(I) – Imaginismo

El imaginismo fue una moda poética que floreció en Inglaterra, e incluso con más fuerza en los Estados Unidos, entre los años 1912 y 1917. Fue planeado por un grupo de ingleses y norteamericanos en Londres, en parte bajo la influencia teórica poética de T. E. Hulme, como una revuelta de lo que Ezra Pound llamó “rather blurry, messy. . . sentimentalistic mannerish“, de la poesía del siglo anterior (época victoriana).
Pound, el primer líder del movimiento, fue pronto sucedido por Amy Lowell; movimiento más tarde denominado y reconocido por Pound, en carácter despectivo, como “Amygism”. Otros participantes principales fueron H. D. (Hilda Doolittle), D. H. Lawrence, William Carlos Williams, John Gould Fletcher y Richard Aldington.
Amy Lowell en su prefacio a la primera de las tres antologías tituladas “Imagist Poets (1915-17)”, escribió que “el imaginismo es una poética que abandona las convencionales formas materiales y de versificación, libre de elegir cualquier tema, crear su propio ritmo y utilizar el lenguaje común”. La imagen del poema, en ese sentido, era una representación (descripción) sensorial de la experiencia vivida.
El típico poema imaginista está escrito en verso libre, y se obliga a representar de la forma más concisa y precisa (sin comentarios ni generalizaciones) la impresión del escritor de un objeto visual o escena, a menudo por medio de la metáfora o la yuxtaposición (sin indicar una relación) de diversos objetos. Un ejemplo famoso (retomado por Mark Ford, entre otros), superior a los poemas imaginistas por el grado de concentración que contiene, es el siguiente poema de Ezra Pound:

*En una estación de Metro

La aparición de estos rostros en la multitud,
pétalos sobre una húmeda rama negra.

El imaginismo fue demasiado restrictivo como para perdurar en el tiempo, pero sirvió para inaugurar una característica distintiva en la poesía moderna. Casi todos los poetas de la década de 1920 hasta mediados del siglo, incluyendo A Yeats, T. S. Eliot y Wallace Stevens, manifestaron cierta influencia por los experimentos imaginistas, en tanto a la búsqueda de representaciones en imágenes precisas, claras, que se yuxtaponen sin especificar sus interrelaciones.

J. A.

Referencias: T. E. Hulme, Speculations, ed. Herbert Read (1924); Stanley K. Coffman, Imagism (1951); The Imagist Poem, ed. William Pratt (1963); Hugh Kenner, The Pound Era (1972)_ https://es.scribd.com/doc/143639208/The-Pound-Era-Hugh-Kenner