirar y para hacer.

THE MULATTO’S SONG

I

Die, you vain but sweet desires!
Die, you living, burning fires!
I am like a prince of France, —
Like a prince whose noble sires
Have been robbed of heritage;
I am phantom derelict,
Drifting on a flaming sea.

II

Everywhere I go, I strive,
Vainly strive for greater things;
Daisies die, and stars are cold,
And canary never sings;
Where I go they mock my name,
Never grant me liberty,
Chance to breathe and chance to do.

EL QUE SOPORTA LA CARGA

I

Cuando el búho se sienta en el árbol,
y de la luna de vapor
desciende en silencio la noche,
trayendo sueño para el don terrenal,
yo estoy inquieto como las hojas
entre la brisa veraniega;
y al lado de un arroyo arrullado por sueños
canto tendido las súplicas encordadas en mi corazón.

II

Estoy solitario entre los años
como una sombra en el valle;
nunca la mano de un dríada toco la mía,
acallando suavemente la queja de la angustia;
en la sombra donde rondan los lobos
me acuesto envuelto en gris;
y mis ojos que se escurren con lágrimas
rezan gentilmente a mi Hacedor.

THE BURDEN BEARER

I

When the owl sits in the tree,
And from out the vapor moon
Quietly descends the night,
Bringing sleep for earthly boon,
I am restless like the leaves
In the tide of summer breeze;
And beside a dream-lulled stream
Long I chant my heart strung pleas.

II

I am lonely through the years
Like a shadow in the vale;
Never dryad’s hand touched mine,
Gently soothing anguish wail;
In the gloom where howl the wolves
Long I lie enwrapped in gray;
And my eyes that drip with tears
Gently to my Maker pray.


Extraído de Fenton Johnson. Extraído de A Little Dreaming, 1913, The Peterson Linotyping Company: Chicago | Traducción de Ignacio Oliden | Buenos Aires Poetry 2022