El dragón herido, de Felisa Arabia

249081_10152879444790372_1266054622_n

♦♦

¿Dónde quedó aquel al que Dante encontró
cuando el umbral traslucido reflejó su imagen?

En tiempos de guerra no salvó su piel,
su estrategia fue esperar hasta el deshielo.
Pero no hizo más que ahogarse contra el suelo
embebiendo sus manos y rostro en sangre.

Provenía de padres melancólicos,
propensos a guardar profundos secretos .
Cuando comenzó a ser más sensible,
comprendió que el olor a mayo yacería en su piel.

Las olas del mar rugieron
como un dragón herido.
Y dos ángeles arrollaron su cuerpo,
disputándose su alma a golpes.