JULIA SANTIBÁÑEZ ESCOBAR | CRIMINAL

Escritora y editora, terminó la licenciatura en Letras Hispánicas y la maestría en Literatura Comparada en la UNAM, además de un diplomado en Edición digital en la Universidad de Stanford, en California, EUA. Es autora de siete libros, entre ellos los volúmenes de poesía Sonetos y son quince (2018, Parentalia Ediciones), Eros una vez (2017, publicado en Uruguay por Seix Barral), Versos de a pie (2017, OfiPress) y Ser azar (2016, Editorial Abismos). Con Eros una vez ganó el Premio Internacional de Poesía Mario Benedetti otorgado por la Fundación Benedetti en Montevideo, Uruguay, entre más de 300 autores de Hispanoamérica.

Poemas suyos han sido publicados en los medios mexicanos Periódico de Poesía, Revista de la Universidad de México, Blanco Móvil, Cuadrivio, La Guarida y periódico El Informador, entre otros. También han aparecido en medios de otros países, como revista Estación Poesía, de la Universidad de Sevilla, España; revista Hispamérica, de la Universidad de Maryland, en Washington, D.C., EUA; revista Contratiempo, en Chicago, Illinois, EUA; revista digital El Cautivo y revista Letralia, en Venezuela; antología San Diego Poetry Annual, en California, EUA.

Desde junio de 2018 se desempeña como editora del suplemento sabatino El Cultural del periódico La Razón. También es conductora de programas de TV y radio cultural en México.

Cuenta con más de 25 años de experiencia en la industria editorial mexicana, habiendo dirigido incontables conceptos editoriales, proyectos, lanzamientos y rediseños.

_

˜

CRIMINAL

_

Quien hace días mató a mi amigo
lo hizo con intriga y coraje,
seguro de liquidarlo.
Incluso las marcas del cadáver
acentuaban lo carnívoro
de la noche de abril.
Quizá desde hace meses
fraguaba cuándo y cómo
arrollar la tienda de campaña
con un tráiler
o tal vez vio el momento
de abalanzarse a palos
sobre la jarra de cristal
y despedazarla a taconazos,
prenderle fuego al ratón en su jaula,
apuñalar al muñeco de trapo.

A mi amigo Armando
lo mató mi amigo Armando.

_

_

˜

INMINENCIA

_

Estoy sangrando.
Ellos me rondan,
tiburones hambrientos.

_

_

˜

HUÉRFANA DE HERMANO

_

No sé pronunciar esto que soy.
¿Desfraternada?
¿Deuda de consanguíneo?

Me dijeron está muerto,
no entendí. Lo repitieron y yo
sin saber qué palabras eran esas,
de un idioma raro,
el de una tribu que a nadie le consta.
Me senté en el piso
ahí en la calle
por ver si el gesto ayudaba a comprender.
Nada.
Desde el suelo insistía
no puede ser, cómo va a ser,
porque la noche era el colmo de lo absurdo
y hablaba ajeno, a través de un cristal.
Luego entré, lo vi tirado.
Vi tirado a mi hermano, que en tantos años
siempre me contestó cuando le hablé.

Familiarmente viuda.
Sin carnal.
Mutilada de Fernando.

_

_

˜

FIESTA PUERTAS ADENTRO

_

Ojalá fuera ayer a esta hora.
Más de cien minutos por estrenar,
nerviosos de sí mismos
y en busca de un espejo
para arreglarse el traje;
las horas orondas, con aretes de oro,
vestidas de terciopelo
y los segundos chiquititos,
sin mucha pista de lo que pasa
y contagiados por el ambiente,
brincando en un pie, luego en otro.

Ayer a esta hora,
el algarabía abrillantada
del no hay más noche que hoy.
Y si la hubiera dónde.
Para qué.

_

_

˜

DISOLUCIÓN

_

Nuestras dos almas
se besan la boca del alma
y las ganas de besarse
no les caben en la boca,
la desbordan,
emulsionadas,
se precipitan en fiera alarma
de confundirse
de cofundirse
de hacerse una.
Y luego son una porosa calma,
que cuando la luna arrecia
va por dos aceras
bajo la lluvia.

_

_


Colaboración enviada por Jorge Contreras Herrera (MX) | Buenos Aires Poetry, 2019.