Capone en septiembre | Liliana Heer

Liliana Heer (1943 – Esperanza, Provincia de Santa Fé). Escritora y psicoanalista, Miembro de la EOL y de la AMP. Varios de sus textos fueron traducidos al inglés, italiano, francés, alemán, portugués y serbio. Publicó Dejarse llevar, relatos (1980), Bloyd, novela (premio Boris Vian 1984), La tercera mitad, novela (1988), Giacomo- El texto secreto de Joyce, ficción crítica (en coautoría con J. C. Martini Real, 1992 /1997), Frescos de amor, novela (1995), Verano Rojo, poesía en prosa (1997), Ángeles de vidrio, novela (1998), Repetir la cacería, nouvelle (2003), Pretexto Mozart, novela (2004), Ex-crituras profanas, antología personal (2007), Neón, novela (2007), El sol después, novela (2010), Hamlet & Hamlet, novela (2011), Macedonio. Para empezar aplaudiendo, pieza teatral con 25 prólogos (2014) y Diario de viaje de Pretty Jane, poema (en coautoría con Guillermo Saavedra, 2016). Directora de tesis en la carrera de Escritura Creativa, UNTREF; los poemas aquí presentados pertenecen a Capone en septiembre (Paradiso, 2018).

CAPONE EN SEPTIEMBRE

I

Espuelas de ave consentida

Quiero vivir con Al Capone
aprender a beber a robar a matar
que un barbero me corte a la garçon
vestir pantalones a rayas
torera blindada
corbatín

Romanticismo de la crudeza
muerte en las calles
lo hecho…..desecho
súbitamente reversible

El atajo de una ilusión asoma
si Capone me adopta
lo antiguo
será contemporáneo

Sin guerra no hay ilusión
tampoco pesadilla

Invocado varias veces al día
el ídolo surge
y todo se unifica
se dispara
se aventura
él gana la partida
no grita
susurra Ven conmigo
di sólo dos palabras Goodbye
repítelas
Goodbye

Alegría soberana
el ímpetu asciende reducido a una oración
Mejor seguir matando
dice Al todas las mañanas

¿Eso dije?
Cuán fácil meter serpentina en boca de famosos
hasta el último agujero
dialogar por aquí
por allá
plegarse a lo dicho a lo no dicho
inventar presuntos
negar diferir deformar
quienes no actúan abusan
cuentan vuelven a contar
Capone en New York
en Atlanta
en Chicago en Florida
Capone en San Francisco
Capone en la Opera
Capone matón gerente
vendedor de muebles
usados

Capone analfabeto
Capone en el ayuntamiento
terrorista
benefactor
padre de familia
Capone vengativo putañero fanfarrón
Sumar avanzar
seguir avanzando
esparcir
Propago crías en los rincones
las arterias
los conductos
sin tiradores de diamantes
brillo en los callejones
delinquen usando mi perfil
soy estandarte de generaciones que odian la soledad
¿Cuántos guardaespaldas tiene un rey
un empresario un futbolista
un fiscal?
Fui el único capitán de industria sin cartel
Caruso estrechó mi mano
Dempsey estrechó mi mano
superé la imaginación de una época
brillo en los callejones
soy ejemplo a imitar

¿Cómo hicieron
entre rezos y vómitos familiares
para convertir al pequeño napolitano
en el mayor mito del siglo veinte?
Lo juro
sin creer en Dios le prendería una bengala
En esta arbitraria repartija
la suerte estuvo de mi lado
cuando Don Luigi
un barbero tan barbero como mi padre
se negó a hacerme el corte a la Humberto
me cruzó la cara de un navajazo

Desangelarse es patético
mejor seguir matando
Cierto
eso dije al oír su nombre
me gusta que se llame Angie
somelikeithot

Tengo una cicatriz en el párpado izquierdo
cuando duermo se ve
la primera noche
Al sostuvo una lupa sobre la vieja herida
cansado de indagar dijo
Si adivino me enamoro

Escondo la lupa
excluyo el mínimo riesgo
ante su hipótesis digo
No fue así no fue así

Haré disecar mi cicatriz
conozco el laboratorio de especímenes
del Doctor Deshimaru
soy amiga de su asistente
o casi
alterné con esa joven
entregada a los poderes de un hombre mayor

La fábula
circuló por nuestro barrio
con presteza de epidemia
se instalósimple menester

En las cercanías del cementerio
siempre hay algo por decir
no importa si pertenece a un recuerdo
un libro
un viaje
o es parte de otra vida

Los rumores
convergían en la palabra anular
a esa palabra le agregaron un artículo
el verbo se hizo trizas
pero el artículo bien podía aludir a un dedo
el cuarto
víctima de compromiso legal

o significar su opuesto
pretender derechos de anulación

Mi amiga asumía tareas cardinales
clasificar legajos
disponer mercancías
dar informes
recibir
escuchar solícita afable complaciente
sonreír serenar comprender
rol modelado en fragua oriental
Un relicario del Pabellón de Oro
pendía de su cuello
Seguramente cierto encanto errático
produce estar bajo dirección


No existen laboratorios semejantes
sólo el Doctor Deshimaru
naturaliza todo tipo de objeto
humano animal
virtual

Voluntad de conservar
desprendiéndose
un recurso tan ilusorio como eficaz

Siempre pensé en mi cicatriz
parecida a un tatuaje dentro de un frasco
el frasco en el armario
el armario en el sótano
allí donde mi amiga
bajó sólo una vez

Nos encontrábamos en la gran tina del edificio
situado en zona residencial
con cientos de salones
aulas cuartos pasillos recovecos
en otra época un convento de señoritas
todavía pulsa el piano alguna profesora
Bebíamos sake en cuencos cuadrados
masu de madera de ciprés

Debería volver
quitarle las zapatillas de piel negra
acariciar sus pies suaves telarañas
sin vestigios del andar
ni huellas delatoras

Pienso
mientras curto monólogo emboscado
No sea que Al viaje a Kioto
se bata a duelo con el japonés
la redima
la conquiste
la cautive
Odio los ménages à trois

Amo su ingenuidad
ignora la fuerza de estar en boca de todos
saber sin siquiera espiar
seguir la entonación
el repertorio las argucias
la mentira
variedad reptil lagarto camaleón
Soy quien hace hablar
mi nombre es cuerda
diga o no diga Angie lo que piensa
penetro su elucubrar
poseo el jubiloso beneficio de los inmortales

730c3adf-c104-4a91-beb1-07aad55c2ed9