Amante Lunático | Eric Stanislaus de Stenbock

Eric Stanislaus de Stenbock (1860-1895), conde de Bogesund y de Borges, fue descrito por W. B. Yeats como el “erudito, borracho, poeta y pervertido más encantador de todos los hombres”.
Conocido por sus extravagancias, fue uno de los dandis más característicos de la bohemia londinense del siglo XIX: dormía en un ataúd, y en su habitación convivía con serpientes, lagartos, salamandras y sapos. En su jardín tenía como mascota a un zorro, un oso y un reno. Además, siempre viajaba con un perro, un mono y un muñeco de tamaño natural (al que llamaba “el pequeño conde”) del que decía ser su padre.
Alcohólico y homosexual, murió de cirrosis a los treinta y cinco años, tras haber agotado una intensa y breve vida, regada con opio y alcoholes.
Además de un volumen de historias, en poesía publicó Love, sleep & dreams: a volume of verse (Oxford: A. Thomas Shrimpton & Son; Simpkin Marshall & Co, 1881); Myrtle, rue and cypress: a book of poems, songs and sonnets (London: [privately printed by] Hatchards, 1883) y The shadow of death: poems, songs, and sonnets (London: The Leadenhall Press, 1893).

Amante Lunático

Ah, amor, anoche soñé contigo
Con labios extraños besándome
Y un sutil dolor penetrante
(Me estremezco cuando pienso en esto
Un velo de luna te cubría)
Tus ojos tenían en ellos toda
La luz de la luna en el mar

Tus ojos son suaves y hermosos
Como el ojo de los serafines
Cristalinos y líquidos ojos brillantes
Tristes ojos, algo ténues
Mitad brillo, mitad sombra
Como los ojos de los serafines

Esa extraña mirada magnética, que resplandece
De esos místicos ojos de vero*
Esa cara brillantemente blanca
Hermosa como el pálido amor
Y la pálida pasión,
Tan maravillosamente hermosa
Y semejante a un cadáver refinado
De cabello color sutil

Tus delgadas extremidades parecen quemar
Tu vestidura con fuego
Esa forma eléctrica serpentina
Mitad temblorosa de deseo
Y movimientos llenos de gracia divina
Como música de lira
(¡Ay! quien te mira
Siente un nuevo y extraño deseo
La serpiente se enrosca sobre su corazón
Y su alma se vuelve fuego
Como si dentro de sus venas pasara
Una corriente de fuego del Infierno)

Desde hace mucho tiempo yo sé
Que la luna con pies plateados
Se arrastró a tu cama, cerca la cabecera
Y besó tu frente, dulce
Dándole a tus labios un vino extraño para beber
Y carne exótica para comer
Y manzanas sacrificadas del Mar Muerto
Que son alimento de la serpiente
Fruto del árbol junto al Mar Muerto
Cuya fruta es muerte para comer

Lunatic Lover

Ah, love, I dreamed of thee last night
Of strange lips kissing me
With subtle penetrating pain
(I shudder, when I think of this
A moon veil shrouded thee)
Thine eyes had in them all the light
Of the moonlight on the sea

Thine eyes are beautiful and soft
As the eye of Seraphim
Ah, limpid liquid lustrous eyes
Sad eyes half bright, half dim
Half without light, half brighter bright
Than the eyes of Seraphim

That strange magnetic glance, that gleams
From those mystic eyes of vair
That face so brilliantly pale
And yet withal so fair
Love-pale and passion-pale, and yet
So marvellously fair
That countenance corpse-like refined
And subtle coloured hair

Thy slender limbs that seem to burn
Thy vesture through with fire
That serpentine electric form
Half quivering with desire
Thy movements full of grace divine
Like the music of the lyre
(Alas! for who looks on thee
Feels new and strange desire
The serpent winds around his heart
His soul is turned to fire
As though within his veins there ran
A current of Hell fire)

I know, I know that long ago
The moon with silver feet
Crept to thy bed, close to thine head
And kissed thy forehead, sweet
Giving thy lips strange wine to drink
And alien flesh to eat
And apples culled from the Dead Sea
Which are the serpent’s meat
Fruit from the tree by the Dead Sea
Whose fruit is death to eat

Extraído de The Gothic Imagination (University of Stirling). Traducción de Juan Arabia para Buenos Aires Poetry, 2018.