Martín Ciordia | Los nacientes | Colección Pippa Passes

cuando en parte era otro hombre del que ahora soy
–Petrarca, Cancionero
_

*

ADVIENTO

I

soy palabra y hueso, odio en un cuarto de ciudad,
te rehuyo pero insisto:
¿hasta cuándo nos negarás la carne de la herida,
la ternura de la angustia?

II

De piel y nailon los esponsales, se nos angosta
el camino. No es el terreno que es mar y se está calmo,
tampoco la barca que va sin fisuras y a toda vela, la
estrella sigue ahí: es el aire, casi hemos agotado la posibilidad
de inspirar lo que el otro no ha expirado

III

Lo que nos diste a enterrar entrega hoy sus frutos y gozo:
la hija, el trabajo, la casa.
Pero tu ausencia es la misma, todavía más dolorosa,
¿tan lejos nos lleva ir hacia tu abrazo?

IV

¿cuánto hace de tu silencio y mi trabajo?
¿cuánto de un lecho sin vos?
mi hija me crece entre las manos
y los labios de mi esposa saben mejor
¿cuándo dejaste la casa?

mi hija llora su hermano
reímos en el ayuntamiento mi mujer y yo
¿cuándo sanaron mis rodillas,
cuándo dejé de llorar por vos?
mi hija baila en torno al sillón vacío
también mi mujer y yo

V

se nos apareció otro varón o hembra entre las piernas,
alguien se arropa de su vientre no sacrificado este mes,
nuestra hija se hace hermana

VI

ayuntado a mi esposa
a alaridos llamo a dios al lecho:
nos envía hijos

VII

huele a tormenta
y nos queda sólo el tomarnos de las manos,
afuera hay sol
pero dentro gira el aire resquebrajando la casa,
si sólo pudiera llevarme un puñado de panes en los bolsillos,
pero hasta las alegrías y las penas se está llevando
el agua en la boca de los peces

(¿es dios el que a lomo de aquella ballena conduce la
catástrofe? ¿sus heraldos los que matan abriéndole paso?)
¡Aprisa, aprisa!, que el hambre llega:
quiere darnos de comer de su mano de fuego

_

 

*

ESTÁSIMO

I

esta vez fue
como tomar la copa y que hubiese vino

II

tal vez mañana,
hoy llueve,
mañana lo hacemos,
hoy cae mucha vida como para distraerse

III

claman a mi puerta de fiesta los sufrientes,
golpean y me piden la risa que apenas alcanzo
a cultivar en un tarro dejado con cada sol a la intemperie,
quieren el gozo de mi mesa y lecho, ese manantial
que apenas alcanza a ser una gota cotidiana en el
dorso de mi mano, tienen ansia por hospedarse en
nuestra casa, aquella que nos llevó años edificar y que
va azotada por las olas a través de las que apenas navega

y no son los extraños los que se agolpan como gritos
que no nos dejan dormir con pesadillas azules,
son amigos entrañables los que ahora, irreconocibles
como la muerte, se llegan y nos tocan en el curso
mismo de su ser mutilados

IV

como abrir una puerta y ser alcanzado por el sufrir,
no de puñal agudo sino como envolvente ahogo,
me duelo otros
tengo terror cuando abro las manos

V

¿tan diferente era amar?
¿no es ir tomados de la mano hasta el alba?
¿un gritarnos ¡quiero abrazo! en medio de todas y cada
una de las aguas que nos separan?
marcho y rodeo su altura inexpugnable
me hago tierra, aire, agua o fuego
cordero o león
hombre
nada

no hay caso
quiere que vuele envuelto en un capa
y tan sólo me sale reptar como las serpientes

VI

¿y todo para venir a estar siempre esperando amar?
ya no quiero creer para otra vez tener que volver a
creer, quiero creer para comprender
que ya no me queda inocencia de que aferrarme,
desnudez para cuando la comprensión llegue
el jardin se ha hecho laberinto y nos falta aliento para
asistir a cuando te presentes con la brisa de la tarde

quiero abrazo, comprensión para creer
necesito amar y ser amado para poder seguir esperando

VII

quedan pocas hojas por caer
la vida lo desborda y se lo lleva
queda esa sonrisa, esa calidez y seguridad de las vidas
vividas: el coraje de navegar en lo incomprensible

te guardaré en mi corazón

a Roberto

VIII

te vas sin grito con la marea
como pájaro muerto en el agua
y tan absolutamente que hasta los astros queman
y resultan cercanos
ya sólo sos lo que eras y un ojalá

despertá en paz, quedamos con dios

a Roberto


Martín José Ciordia es Doctor en Letras por la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina. Investigador Independiente del CONICET y Profesor Regular Asociado a cargo de Literatura europea del Renacimiento en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Ha publicado sobre temas de la literatura del Renacimiento en general y, especialmente, sobre el movimiento y la literatura humanística de los siglos XIV al XVI. Entre sus trabajos, pueden mencionarse: Amar en el Rena- cimiento. Un estudio sobre Ficino y Abravanel, Bs. As.-Madrid, Miño y Dávila, 2004. Elogio de la Locura de Erasmo (introducción, traducción y notas de Martín Ciordia), Buenos Aires, Ediciones Colihue-Clásica, 2007. “El movimiento europeo antierótico en las artes de amores de fines del XV y principios del XVI”, Bulletin of Spanish Studies, Volume LXXXIV, Number 8, 2007, pp. 989-1006. Perspectivas actuales de la investigación literaria (Ciordia, Cristófalo, Funes, Vedda y Vitagliano autores), Bs. As., Libros de Filo – Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras – Universidad de Buenos Aires, 2011. El amor y la literatura en la Europa bajomedieval y renacentista (M. Ciordia y L. Funes compiladores), Buenos Aires, Colihue-Universidad, 2012. Estudios sobre el Renacimiento, Buenos Aires, Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras UBA – Colección Saberes, 2014. “Erasmo y los tratados de re uxoria del Renacimiento” en Emilio Blanco (compilador) Grandes y pequeños de la literatura medieval y renacentista, Salamanca, Semyr, 2016, pp. 229-238. “El príncipe y el sabio en el De infelicitate principum de Poggio Bracciolini”, Studia Aurea, 11, 2017: 461-479. Universidad Autónoma de Barcelona – Universidad de Girona editores, España.
Su anterior libro de poesías publicado es Manto, Bs.As., Último Reino, 1992.

_
Martín José Ciordia
Los Nacientes. Poesías 1991-2009 _ Buenos Aires Poetry, 2019.
84p. ; 20×13 cm.
ISBN 978-987-4197-35-1
1. Poesía argentina.
©Martín José Ciordia. Reservados todos los derechos. Primera edición

nacientes-02

_