El árbol zapato | Greg Brownderville

Greg Brownderville es un poeta oriundo de Arkansas, Estados Unidos. Brownderville es autor de tres libros de poesía, entre los cuales Gust (Northwestern University Press, 2011), incluido en la lista de los más vendidos de la Poetry Foundation, presitiogsa sociedad literaria estadounidense fundada en Chicago a inicios de siglo. En 2012 Butler Center Books publicó Deep Down in the Delta, una colección de poemas de autoría de Brownderville basados ​​en cuentos populares que éste reunió en su comunidad natal de Pumpkin Bend (Arkansas) y alrededores. El tercer poemario de Brownderville, A Horse with Holes in It, fue lanzado por el sello de Louisiana State Univesrsity Press en 2016.

En colaboración con el compositor Jacob Cooper, Brownderville escribió las letras de “Jar” ​​(Silver Threads, Nonesuch Records, 2014) y Ripple the Sky, el cual se estrenó con la Filarmónica de Los Ángeles en 2016, lanzado posteriormente por New Amsterdam Records en 2020. En 2021, aún en plena pandemia, Brownderville publicó Fire Bones (Huesos de fuego), un trabajo artístico de multimedia ideado, escrito y dirigido por él. La ficción en diez episodios titulada Fire Bones incluye una variedad de podcasts, breves videos, música, poesía y fotografía. Puede ser visto gratuitamente en el siguiente sitio web: https://firebones.org/.

Actualmente Brownderville se desempeña como editor de The Southwest Review, una de las revistas literarias de mayor trayectoria en los Estados Unidos, y director del programa de escritura creativa en Southern Methodist University (Dallas, Texas) donde es profesor asociado de inglés.


Nota de los traductores:

“The Shoe Tree” [El árbol zapato] se encuentra en Fire Bones (Huesos de fuego), en el cual aparece a partir de la marca 6:17 (capítulo 9, episodio 37). Surge únicamente como audio + video, no como texto escrito.

Esquema de rima: abba

Métrica: pentámetro yámbico (versión original). La traducción al español fue realizada en versos alejandrinos (compuesto de dos hemistiquios de siete silabas métricas con cesura; el patrón métrico es con acentuación obligatoria en las posiciones 3ª y/o 6ª y 13ª, respectivamente.

Verso acéfalo: verso cuyo primer pie (en la versión original) carece de una sílaba métrica como en los versos 2 y 26. En la traducción al español el patrón métrico es 6 + 7 (el primer hemistiquio presenta sílaba tónica en la 5ª posición métrica).




El árbol zapato

Hoy sé que los fantasmas se descalzan al irse,
contra la corteza son mudas de cigarra.
Se lo debo a este pino. Solo todo se narra—
noche a noche en el lecho de mi mente, en su cauce.
¿Qué siento en realidad? Bien este o aquel par
revela una noción simple de la esperanza
que ignora su fracaso, ilusorio quizá.
Hay pares que se encogen por tan grave pecado—
pasos dados que nunca se podrán dar atrás,
lejos del gran amor. Entre barbas de líquenes,
zapatillas que gritan en rasgado silencio.
Botas viejas confiesan su carencia y van tras
las pantuflas rubís. Sin más solo la Muerte
conseguirá sacárselas—esta vez no hay clic mágico.
Afirman que se aprende a ascender, poco a poco,
de zapato en zapato, a los cielos (buen mito),
pero ¿sube una suela? ¿podrá sola? Con telas
en jirones, cordones cual bandera en hilacha
sintiendo ya el tirón de la tierra al acecho.
Incluso un par promulga pactos contradictorios
en ambas direcciones, sí, simultáneamente.
Llevo años preguntándome sobre el árbol zapato—
soy un aprendiz lento—pero al oír, atento,
un pueblo desgastándose: Soy uno que no miente,
perdido entre tu sombra y en la de otras criaturas,
ángeles, son ángeles que ascienden y descienden.
Un pie se trepa al cielo, ebrio el otro en vaivén,
y si a ambos no amas, a ninguno amarás.


The Shoe Tree                                                               

I never knew ghosts left their shoes behind,
stuck to pine bark like cicada shells,
until this tree. The stories write themselves—
each night, each fight spoonrivering through my mind.
What is it that I feel? Some of these twins
exude a simple kind of hope that doesn’t
know it’s doomed and therefore maybe isn’t.
Some shrink at the gravity of their sin—
steps taken that could never be taken back,
away from actual love. Bearded with lichens,
old sneaker mouths cry out in ragged silence.
Too late these crumpled boots confess their lack
and chase the ruby slippers. Only Death
could slide them off—no Kansas clicks this time.
Easy to say all pilgrims learn to climb
this afterlife of shoes (a pretty myth),
but does a single sole move higher? Cracked
canvas, laces like a shredded flag
of white begin to feel the earth’s big tug.
One pair enacts a contradictory pact,
pointed up and down simultaneously.
Long years I’ve wondered what the shoe tree says—
I learn so slow—but now, as a town frays,
I hear it clear: Verily, verily,
lost in your dark and every other creature’s,
angels are ascending and descending.
One foot scales the sky, one’s too drunk for standing,
and if you can’t love both, you can’t love either.


Extraído de Fire Bones| Traducción de Patricio Ferrari y Graciela S. Guglielmone | Buenos Aires Poetry 2022