Coro de las Furias, de Basil Bunting

Nacido en Scotswood-on-Tyne, en el norte de Inglaterra, Basil Bunting (1900-1985) es una de las figuras del modernismo británico. Trabajó con Ford Madox Ford, Ezra Pound, William Carlos Williams y en su momento fue asociado con los poetas objetivistas de Nueva York, a través de su relación con Louis Zukofsky.
Sobre el final de la Primera Guerra Mundial fue arrestado por negarse a ser reclutado. Luego, estudió en London School of Economics (aunque jamás se graduó), y vivió en Italia, las islas Canarias, Estados Unidos y en lo que hoy en día es Irán, donde trabajó para los servicios de inteligencia de las fuerzas armadas británicas durante la Segunda Guerra Mundial.
De regreso a la región de Northumberland, trabajó como periodista hasta que fue redescubierto por poetas jóvenes. Entre sus obras más destacadas se encuentran Villon (1925), First Book of Odes (1965), Ode II/2 (1965) y, sobre todo, Briggflatts (1966). Su poesía completa fue publicada de manera póstuma en 1994 y en 2000.

M. R. A.

De las Odas: 10. Coro de las Furias

Guarda mi disse, le feroce Erine

Lleguemos a él primero como en un sueño.
anónima triple presencia,
memoria hecha sustancia y suma de la carroña del alma.
Luego en el despertar Ahora ser palpables, parecer
el único aspecto de la esencia del ser,
ataúd para la huella viva, Iscariote de uno mismo.
Entonces él despreciará la recurrente larga caricia del año
sin esperanza de divorcio,
envidiando la apatía de la idiotez o el esfuerzo
del definitivo remordimiento.
Caerá en la decadencia por temor a que la tensa fuerza
del entusiasmo de la mente
evoque aquellos demonios o nuevos espectros refuercen
su excesiva angustia.
Se reducirá, su hombría partirá, muda de la consciencia,
última capa de piel del despellejado: desesperanza.
Nutrirá su espanto con esmero, inseguro
incluso del consuelo de la muerte,
impotente para superar
la dispersión del alma, el trastorno de la mente.

From Odes: 10. Chorus of Furies

Guarda mi disse, le feroce Erine

Let us come upon him first as if in a dream,
anonymous triple presence,
memory made substance and tally of heart’s rot:
then in the waking Now be demonstrable, seem
sole aspect of being’s essence,
coffin to the living touch, self’s Iscariot.
Then he will loath the year’s recurrent long caress
without hope of divorce,
envying idiocy’s apathy or the stress
of definite remorse.
He will lapse into a halflife lest the taut force
of the mind’s eagerness
recall those fiends or new apparitions endorse
his excessive distress.
He will shrink, his manhood leave him, slough selfaware
the last skin of the flayed: despair.
He will nurse his terror carefully, uncertain
even of death’s solace,
impotent to outpace
dispersion of the soul, disruption of the brain.

De las Odas: 36 (“¡Mira! ¡Sus versos están dispuestos!”)

¡Mira! Sus versos están dispuestos
como mosaicos oro contra oro
oro contra lapislázuli
mármol blanco contra pórfido
piedra recostada sobre piedra, los dados
pulidos del mismo modo, no hay
cemento visible y no hay espacio
entre las piedras donde el friso progresa
hacia el imperioso ábside:
los rayos de tantas glorias
forzados a su centro formando
una gloria ni de piedra
ni de metal, ni de palabras
ni de versos, sino de la luz
brillando sobre la no materia;
una gloria no hecha
de lo que fue hecho todo lo demás.

From Odes: 36 [“See! Their verses are laid”]

See! Their verses are laid
as mosaic gold to gold
gold to lapis lazuli
white marble to porphyry
stone shouldering stone, the dice
polished alike, there is
no cement seen and no gap
between stones as the frieze strides
to the impending apse:
the rays of many glories
forced to its focus forming
a glory neither of stone
nor metal, neither of words
nor verses, but of the light
shining upon no substance;
a glory not made
for which all else was made.

Extraídos de Basil Bunting, Complete Poems, Bloodaxe Books, Hexham, 2000.
Traducción Mariano Rolando Andrade.