Los gatos de Copenhague – de James Joyce

Éste pequeño relato es uno de los pocos testimonios que se conservan sobre una literatura infantil en Joyce. Hay sentencias cuyo sentido es en sí un juego, aquí seguramente el último Wittgenstein hubiera aplaudido. El texto fue encontrado en una carta del 5 de septiembre de 1936. Seguí el diseño editorial marcado por Michael Caine, para la publicación de Ithys Press (increíblemente visual y poético).

 

*

Ay! No te puedo enviar un gato de Copenhague
porque no hay gatos en Copenhague.

*

Hay montones & montones de pescados
y bicicletas pero
no hay gatos.

*

Tampoco hay policías.

*

Todos los
policías
Daneses
pasan
el día
en su casa
en cama.

*

Fumando grandes cigarros daneses
y bebiendo suero de mantequilla
todo el día.

*

Hay montones y montones de muchachos jóvenes
………….vestidos de rojo en bicicletas
……..yendo todo el día
……………………con telegramas
…………….y cartas
…………………………..y postales.

*

Todas para los policías
de mujeres mayores que quieren cruzar el camino
y de muchachos que escriben a casa
para más dulces

*

y muchachas que quieren saber
algo acerca de la luna.

*

Los policías las leen todas en la cama,
fumando todo el tiempo
y bebiendo suero de mantequilla.

*

Después dan sus órdenes
y los muchachos de rojo
regresan para decirles a todos
justamente qué hay que hacer.

*

Cuando vuelva a Copenhague otra vez
….traeré un gato y les mostraré
……a los Daneses cómo se puede cruzar el camino
……………….sin instrucciones
……………………de un policía.

*

y será mucho más barato
……..(piensa en ello!)
…………….para un gato
……………………enseñarles
…………….QUÉ HACER.

*

Imagínate un gato quedándose
…………….todo el día
……………………en cama
…………….FUMANDO CIGARROS!

*

Y por el suero de mantequilla
…………….ningún gato
……..lo bebería.

*

Pero hay
un montón de pescado
para ellos.

*

Qué piensas de esto?

Traducción y presentación de Andrés Piña, para Buenos Aires Poetry – 2017.

Ithys Press