Poesía Argentina – Alberto G. Fritz (inéditos)

Alberto G. Fritz, nació en Viedma, Río Negro, donde reside, el 10 de febrero de 1962. Obra publicada: Animal sumergido (1989), Los juegos menores (1991), Fuegos (1996), Fragmentos de un diario de mar (2001), Ecología del amor (2001), y El lugar más iluminado (2006). Poemas de su autoría han sido publicados en revistas, periódicos y antologías de la región, del país y del exterior.

Ezra Pound

Yo, sólo yo, he conocido los caminos
a través del cielo, el viento por lo tanto es mi cuerpo.

Ezra Pound

¿Cuál es el sentido aproximado
de la palabra muerte?
¿Es igual al de locura?
¿Un viento que a su paso todo lo derrumba?
¿Es posible que no sepamos nosotros,
fieros herreros del lenguaje?
¿Es posible no saber que la muerte es como un agua?
En el agua de los muertos las traducciones,
las bellas palabras, las ocultas palabras de la casa del crimen.
Bebí de todas ellas, yo, el dejado por su cuerpo
en la noche más oscura.
Y pude ver en la resucitación del idioma
esa música de la que hablan los cantores
arrastrados por la emoción.
Vi lo que no puede anotarse en tablas de arcilla
ni en oscuros silabarios.
Entonces, desperté a una carne que todo lo desea.
Después, fui Pound el herrero, el loco, el libertino,
el osado anacoreta, Pound, el traidor.

A su memoria
Del libro inédito: Noche en el aeropuerto

Retrato de Raymond Carver

Estás ahora nuevamente en Oregon,
fumando ese cigarro,
despreocupado de si el poema llega o no,
y es este crepúsculo que nos une
el único presagio de vida,
la posibilidad de leer a tu amado Chéjov
que ahora llevaría camisas de frisa y vaqueros gastados.
Querías que vida y muerte
transcurrieran de manera sencilla,
supongo que así fue: el día ganado
cuando las palabras adquirían un sentido acabado,
la fuente de frutas dispuesta en la mesa
para el banquete olímpico, y el amor,
y el sentido del amor, en su nobleza.
Qué más puede pedir un hombre a través de los años:
la palabra siguiente y el afecto,
la renovada esperanza en la música de las cosas
y el cuerpo amado hacia el final de los días.
Yo no sé, nada sé, he aprendido esto
en la felicidad del dolor,
y en algún poema dispuesto tus palabras
como imagen de lo que debía quedar
más allá de los nombres.
Aquí estamos, contemporáneos de la ignorancia,
salvados de la locura indolente,
enamorados de la misma incertidumbre;
atados al azar por distintos idiomas
y un mismo lenguaje,
es decir, redimidos, esperanzados.
Destellos en una galaxia que se mueve
como las palabras en el poema: esta sí, la otra no,
y así, una y otra vez, hasta el final, hasta
el final, sabiendo, sin saber.

A su memoria
Del libro inédito: Noche en el aeropuerto

Ciprés

Poemas

llegan tarde
este año

son más rápidas
las noticias del mundo
en la casa.

Y a solas
entre flores

cumple años
el ciprés.

No lo cortes

déjalo en su asilo de pensamiento
en su borde de agua

en su claridad y su noche.

Del libro inédito: Ciprés y otros poemas

Fotografía

en una fotografía

el poeta brasileño ferreira gullar
parece una garza
o más precisamente
un pequeño aguilucho

en un poema que escribe

el poeta ferreira gullar
es una garza
o más precisamente
un pequeño aguilucho

y ahora que empieza a nevar

el poeta ferreira gullar
alza vuelo

al principio
de manera
un poco torpe
como las garzas

hasta.………….elevarse
y
adquirir
la visión
que sólo

las aves rapaces
tienen.

Del libro inédito: Ciprés y otros poemas

La edad de mi padre

A los cincuenta años
ante la tumba de mi padre

hablamos
de lo que no pudimos decirnos
cuando él era un adulto
y yo un niño

el sueño de la muerte
iguala las edades
ese es el único beneficio de la huesuda

lo demás es dolor

no sé si entendés
Occidente sigue jodido
un enfermo terminal que ríe
en una cama de hospital
mientras pide mujeres y champagne

tampoco tenemos ideales
por un poco de comida y cierta comodidad
vemos pasar los muertos
desde la mesa del café

salvo que ahora
no tenemos un Dante ni un Borges
ni un buen hijo de Shakespeare
que describa con belleza estos hechos

dejo en la tumba
un ejemplar de El Gráfico

ahí
hay más poesía
que en estas anotaciones

un lenguaje de felicidad
para la derrota
seas del equipo que seas
porque si te fue mal
existe la revancha
el próximo domingo

y con la muerte
con la muerte no

terminados los 90
aun con posibilidad de alargue
las luces se apagan
los espectadores se van
y uno se queda solo
con el triunfo o la derrota.

Del libro inédito: Ciprés y otros poemas

Poesía Argentina / Buenos Aires Poetry