Mi generación leyendo los periódicos • Kenneth Patchen

Amigo de Kenneth Rexroth, poeta y novelista, Kenneth Patchen nació en 1911 en Niles (Ohio) y desde pequeño leyó a clásicos como Dante, Homero y Shakespeare. Ingresó en la Universidad de Wisconsin gracias a una beca deportiva pero sufrió una lesión y abandonó sus estudios, tras lo cual comenzó a viajar por Estados Unidos haciendo diferentes tipos de trabajo.
En Boston conoció a su esposa Miriam Oikemus, con quien vivió en Nueva York y California, siempre en medio de grandes dificultades económicas y de salud.
Vinculado con el movimiento del Renacimiento de San Francisco y la Generación Beat, experimentó con diversos estilos a lo largo de su carrera. Publicó su primer poemario Before the Brave en 1936. Le siguieron una multitud de obras, entre ellos el aplaudido Collected Poems (1968), del cual presentamos el poema “Mi generación leyendo los periódicos”.
Patchen pasó sus últimos años en Palo Alto, donde murió en 1972.

.

.

Mi generación leyendo los periódicos

Debemos ser lentos y delicados; devolver
la mirada del policía con algo de estima,
recordar que esto no es un sombra chinesca
de palomas y gansos, sino que este es ahora
el momento de escribirlo, registrar las palabras—
Quiero decir que deberíamos haber dejado algo del orgullo
de la juventud y no olvidar el destino de los hombres
que dicen adiós a las esposas y los hogares
de los que han leído en el desayuno de un restaurante:
“Mi amor.” —sin arrepentimiento ni amargura
obtener la medida de la zancada que damos,
la última canción ha elegido un tema de amor
librándonos de todo mal—destruir…?
por qué no… esto también es fantasioso…
gracioso cuán difícil es ser lento y delicado en esto,
esta cosa de armar palabras para gravar esta tumba
Me refiero a que nada menos que la sangre en cada calle
de la tierra puede de modo adecuado expresar su pérdida.

My Generation Reading the Newspapers

We must be slow and delicate; return
the policeman’s stare with some esteem,
remember this is not a shadow play
of doves and geese but this is now
the time to write it down, record the words—
I mean we should have left some pride
of youth and not forget the destiny of men
who say goodbye to the wives and homes
they’ve read about at breakfast in a restaurant:
“My love.”—without regret or bitterness
obtain the measure of the stride we make,
the latest song has chosen a theme of love
delivering us from all evil—destroy. . . ?
why no. . . this too is fanciful. . . funny how
hard it is to be slow and delicate in this,
this thing of framing words to mark this grave
I mean nothing short of blood in every street
on earth can fitly voice the loss of these.

Extraído de Kenneth PATCHEN, Collected Poems, New Direction Books, Nueva York, 1968.
Presentación y traducción Juan Arabia y Mariano Rolando Andrade.