Elegía para Neal Cassady, por Allen Ginsberg

(10 de febrero de 1968, 5:30 am)

Está bien, Neal
Espíritu etéreo
Brillante como el aire que se mueve
Azul como el amanecer en la ciudad
feliz como luz liberada por el Día
sobre los nuevos edificios de la metrópoli—

Ladrillos gigantes Mayas se levantan reconstruidos
en el Lower East Side
ventanas que brillan en la niebla lechosa.
Ahora de innecesaria apariencia.

Peter duerme solo, en el otro cuarto, triste
¿Estás reencarnando? ¿Me oyes hablar?
Si alguien tenía fuerzas para oír lo invisible
Y conducir a través del muro Maya
Ese eras tú—
¿Qué eres ahora, espíritu?
Eso eras: espíritu en el cuerpo—

Las vías del tren
Creman el cuerpo
Desierto de San Miguel Allende
En las afueras,
Espíritu se convierte en espíritu,
o un robot reducido a Cenizas.

Tierno espíritu, gracias por tocarme con
Manos tiernas
Cuando eras joven, en un cuerpo hermoso,
Era un toque tan puro, esperanza más allá de la carne-maya,
Lo que eres ahora,
Impersonal, tierno—
Me mostraste tus músculos/tu calor/hace veinte años
Cuando me recosté temblando en tu pecho
Pusiste tu brazo alrededor de mi cuello,
—estábamos juntos en una habitación de la calle 103 d
Escuchando una radio de madera
Con nuestros ojos cerrados
Enrojecimiento eterno del Shabda
lámparas en nuestros cerebros
en Illinois Saxofón de Jacquet estremeciéndose,
Bocinazo profético de Louis Jordan,
Mujeriegos, Richard abre la puerta
Para el Apocalipsis de Cristo—
Los edificios son insustanciales —
Esa es mi visión de Nueva York
fuera de las oficinas de departamentos en el este
donde el teléfono sonó anoche
y una voz amigable de Denver
me preguntó sí había escuchado la noticia desde el Oeste.

Reuniones fracasadas, Eugene Oregon o el amenazante Hollywood
Tuve la premonición.
“No”, le dije — “he estado fuera toda la semana”
“no has oído las noticias de Oeste,
Neal Cassady está muerto —”
La voz de Peter dijo ¡Oh! desde la otra línea, escuchando todo.

Tu imagen se queda mirando alegre, llorosa, tensa,
una vela se quema,
incienso palo verde por los dioses del hogar.
Tiranía Militar sorprende Universidades, tu Profecía
nos acerca su sensación más amable llevándonos
abajo
al despertar del Gran Año.

Kesey, solo en la granja de Oregon,
escribiendo nuevo lenguaje
¿Nada más que hacer, Hadja? ¿Tu trabajo ya estaba terminado?
¿Has visto a tu primer hijo?
¿Por qué nos dejas aquí?
¿La batalla ha sido ya ganada?

Soy un fantasma esqueleto con dientes, calavera descansando en una almohada
Llamando a tu espíritu
Dios eco de la conciencia, murmurando
Tristemente a mí mismo.

No es necesario el lamento a la luz del amanecer,
el mundo se ha liberado,
deseo cumplido, tu historia termina,
historia contada, Karma resuelto,
oraciones completadas
visión manifiesta, nueva conciencia completada,
espíritu volviendo en un círculo,
el mundo lo dejó de pie vacío, autobuses rugiendo por las calles —
basura esparcida en las aceras en abundancia —
Grandeza solidificada, el destino-fantasma familiarizado
vuelto a Auto-amanecer,
su destino caído en la vía del ferrocarril
Mi cuerpo respira fácil,
Me acuesto solo
Con vida
Después que la amistad se desvanece de las formas de la carne —
pesada felicidad cuelga en el corazón,
Yo podría hablar contigo para siempre,
El placer inagotable,
discurso de espíritu a espíritu,
Oh Espíritu.

Señor Espíritu, perdone mis pecados,
Señor Espíritu deme su bendición otra vez,
Señor Espíritu perdone las demandas de mi cuerpo fantasma,
Señor Espíritu gracias por su amabilidad en el pasado,
Señor Espíritu en el cielo, ¿Qué tan diferente fue tu forma mortal?

¿Qué sigue en este gran espectáculo de espacio?

¿Presurosa generación de preguntas?
¿Agónicos viajes nocturnos en Texas?
¿Autobús psicodélico Hégira-jazz,
poesías de automóviles verdes, inspiradoras carreteras?
Triste, Jack en Lowell vio el fantasma más
solitario que todos, a excepción de su noble Ser.
Señor Espíritu, un solo yo la deriva:

Oh, profundo suspiro.

∇ Versión al español de Odeen Rocha- Barbas Poéticas. México, noviembre 2014. Extraído de Allen GINSBERG, Collected Poems 1947-1980.

images (5)